EL BUEN PASTOR Nro. 29
(17 de enero de 1992)


INDICE



HOY COMO NUNCA ES NECESARIO
QUE OS PRESENTÉIS
A COMULGAR DE RODILLAS

En la República Argentina no existe ningún documento
que prohíba la recepción de la comunión de rodillas.
Así lo demuestra el proceder de la
máxima autoridad eclesiástica argentina
y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina,
Cardenal Antonio Quarracino
(foto octubre de 1990,
Basílica menor Sagrado Corazón de Jesús)

10 de enero de 1992.
La paz con vosotros, ovejas de mi grey.
Avanza como un torbellino imparable, como un río fuera de su cauce; avanza, destruyendo todo a su paso, el torrente de desacralización dentro de mi Iglesia. Parecería que nada ni nadie puede hacerle frente ya, y que es mejor bajar los brazos y dejarse llevar, mas si sois verdaderos Apóstoles, si sois verdaderos seguidores de vuestro Señor, vuestro proceder será muy distinto, hoy como nunca es necesario que os presentéis a comulgar de rodillas, dando ejemplo de lo que habéis aprendido estando a mi lado, pues esa forma de acercarse, grita en la cara de aquellos que quieren destruir lo sagrado de mi templo que mi presencia aún está allí, que soy Yo, Dios verdadero, el auténtico Dueño de todo momento y de todo lugar en la vida del hombre, y que vosotros, como hijos auténticos, reconocéis mi Presencia y me adoráis, pues vuestra rodilla que se dobla frente a mí, no se doblará luego frente a los falsos ídolos del mundo. Recordadlo entonces, practicádlo y enseñad a otros a hacerlo, son necesarias muchas comuniones reparadoras ante tantas y tantas almas que me reciben sin haberse acercado a limpiarse previamente en la confesión, redoblando con eso el dolor de mi Corazón.
Si deseáis darme consuelo, cumplid con lo que os pido.
Se bien que necesitaréis fuerzas y por eso mis bendiciones, día tras día, os alcanzarán la gracia necesaria.
Recibid fuerza en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Vuestra fortaleza será inquebrantable si la basáis en la humildad.
Paz.


I Crónicas, Cap. 5, Vers. 25 al 26.



EDITORIAL
A partir de este número de El Buen Pastor, incluiremos un interesante Suplemento Especial que se ocupará de relatar en palabras e imágenes, el viaje apostólico realizado como CAMPAÑA NACIONAL DEL ROSARIO EN FAMILIA; la mayor iniciativa emprendida integramente por LAICOS,
con medios PROPIOS, en vistas a la expansión de esta devoción
que parece olvidada en la actualidad.
Cabe destacar la falta de apoyo y dificultades enormes
de parte exclusivamente de algunos sectores
de la Jerarquía Eclesiástica, que desentonando
con el resto de sus hermanos en el Episcopado
y especialmente con la Santa Sede, escandalizaron a los fieles,
no permitiendo el acceso de la Imagen Peregrina de
Nuestra Señora de Luján a ninguna Parroquia
de sus respectivas Diócesis.
Tal fue el caso de Santa Fe, Tucumán y Jujuy, donde la población en general reparó con creces tales actitudes.
Con respecto a los mensajes, se notará en ellos un marcado
tono de urgencia y firmeza, especialmente en cuanto a los pedidos que el Señor viene realizando, lo cual previene
cualquier intento de tibieza que quiera introducirse en la Obra,
especialmente en los Cenáculos y actividades del Santuario.
Ojalá las palabras y expresiones del Señor lleguen a muchos corazones y les den la paz que tanto busca la Humanidad
de hoy, muy especialmente habiendo vivido
ya la fiesta de Navidad.

Jesús en Vos confío




UNO ES EL GUÍA, UNA ES LA IGLESIA,
UNO ES EL CAMINO: YO


Tucumán, 4 de diciembre de 1991.
La paz a vosotros, ovejas de mi grey.
Mi paz a este hogar, mi paz a vuestros corazones.
No quedará en la nada la afrenta realizada a mi Madre. No pasará desapercibido para mí, la ofensa que se ha hecho contra su persona: unos serán llamados prontamente a mi presencia para rendir cuenta; otros serán moralmente destruídos por aquellos con quienes creyeron aliarse; y otros serán dejados crecer hasta que su soberbia casi no tenga límite y en el colmo de su poderío serán precipitados a tierra, hasta que entiendan que la Madre de toda la Humanidad, ¡mi Madre!, verdadera y única intercesora, debe ser honrada como Ella lo merece. Y esta advertencia vale para todos y cada uno de los que de propia voluntad han colaborado en ultrajar la Santa Imagen con sus calumnias, y han alejado a las almas de sus gracias y bendiciones. Vosotros no temáis, la protección del Cielo alcanza a todos los que son fieles y perseverantes. Ya los veréis temblar, pedir, caer o henchirse en su orgullo, de ninguna forma escaparán. Y no es venganza sino Justicia, Justicia pura, la Justicia de un Dios ofendida en aquella criatura que más ha amado.
Venid a mí con confianza en la oración y muchas y grandes gracias obtendréis.
Os acompaño siempre, no os dejéis engañar.
Uno es el guía, una es la Iglesia, uno es el Camino: Yo.
Recibid la bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Que mi paz habite en vuestros corazones y os llame a un compromiso más firme.
Paz.

NOTA: La dureza del Mensaje, se debe a que durante la visita de la Imagen Peregrina, el señor Arzobispo de Tucumán, secundado por algunos sacerdotes, PROHIBIÓ el ingreso de la misma a las Parroquias de su Arquidiócesis, a pesar de contar con la especial Bendición Apostólica del Vaticano para la realización de la Campaña Nacional del Rosario en Familia, hecho sin precedentes durante el viaje.



ESTA ES LA VOZ QUE TRAE PAZ
A LOS CORAZONES BIEN PREDISPUESTOS
E INQUIETUD Y ZOZOBRA
A LOS DEMONIOS DEL ABISMO

31 de agosto de 1991.
Mi paz a vosotros, ovejas de mi grey.
Vuelvo a realizar mi llamado que por ser reiterado, no pierde validez, por el contrario, su repetición lo convalida y actualiza.
Muchas voces llaman al hombre de hoy y le piden adoración; muchas voces intentan esclavizar la voluntad de la humanidad en ideologías y pensamientos que sólo lo rebajan de su condición de hijo de Dios. Esta Voz, la Voz de vuestro Señor y Dios sigue haciéndose oír, entre otras tantas pero con una característica especial: esta es la Voz que trae paz a los corazones bien predispuestos, e inquietud y zozobra a los demonios del abismo. Es la Voz que transmite Verdad y Vida, es la Voz que muestra el Camino.
Aprended a meditar en silencio las enseñanzas que esta Voz, la de vuestro Maestro os da. No temáis de mí: soy Yo, Jesús, vuestro Señor.
No os llamaré a mi lado para dañaros ni para quitaros algo que os pertenezca, sino para infundir en vosotros un Espíritu de Amor y de Verdad que nadie os dará sino Yo, pues recibiréis el Espíritu Santo de Dios.
Ahora mira eso
(le dice a Miguel Ángel y le muestra una visión), en silencio, será pronto, también más adelante te daré los nombres y deberás guardarlos como te indiqué para tu protección y la de tu familia.
Ovejas mías, vuestra misión en este mundo es sumamente importante, no dejéis pasar el tiempo, decidíos a seguirme, en busca del objetivo de la salvación de las almas, para esto contáis con mi bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Que mi paz llegue a vuestros corazones y os acompañe de regreso a vuestros hogares.
.

San Lucas, Cap. 1, Vers. 46 al 55.



¿PORQUÉ OS HABÉIS CONSAGRADO MÍOS
Y VUESTRA VIDA NO GIRA EN TORNO A MÍ?

6 de septiembre de 1991 (Primer viernes de mes).
Paz a vosotros, ovejas de mi grey.
No seáis aquellos de quienes he dicho: «Este pueblo me honra con sus labios, mas su corazón está lejos de Mí».
¿Porqué os habéis consagrado míos y vuestra vida no gira en torno a mí? ¿Porqué os declaráis mis seguidores mas interiormente vuestros propios designios tienen mayor fuerza que mis pedidos? ¿Porqué presentáis deseos de martirio y no sois capaces de velar una hora en oración conmigo? ¿Porqué silenciáis vuestros labios en mi presencia mas vuestro corazón continúa sembrando la discordia? No pondré Yo nombre a estas situaciones, ponédlo vosotros, y sabed que en medio de vuestras actitudes, me muevo y os observo y lo permito, mas no lo haré siempre. Reflexionad y pensad con mucha atención que deseáis de vuestra vida y no se diga de vosotros: «Me honran con sus labios, mas su corazón está lejos de mí».
A todo aquel que siembre el escándalo o trame la ruina de su hermano o acreciente en otro sentimientos de discordia o desaliento frente a las obras de apostolado, mas le valdría no tener existencia sobre este mundo, pues considero peor aquel que dificulta el accionar de mi gracia que aquel que nada ha recibido, y no os admiréis si os conozco demasiado y si hablo como vosotros y de lo vuestro con especial interés, pues de eso se trata: os he llamado para un contacto especial de cercanía conmigo, amoroso y lleno de misericordia, pero no admitiré, repito, no admitiré que se plantee ningún riesgo sobre los objetivos que debe alcanzar ésta, mi Obra, y en esto, sabedlo bien, seré inflexible, pues la verdad es invariablemente siempre la misma.
Una fuerza infernal numerosa está en estos momentos ocupándose de atacaros, buscando vuestras debilidades y explotándolas al máximo para haceros caer en las más diversas trampas que os lleven a desapegarse de mí. Yo os lo advierto: ¡Orad y perseverad en el bien! ¡Sacrificad todo lo que podáis en mi Nombre!, pues Yo vuestro Señor, Jesús, estoy poniendo sobre esta tierra, mi Obra, para que la humanidad pueda ver a través de ella, el camino de regreso a la Patria Celestial.
No os interesen pues los vaivenes de la vida común, no os interesen demasiado, todo eso no afecta vuestra salvación. Si estáis ligados a mí, como Yo seréis y como Yo procederéis.
Tened paz, buscad la paz y me hallaréis.
Yo os bendigo, sabed que esta bendición es signo de oportunidad y nuevo llamado a todo aquel que quiera servirme con fidelidad, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Cuando la Palabra fue predicada, no fue oída, ahora os llamo a vivir mi Palabra, para que otros os imiten y se salven. La paz a los corazones humildes.


San Juan, Cap. 12, Vers. 37 al 41.



MAS SI NO OS EXIGÍS A VOSOTROS
MISMOS EL CUMPLIMIENTO
DE MIS PEDIDOS,
¿CÓMO LO EXIGIRÉIS
LUEGO A LOS DEMÁS?


13 de septiembre de 1991.
La paz a vosotros, ovejas de mi grey.
Aprended a encontrar un refugio seguro en la oración; aprended a refrescar vuestras almas sedientas de Dios en el contacto conmigo a través de la plegaria; alimentad vuestra vida espiritual con la lectura de mi Palabra, meditad pacientemente, pues el tiempo que deis a la meditación y a la oración no es tiempo perdido, por el contrario, la dedicación a estas dos cosas hará que vuestras obras den mejor fruto, que vuestras decisiones, aún las temporales, sean más acertadas, que vuestras fuerzas se sientan renovadas y que vuestro testimonio sea auténtico en palabras y en obras.
No vengo a vosotros para haceros sufrir, ni os hago oír mi Voz para que temáis un castigo inminente, os busco y os llamo para que seáis apóstoles de mi Misericordia en el mundo, mas si no os exigís a vosotros mismos el cumplimiento de mis pedidos, ¿cómo lo exigiréis luego a los demás?
La confusión reina en el mundo, aún dentro de mi Iglesia, diversas voces se alzan proclamando una verdad distinta a la auténtica, a aquella Verdad que soy Yo mismo. Tened vosotros en este tiempo vuestra conciencia debidamente entrenada para discernir, pues el engaño os rodea y la maldad acecha en todas partes, mas sabed que esta humanidad aún tiene mucho, mucho para ser rescatado y no todo está perdido cuando contáis con la ayuda de vuestro Señor.
Seguid adelante con confianza y siempre os bendeciré. No dudéis en la obediencia y en la unidad y tendréis la auténtica paz.
Estéis donde estéis, si me amáis, estoy con vosotros.
Recibid mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Cada día comienza para vosotros una nueva oportunidad: aprovechadla.
Mi paz a los corazones fieles.

San Lucas, Cap. 19, Vers. 45 al 48.



OBEDIENCIA Y HUMILDAD OS SALVARÁN,
SI SUCUMBÍS A LA TENTACIÓN
DEL ORGULLO
 

4 de octubre de 1991 (Primer Viernes de mes).
La paz a vosotros, ovejas de mi grey.
Obediencia y humildad os salvarán, si sucumbís a la tentación del orgullo infaliblemente pereceréis con el mismo destino de los ángeles caídos.
Si os guardáis el derecho de oír mi Palabra cuando es vuestra voluntad, pues bien, muestro Yo mi derecho de hacer oír mi Palabra cuando Yo lo desee y a quien lo desee.
La bendición a quienes desean cambiar de vida desde el interior de su corazón hasta el último de sus gestos, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
La paz habite en los corazones abiertos a recibirla.

Gálatas, Cap. 1, Vers. 1 al 10.



DAD A DIOS LO QUE OS PIDE

20 de septiembre de 1991.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Heme aquí de nuevo en medio vuestro a traeros mis palabras y enseñanzas, a mostraros mi paciencia, a mostraros mi Misericordia y Amor, para que siguiendo mi ejemplo lo mostréis vosotros al mundo entero.
No digáis: «¡Señor, no te alejes de mí!», sabed que de nadie me alejo sino que sois vosotros mismos los que me dejáis, cambiando vuestra vida por una vida de pecado. No digáis: «¡Señor, dame fuerzas!», porque de continuo os asisto, sólo que no sabéis buscar vuestras fuerzas en mí, sino que la buscáis en las criaturas. No digáis: «¡Señor, soy débil!», porque bien lo se y os conozco, mas con criaturas débiles como vosotros he formado mi Iglesia y a lo largo de toda la historia, estas débiles criaturas han ido cambiando su debilidad en fortaleza, por su entrega incondicional a mí. No digáis: «¡Señor, no te olvides de mí», porque a cada uno de vosotros os tengo en mi Corazón de continuo; sólo necesito que me deis intervención activa en vuestra vida y que no viváis solos, sino en mi compañía con mi consejo, a mi amparo, solo así tendréis una vida verdadera y el valor para dar un testimonio auténtico.
Y es verdad que tengo prisa pues muchas almas aún no han oído la Voz de la Verdad y la Misericordia que clama: ¡Volved a la Casa del Padre!; tengo prisa, entendedlo, por ejercer en ellas mi oficio de Salvador.
Tened paz, no decaigáis en vuestros esfuerzos, ofrecedlo todo en honor a mí y tendréis un tesoro inapreciable en el Reino.
Yo os bendigo, recibid la bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Continuad vuestra oración piadosamente realizada, cuando así lo hacéis, traéis consuelo y reparación por tantas faltas que cometéis y que otros cometen.
Dad a vuestro Dios lo que os pide, sin regatear, sin mezquindad, sin egoísmos, si así lo hacéis, hallaréis la auténtica felicidad, la felicidad de los verdaderos hijos de Dios. Paz a los corazones humildes.

I Corintios, Cap. 9, Vers. 1 al 14.



ORIGEN DE ESTOS MENSAJES

Desde el 5 de Abril de 1985, Miguel Ángel recibe Mensajes de Jesús Misericordioso, en forma de locuciones internas, a través de los cuales el Señor lo viene instruyendo para la formación de un movimiento dedicado a reactivar la espiritualidad dentro de la Iglesia y dar a conocer la Devoción a la Divina Misericordia en todo el mundo, mediante la práctica activa de las 14 obras de misericordia corporales y espirituales. Cada viernes se realizan los denominados Cenáculos, de 21:00 a 0:00 horas, en los cuales y ante la vista de todos, se reciben los mensajes transcriptos en esta publicación. Nuestro Señor pide una auténtica conversión, retorno a la Oración y los Sacramentos, formación de Cenáculos en los hogares y plazas públicas, entronizando en ellos imagenes de la Divina Misericordia.
Para realizar las Obras de Misericordia, organizadamente, se ha formado la Fundación Misericordia Divina que cuenta con la Bendición Apostólica de Su Santidad Juan Pablo II, otorgada el 16 de julio de 1990, y reiterada en agosto de 1991.



¿QUIÉN SE OCUPA DE
LOS DERECHOS LEGÍTIMOS DE DIOS?


27 de septiembre de 1991.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Diariamente la humanidad reclama para sí misma justicia. Justicia en las relaciones entre los hombres, justicia en la distribución de las riquezas, justicia frente a las discriminaciones. Pensad ahora ¿qué sucedería si vuestro Dios os reclamara en este momento su justicia?
¿Cuál es el justo trato que se está dando a un Dios que por amor se ha anonadado a Sí mismo hasta hacerse hombre por salvaros? ¿Cuál es la justicia que se ejerce con mi presencia en los templos, cuando se me deja abandonado y desvalido, sin compañía, sin nadie que siquiera me dirija una sola palabra? ¿Quién se ocupa, pues, de los derechos legítimos de Dios?
Vosotros debéis ser los que reclaméis en mi Nombre con vuestro ejemplo, con vuestras actitudes, los justos derechos de Dios. Derecho a ser adorado como Padre y Creador, como Hijo y Salvador, como Espíritu Santo, Dador de bienes.
Aún dentro de Mi Iglesia, la justicia para con Dios ha sido dejada de lado o reemplazada por un mero formalismo en las actitudes, sin ningún contenido auténticamente espiritual, carente de amor, falto de Misericordia hacia Aquél que todo lo da. Pensad pues si no es justo este mi reclamo.
Tened paz, buscad siempre la senda estrecha por la cual avanzaréis hacia el Reino de los Cielos. No os confiéis de aquellos que os ofrecen toda clase de comodidades en vuestra vida espiritual, pues quien se detiene en este camino, se encontrará cada día más lejos de mí. Continuad, a pesar de los problemas; continuad, a pesar de vuestras debilidades; continuad, aún contra las tentaciones, por que en todo ello tendréis mi ayuda.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si vuestra voluntad permanece firme en el propósito de seguirme hasta el fin, nunca os faltará gracia y consuelo.
Paz a los corazones limpios.


Eclesiástico, Cap. 6, Vers. 35 al 37.



DONDE ESTÁ VUESTRO CORAZÓN
ESTÁ VUESTRO TESORO

11 de octubre de 1991.
Paz a vosotros, ovejas de mi grey.
No habléis de dolor, si no conocéis el dolor de un alma que se condena; no habléis de tristeza, si no conocéis la tristeza de tantos y tantos hombres que rechazan la salvación; no habléis, pues, de escasez, ¿no os habéis dado cuenta la escasez de auténticos cristianos, verdaderos fieles y seguidores, que sufre hoy la Iglesia y el mundo?; no habléis de preocupaciones, si vuestras preocupaciones no son las que Yo mismo os inspiro a cada instante, pues donde está vuestro corazón está vuestro tesoro, y donde atesoréis, obtendréis; si en la tierra, tierra; si en el Cielo, Cielo.
Y en estos momentos de profunda confusión, un Amor inmenso por la humanidad hace que me acerque a ella día a día, en forma extraordinaria y a través de muchos, muchos instrumentos, los cuales han sido acallados en muchas partes, mas todo eso no quedará así ni será en vano el esfuerzo realizado.
Mi Misericordia envuelve al mundo entero y realiza un llamado de Amor: ¡Convertíos, volved a mí, o pereceréis!
Vosotros sois pues, con vuestras vidas, los estandartes de este llamado.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
La paz llegue a los corazones bien predispuestos y habite en ellos.


Hechos de los Apóstoles, Cap. 17, Vers. 16 al 28.




UNA NAVIDAD DIFERENTE...

Recordando el ejemplo de San Francisco de Asís, este año por primera vez se realizó en la sede de la Fundación, un Pesebre Viviente con la participación de niños y adultos, rememorando el nacimiento humilde de Nuestro Salvador. Contó con la presencia de numeroso público que en su mayoría se sintió profundamente emocionado por la actuación de estos niños, a los cuales agradecemos sinceramente su participación. A Uds. que no pudieron verlos les ofrecemos estas hermosas imágenes.










EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos