EL BUEN PASTOR Nro. 35



INDICE


APROVECHAD CADA DÍA
COMO SI FUESE EL ÚLTIMO

8 de octubre de 1993
Mi paz a vosotros, ovejas de mi grey. Como aquel pobre mendigo, alimentado durante años con mendrugos de pan duro, al probar ricos manjares, no querrá luego volver a su antigua dieta. Así, vosotros, acostumbrados a una espiritualidad escasa y fría, dura, relajada, insensible; si probarais verdaderamente el contacto espiritual con vuestro Señor, no desearíais volver a esa antigua forma de vida espiritual. Mas Yo os digo que: ENCONTRARÉIS UNA A TRAVÉS DE LA OTRA Y LLEGARÉIS A LA RIQUEZA A TRAVÉS DEL SACRIFICIO, A TRAVÉS DE LA LUCHA CONTRA LAS DISTRACCIONES Y LOS ESCRÚPULOS. Podréis sentir por algunos momentos la proximidad y el toque de la gracia divina en vuestras almas; no para quedar así unidos por siempre, pues esto se dará solamente en la Vida Eterna, en el Reino; mas sí para alentaros a continuar vuestra búsqueda y como adelanto de la Gloria futura. Este es, pues, el verdadero sentido que deben tener vuestras vidas, la búsqueda incesante de una mejor y mayor relación Conmigo, con vuestro Dios, que os espera y ama, que os comprende y observa, que os ayuda y corrige, aunque muchas veces no entendáis Mi idioma. Aprovechad, pues, cada día como si fuese el último, y llegaréis al último día de vuestra vida con grandes beneficios que no os serán quitados jamás. Yo os bendigo, recibid Mi bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”). Exigíos a vosotros mismos para estar alertas, pues nadie sabe el momento en que me presentaré en vuestras vidas. Paz.

San Lucas, Cap. 20. Vers. 9 al 18.



NO OS DEJÉIS DESLUMBRAR
POR PROMESAS HUMANAS

24 de septiembre de 1993

Hechos de los Apóstoles, Cap. 6, Vers. 1 al 7.

La paz con vosotros, ovejas de Mi grey. Recordad para estos tiempos que todo aquel que diere testimonio de Mí arriesgando su libertad y su vida se le tendrá en cuenta en el Reino de los Cielos y Yo mismo seré testigo a su favor frente al Trono de Mi Padre. Mas aquel que por temor prefiera negarme, antes que perder su vida o su libertad, será abandonado a su suerte sin atenuante alguno en el día de su juicio, pues quien se aferra a sí mismo y a sus propias cosas antes que a Mi Voluntad se hundirá, mas quien se desprende de todo, aun de su vida, de su tiempo y su libertad, arriesgándolo todo por serme fiel, obtendrá todo de Mi mano, en este mundo y la Vida Eterna en el otro. Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). No os dejéis deslumbrar por promesas humanas, confiad en vuestro Dios. Paz.



QUE EL APÓSTOL
CUMPLA CON SU MISIÓN



29 de octubre de 1993

Job, Cap. 15, Vers. 6 al 16.

La paz a vosotros, ovejas de Mi grey. De nada os servirán las palabras que pronunciasteis el día de vuestra consagración, si no cumplís los propósitos que en ese momento habéis hecho en Mi Presencia. Que el consagrado viva como tal, que el apóstol cumpla con su misión, que el que se dice puro y limpio proceda así aun en su interior, que no se use máscara ni engaño con ningún hermano, que se saque provecho de todas las situaciones con humildad, que no se deje de oír el llanto y el pedido de los necesitados de ayuda, que no se cierre, por intervención vuestra, la puerta de los Cielos para nadie. En eso consiste agradar a vuestro Señor, en cumplir fielmente con lo que Él espera de vosotros y en no reclamar pago alguno por una tarea que habéis aceptado voluntariamente. Pues no daré Yo, vuestro Dios, cuentas a Mis criaturas de mis actos, antes bien, cada una de ellas se presentará ante Mí a rendir sus cuentas, y antes que llegue este día, poned en orden vuestra vida. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Seguid la buena senda para no extraviaros, seguid los buenos ejemplos para no equivocaros en vuestro proceder, seguid a quien os guía, pues delante de él voy Yo. Paz.




LA TRISTEZA Y EL DESGANO

1 de octubre de 1993, (Primer Viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey. Recordad que el mejor testimonio que podéis dar de vuestra pertenencia a Mí, es el cumplimiento de Mis pedidos. Pues es más poderosa una acción en este sentido que miles de palabras. Todos aquellos que os vean deben saber que pertenecéis a Mi Obra por vuestra forma de proceder, mas que por vuestra prédica. Y no olvidéis que aún en las mayores tribulaciones, la tristeza y el desgano no deben formar parte de vuestra vida, pues si Yo estoy con vosotros, solo debéis tener lugar para estar alegres, sabiendo que os movéis dentro de Mi Voluntad.
De nada valen, pues, buenos discursos si no están acompañados con un fiel cumplimiento de aquellas verdades que enunciáis. Yo os bendigo para que seáis luz del mundo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). Sabed que a su tiempo todos habéis sido llamados, mas la respuesta depende de cada uno de vosotros. Paz.
San Mateo, Cap. 26, Vers. 69 al 75.



MUCHOS HABLAN HOY
DE ESTA OBRA
EQUIVOCADAMENTE

15 de octubre de 1993

I Corintios, Cap. 7, Vers. 17 al 24.

La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Felices los pacientes se ha dicho, ¿y porqué perdéis tan prontamente vuestra paciencia frente a las dificultades? Felices los humildes se ha dicho, ¿y porqué guardáis en vuestro corazón rencor unos por otros, y no os perdonáis con sinceridad como signo de humildad? ¿Porqué habláis de viejas ofensas, no veis acaso que eso os incapacita para amar, y pone vuestros corazones duros como el mármol frente a mi Palabra? Podéis hacer materialmente muchas cosas por Mí, mas si no os doblegáis en la humildad, perdonando y olvidando las ofensas, nada hacéis a mis ojos, porque os falta amor, y si os falta amor, sois pues las criaturas más pobres de toda la Creación. Ha sido dicho, felices de vosotros cuando os persigan, mas os inquietáis y teméis a las persecuciones, y tratáis de pasar desapercibidos durante ellas, buscando solo la calma, mientras otros dan testimonio por sí mismos y por vosotros. Se ha dicho, felices los misericordiosos, y vuestros pensamientos no van más allá de vuestras necesidades propias, y solo os interesa satisfaceros personalmente. Reflexionad cuando aun hay tiempo y no os arrepintáis del tiempo perdido guardando odio en vuestro corazón. Muchos hablan hoy de esta Obra equivocadamente, muchos, como os advertí que en los buenos tiempos deseaban estar aquí, ahora atacan a todos los que dicen integrar esta Obra, solo por el hecho de que demuestran su adhesión a mis pedidos; y aun cerca Mío tengo hoy a quienes me honran solo con los labios mientras su corazón esta lejos de Mí. No busquéis aquí en mi Santuario un consuelo para vosotros, pues este es lugar de sacrificios. No busquéis un buen pasar, porque ese es lugar de necesidades extremas y de ofrecimientos diarios. No busquéis nada en beneficio propio y hallaréis todo. Tened paz y aprovechad para realizar vuestro examen de conciencia con mayor profundidad. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”). Pueden los hombres realizar promesas vanas confiando en sus fuerzas y no cumplir, mas Yo, vuestro Señor, nada prometo en vano, y a nadie he llamado inútilmente. Recordadlo. Paz.



YO MARCO LOS CAMINOS
EN LA VIDA DE CADA HOMBRE

23 de octubre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Pobre de aquel hombre que confía en otro hombre o en sí mismo, olvidando poner la mayor parte de su confianza en Mí, como Dios, pues Yo marco los caminos en la vida de cada hombre, y dispongo todos los sucesos de manera tal que no falten oportunidades para que todos los hombres se encuentren Conmigo. Mas si el hombre confía en el hombre, seguirá sólo caminos de hombre, que lo llevarán lejos de Dios, lejos de Mí, lejos de mi Amor. Y ¿a quién recurrirá, pues, esta humanidad cuando aquellos hombres en cuya fuerza e inteligencia ha puesto su confianza, la defrauden o engañen, o se muestren impotentes frente a problemas que sólo dependen de mi intervención?, ¿dónde irá, pues, esa humanidad extraviada? Enseñadle vosotros el camino de la Misericordia y el perdón, el camino del regreso hacia la Casa del Padre Celestial, el Camino, la Verdad y la Vida. Enseñadle, pues, vosotros el Rostro Vivo de vuestro Señor. Pues Yo estoy así, día a día, esperando que esta Humanidad se vuelva a Mí, y aún la misma Naturaleza se retuerce contra el hombre por su dureza de corazón. Los signos de mi Presencia, los signos propios de este tiempo, están allí para ser leídos por todos, mas no todos los entienden, antes bien, muy pocos son los que ven con claridad estas señales puestas en el camino de la Humanidad. Sed vosotros de esos pocos, estando siempre alertas a mi Voluntad y buscando agradarme en todo momento. Porque os amo os bendigo, recibid mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”).
Aprended de vuestros errores para no volver a caer. Paz.


San Lucas, Cap. 5, Vers. 12 al 16.





EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos