EL BUEN PASTOR Nro. 33

(13 de agosto de 1993)


INDICE



¡Guardaos bien!
pues aún dentro mismo de la estructura
de la Iglesia, los falsos cristos
llamarán aquí y allá

6 de agosto de 1993 (Primer viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que estáis atravesando una época especial en la cual se verá la máxima manifestación de mis enemigos: los falsos cristos, que os llamarán aquí y allá, invocando mi Nombre, invocando mi acción. Tened cuidado para no caer en el engaño, pues no estarán lejos de los verdaderos creyentes para atraerlos y perder su fe en idolatrías estériles, utilizando mi nombre pero olvidando y contradiciendo mis enseñanzas. Vuelvo a insistir: ¡guardaos bien! pues aún dentro mismo de la estructura de la Iglesia, los falsos cristos llamarán aquí y allá a seguirles.
Abandonad, pues, la niñez espiritual y creced, creced rectos con vuestra mirada en el Cielo, con vuestras raíces en Mi enseñanza, y dispuestos a todas las pruebas necesarias.
Robustecéos con los sacramentos, echad mano a la oración en todo momento, y no dudéis de Mi intervención oportuna. VOSOTROS ESTÁIS DESTINADOS A ENFRENTAR A LOS FALSOS CRISTOS: PREDICADORES DE MENTIRAS EN MI NOMBRE; ENFRENTARLOS Y VENCERLOS, CON VUESTRA VIDA, CON VUESTRO EJEMPLO Y BAJO LA PROTECCIÓN DE VUESTRA MADRE, MI MADRE. No les temáis, cualquiera sea su número, poderío, cargo, riquezas; no les temáis, pues vosotros no sois huérfanos, tenéis un Padre que os ama y tenéis en Mí un Salvador. Nada debéis esperar por consiguiente de los falsos mesías, pues a pesar de ser atacada y oscurecida Mi Iglesia siempre tendrá en su seno la Luz del Espíritu Santo, bajo la cual podréis acojeros.
Tened paz, Yo os bendigo, y con esta bendición renovaréis las promesas de fidelidad hechas el día de vuestro Bautismo, en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Apartad el temor de vuestras vidas, pues eso no es propio de los hijos de Dios. Paz.

Romanos, Cap. 15, Vers. 30 al 33.



No creáis a quienes os digan
que aman al Hijo
mientras desprecian a su Madre


23 de julio de 1993
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No creáis a quienes os digan que aman al Hijo mientras desprecian a su Madre. No sigáis a quienes os muestren un camino de salvación que no pase por María, Puerta del Cielo. No intentéis llevar vuestra vida a buen término bajo la luz de otra estrella que no sea vuestra Madre, Mi Madre, María, Estrella de la Mañana. Pues mucho ha hecho y mucho hará el Enemigo en contra de María, Mi Madre, vuestra Madre. Y mucho intentará aún por destruir su nombre, su recuerdo, su poder, sus hijos y nada podrá, como nunca ha podido. Pues, Ella, vencedora sigue batallando en este tiempo para que vosotros alcancéis como Ella el triunfo definitivo sobre el Enemigo de las almas. Dejaos acompañar y guiar por su amor, como Yo mismo, siendo Dios me confié a sus brazos y no seréis defraudados. Llegaréis al Reino si sois verdaderos esclavos de vuestra Madre, Mi Madre, María, Reina del Amor.
Yo os bendigo, recibid esta bendición con el Corazón abierto en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Aunque lo sabíais, parecéis a veces haberlo olvidado, por eso os lo he recordado hoy. Madre e Hijo estamos juntos en esta tarea.
Paz.

Gálatas, Cap. 4, Vers. 26 al 31.



No olvidéis que vuestra verdadera
y auténtica familia
es la familia de los hijos de Dios
destinados al Cielo


21 de mayo de 1993.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No permitáis que vuestra vida sea dominada plenamente por vuestros sentimientos humanos, ni coloquéis en lugar de Dios a persona alguna: padre, madre, hijos, hermanos. Ellos deben ligarse a vosotros y vosotros a ellos, pero siempre subordinando este amor al Amor Supremo. No olvidéis, pues, vosotros, hijos de Dios, que Dios es vuestro Padre y que debe ocupar en vuestras vidas y en vuestro proceder el primer lugar.
Y si vuestros allegados, parientes o amigos pretenden erigirse en dueños de vuestra vida, poned vosotros las cosas en su lugar, pedid ayuda al Espíritu Santo y Éste os mostrará el verdadero ordenamiento que debéis seguir y hasta dónde se os puede exigir vuestra atención, cuidados, amor. No os pido, pues, que despreciéis vilmente vuestra familia, sino que la coloquéis en su debido sitio, en la escala de valores. Mucho más lograréis para ellos sirviendo bien a vuestro Dios.
Y en cuánto a vuestros deberes de estado, no deben éstos ocupar el lugar unos de los otros, ni exceder los límites los deberes para con los hombres, de los deberes para con vuestro Dios, pues Yo os amo como a ninguno de ellos, sabédlo bien, y os amo igualmente a vosotros y a ellos, y os daré todas las posibilidades de salvación a vosotros y a ellos, pues por algo soy Rey de Misericordia. Seguid, pues, entonces agradando y sirviendo al Señor y agradando y sirviendo a vuestros semejantes en la medida de vuestras posibilidades, según les corresponda por proximidad, parentesco, pero no olvidéis... SABED ÉSTO: NO OLVIDÉIS QUE VUESTRA VERDADERA Y AUTÉNTICA FAMILIA ES LA FAMILIA DE LOS HIJOS DE DIOS DESTINADOS AL CIELO. Y que puede más ser vuestro padre, madre o hermano aquél que practica Mis palabras, que aquel que se halla solamente ligado a vosotros por la sangre y la carne.
Sed auténticos hijos del Espíritu Santo, siguiendo sus inspiraciones, hijos de la Luz, hijos del Amor, y tratáos unos a otros como verdaderos hermanos. Dejáos engendrar por este Espíritu que destruirá de vosotros lo malo y os dará un corazón nuevo, como os ha sido prometido.
Tened paz, Yo os bendigo, recibid los dones que esta bendición os trae, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Orad por el Santo Padre pues pronto deberá ser sometido a una prueba grande en la cual necesitará la ayuda de todas las ovejas de Mi rebaño. No lo olvidéis.
Paz.

San Juan, Cap. 12, Vers. 44 al 50.



Que la unidad sea vuestra característica

25 de junio de 1993.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Que la unidad sea vuestra característica, que el amor vivido sea el lazo que os une. Lograd que os reconozcan por esta práctica; que puedan decir como lo han dicho de vosotros en otros tiempos al dirigirse a mis primeros Apóstoles: “Mirad cómo se aman”, si lográis ésto, habréis logrado todo, mas si no lográis un amor perfecto como el que Yo mismo he practicado, de nada os valdrán otros logros. Sabédlo entonces, que otras generaciones miraron y reconocieron a Mis Apóstoles y al reconocerlos, estaban reconociéndoos a vosotros en este tiempo, poniéndoos frente al signo necesario, el signo del Amor.
Tened paz, no desfallezcáis en el camino, pues Yo estoy con vosotros para sosteneros e iluminaros. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Recordad que una sola acción puede más que muchas palabras.
Paz.

San Mateo, Cap. 26, Vers. 69 al 75.



No olvidéis que un alma vale el mundo

2 de julio de 1993 (Primer viernes de mes).
Paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Ninguna carga es demasiado pesada, ningún sacrificio es demasiado doloroso, ninguna incomodidad es tan insoportable como para no llevarla, si todo se hace en beneficio de la salvación de las almas. Pues éstas deben ser conquistadas una a una, como fortalezas, como ciudades, como bastiones del Enemigo, que por distintos caminos ha penetrado en ellas y las ha endurecido hasta hacerlas indiferentes a mi Voz. Por eso confío en vosotros, por eso os entrego la misión de dirigiros a ellas para conquistarlas, para llevarlas al Reino. Sabed que si trabajáis por ésto, estáis haciendo grandes méritos por vuestra salvación, y al fin de vuestro tiempo, todo será tenido en cuenta. No olvidéis, pues, que un alma vale el mundo.
¡Adelante, hijos míos!, ¡adelante, Apóstoles!, ¡avanzad como tales, luchando con las armas que os he entregado!: Ayuno, Oración, Sacramentos, Palabra de Dios. Practicad, en cuanto tengáis oportunidad las Obras de Misericordia, ese es el combate que deseo presentéis, y no creáis necesitar demasiada preparación intelectual, sino un corazón abierto y bien dispuesto, una voluntad firme, y el Fuego del Espíritu en vosotros. ¡NO OLVIDÉIS!: YO OS HE DADO LA POSIBILIDAD DE ENROLAROS EN MIS FILAS, NO ME DECEPCIONÉIS AHORA, ABANDONANDO LA BATALLA CUANDO AÚN HAY MUCHO POR HACER.
Tened paz, Yo os bendigo, recibid Mi bendición y la fuerza que necesitáis para poner en la práctica Mis pedidos, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Lo que solos no podéis, con Mi ayuda alcanzaréis fácilmente.
Paz.

Tito, Cap. 3, Vers. 1 al 8.



No temáis a nada y a nadie

29 de mayo de 1993.
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Llega, pues, el día en que recibiréis la ayuda del Espíritu Santo; recibídlo con corazón bien dispuesto, recibídlo con humildad: Él será vuestro Maestro, Él os enseñará y descubrirá los secretos que guardan mis Palabras, Él os formará, Él calentará vuestro espíritu para las pruebas más difíciles. Y no esperéis una uniformidad de criterios en su actuación, pues en cada uno obrará según su Voluntad, dando a algunos el valor y el arrojo, a otros, la perseverancia y la fuerza en la oración, a otros, el consejo en los momentos difíciles. Y así distribuirá entre vosotros sus carismas: Él es el Consolador prometido por Mí; Él es Quién cumple la misión de fortalecer y formar Mi Iglesia, no os apartéis de sus consejos que son los míos. Y no olvidéis que su actuación es indispensable para descubrir el camino de vuestra salvación: por eso estad alerta a su llamada, y dadle lugar para obrar. Es en este tiempo el Espíritu Santo suplantado por organizaciones y movimientos, por planificaciones y estudios, los cuales, muchas veces, lejos de permitirle canalizar su Fuerza, le impiden avanzar hasta los corazones de Mis hijos: por eso, guardad vosotros un lugar para Él; rogad al Padre que os lo envíe, Yo rogaré con vosotros, y Él no os lo negará, pues el Espíritu Santo asiste continuamente en sus necesidades a aquellos que dedican su vida a servirme. ¡NO TEMÁIS A NADA NI A NADIE! Él os llevará por el camino de la perfección.
Continuad la oración por Mi Vicario en la Tierra, también a través de esta semana, es sumamente necesario este auxilio espiritual para él.
Tened paz, Yo os bendigo para que tengáis vuestro corazón dispuesto convenientemente a recibir el Espíritu Santo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No dejéis pasar el tiempo en vano sin buscar comprometeros cada vez más por la salvación de las almas, pues lo que recibiréis debéis ponerlo al servicio de la Iglesia. Ésa es la señal de que los dones provienen del Espíritu de Dios.
Paz.

San Juan, Cap. 8, Vers. 15 al 20.



Sometéos continuamente
a la prueba de la humildad
 

16 de julio de 1993.
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No puedo dejar de expresaros Mi agrado por ver que Mis Palabras tienen ya forma de ser oídas por otros que vendrán luego de vosotros a formar parte de Mi Obra. ¡Sembrad, pues, con confianza!, que Yo cuidaré de esa semilla; pues es muy fácil acallar la voz de un hombre, mas es imposible acallar la Voz de Dios.
SOMETÉOS CONTINUAMENTE A LA PRUEBA DE LA HUMILDAD. ELEGID PARA VOSOTROS LO ÚLTIMO, LO QUE MÁS OS HACE SUFRIR, LO MENOS CÓMODO, LO MÁS INTRANSCENDENTE, AQUELLO QUE MÁS OS HUMILLE PARA QUE SE ENGRANDEZCA ESTA OBRA. SI ASÍ LO HACÉIS, VUESTRO PREMIO SERÁ GRANDE EN EL REINO Y AUN AQUÍ OS PROMETO EL TRIUNFO SOBRE LAS FUERZAS DEL MAL.
Sabed que el silencio y el trabajo, son las armas que destruyen la fortaleza creada con calumnias.
Poned en práctica estos consejos y los resultados pronto estarán frente a vosotros.
Tened paz, Yo os bendigo para que vuestras vidas sean fiel reflejo de la Mía, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si sufrís, sufrid por Mí; si os alegráis, alegráos Conmigo; hacédlo todo en Mi Presencia y Yo siempre os bendeciré. Paz.

Gálatas, Cap. 5, Vers. 16 al 26.



No sólo de pan vive el hombre

11 de junio de 1993.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Haced realidad en vuestras vidas la sentencia: «No sólo de pan vive el hombre».
En un mundo materialista, guiado por los deseos de la sensualidad y los apetitos desmedidos, presionados por un consumismo enfermizo, vosotros debéis poner el freno necesario a toda esta vorágine de sentimientos que ocultan el trabajo del Demonio, pues no sólo es importante para la vida del hombre el alimento cotidiano, pues no sólo de cuerpo se compone mi creación.
Si unidas las Personas de la Trinidad trabajamos para hacer al hombre a nuestra imagen y semejanza, dándole también el Soplo Espiritual, porqué, pues, esta parte de su vida queda relegada, aplastada, recluida como inexistente. Proclamad, vosotros, que no sólo de pan vive el hombre. Mientras os mantengáis hambrientos de oír, respetar y enseñar mi Palabra con vuestras obras, mientras transmitáis mis enseñanzas con los hechos en espíritu y en verdad, en esa forma cumpliréis con vuestra misión de hablar aquí en la tierra de las cosas de lo alto y presentar ya en este mundo el comienzo de un Reino que no es de este mundo pero que aquí comienza, con la conquista alma por alma que debéis realizar día a día, comenzando por la vuestra.
No sólo de pan vive el hombre, recordádlo y hacédlo recordar, pues Yo seré alimento para aquellas almas que deseen vivir no sólo del pan material.
Tened paz, Yo os bendigo, recibid bendición y fortaleza en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Fortaleceos mutuamente en las pruebas y no decaigáis en vuestra perseverancia. Yo estoy junto a vosotros.
Paz.

San Juan, Cap. 13, Vers. 31 al 35.



Mis mensajes están dirigidos
a todos los hombres del mundo


30 de julio de 1993.
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No podréis sacar verdadero provecho de mis palabras si tomáis sólo algunas de ellas aisladamente. No comprenderéis el sentido de muchos de los mensajes que os he dado, si los interpretáis en forma individual, desligados del resto. Todas mis enseñanzas, desde las primeras, hasta aquellas que aún no os he dado, conforman un todo. Seguídlas, conocédlas, aplicadlas en vuestra vida sin quitar ni agregar, y si dudáis en interpretarlas podéis consultar a éste que os dará la respuesta sobre el sentido de lo que esas palabras quieren decir.
Mis mensajes están dirigidos a todos los hombres del mundo, los que se hallan cerca de mi Corazón, y muy especialmente aquellos que se hallan más alejados y por consiguiente en mayor peligro.
No olvidéis que mis enseñanzas, no sólo deben ser transmitidas de palabra sino en vuestras obras, y con vuestro ejemplo en el proceder: EL TESTIMONIO DE VIDA ES, PUES, EL MÁS FUERTE APOSTOLADO QUE TENÉIS A VUESTRO ALCANCE.
Tened paz, Yo os bendigo para sanar vuestras heridas, fortalecer vuestras debilidades, y animaros a seguir, pues Yo voy delante vuestro. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si encontráis tierra fértil, no dudéis en sembrar, mas no echéis la semilla indiscriminadamente, pues corre el riesgo de perderse.
Paz.

Daniel, Cap. 14, Vers. 32 al 39.



¡Volved a Mí!


9 de julio de 1993.
Paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
¡Volved a Mí! como retornan presurosas las barcas al puerto ante la proximidad de la tormenta, como retornan las aves a su nido cuando azota el temporal, como retornó el hijo pródigo con lágrimas en sus ojos y el corazón dolorido a la Casa de su Padre. ¡Volved a Mí! y abandonad vuestra vida de vicios y pecados, de vanidades que ningún fruto producen. ¡Volved a Mí! y Yo os recibiré. Mostradme vuestra voluntad de cambiar de vida y estaré a vuestro lado para auxiliaros. ¡Volved a Mí!, pues sólo si volvéis a Mí, encontraréis el camino seguro al Cielo.
Tened paz, Yo os bendigo para que toméis vuestra decisión, y a través del Sacramento de la Confesión os liberéis de vuestros pecados. Recibid la bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Vuestra vida, vuestra auténtica vida, sólo es posible a Mi lado: ¡entendédlo! Paz.
Romanos, Cap. 12, Vers. 1 al 2.






EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos