EL BUEN PASTOR Nro. 36





INDICE



QUE NO SEAN ABANDONADAS
ESTAS PRESENCIAS ESPIRITUALES

5 de noviembre de 1993 (Primer Viernes de mes)
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Muy pronto habéis olvidado la presencia de aquellos servidores fieles, los ángeles, que permanecen a vuestro lado en aquellos cenáculos, elevando continuamente las peticiones a Mí, llevando al Cielo vuestros pedidos y trayendo de él, las gracias que Dios os concede. Recordad cada primer viernes de mes, que estos servidores fieles acompañarán a quienes teniendo su cenáculo de oración, lo pidan, y mantengan en sus hogares una vida digna de un Apóstol del Señor. Recordad así también la presencia aquí del Ángel de este Santuario cuyo poder se ha manifestado en numerosas oportunidades y se manifestará mucho más en la medida en que lo invoquéis, y que su intervención sea necesaria. Que no sean en vano sus acciones en favor vuestro, que no sean abandonadas estas presencias espirituales a vuestro lado, que no sean ignoradas sus acciones en favor de vuestra salvación. Yo os bendigo, y Conmigo os bendecirán mis tres Arcángeles llevando a vuestras frentes la señal de la cruz, según lo he prometido y lo haré cada primer viernes de mes en que os reunáis en mi Nombre. En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). Vivid cada día más cerca de Dios, y viviréis bien. Paz.

Romanos Cap. 3, Vers. 27 al 31.



APLICÁOS HEROICAMENTE
EN LOS PEQUEÑOS SACRIFICIOS
Y PRIVACIONES DE TODOS LOS DÍAS


12 de noviembre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Aplicáos heroicamente en los pequeños sacrificios y privaciones de todos los días para poder crecer, desde lo más pequeño, hacia lo más grande. Utilizad, pues, vuestras energías en contener vuestros malos pensamientos e ideas, en dominar vuestro carácter y vuestra lengua, en aprender a ver el lado bueno de cada uno de vuestros hermanos, aun en la intimidad. Todas estas oportunidades diarias, están al alcance de vuestra mano y de ellas podéis aprovecharos muy bien para elevaros espiritualmente hacia la perfección. Todas las contrariedades, los diversos problemas de cada día son permitidos por este motivo, pues de ellos debéis sacar vosotros utilidad. No penséis en grandes sacrificios si aun no habéis dado el primer paso. No penséis en enormes martirios si aún no aprendisteis a soportaros unos a otros por amor a Mí. No acometáis enormes empresas, si aún no habéis dominado vuestras propias fuerzas guiándolas hacia el bien antes que hacia el mal Buscad, pues, en lo pequeño y así hallaréis todo, pues de pequeños escalones puede fabricarse la escalera que os lleve al Reino de los Cielos, lenta pero seguramente. Y os vuelvo a repetir, estos pequeños sacrificios pasan día a día delante de vuestros ojos y no los véis. Tened paz, Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). Si al emprender una tarea el amor es el motivo que os mueve, no dudéis en realizarla.
Paz.

Sofonías, Cap. 3, Vers.19 al 20.



ESTE ES MI SANTUARIO,
DONDE HABITA MI MISERICORDIA

19 de noviembre de 1993
Paz a vosotros, ovejas de mi grey. Es momento de reunir fuerzas de flaqueza y luchar, pues el Enemigo de las almas, el Tentador no está dispuesto a entregar fácilmente ni una sola de aquellas almas que había conquistado para sí y que vosotros, en mi Nombre le estáis arrebatando. Es el momento de afirmaros con la oración y los sacrificios, es momento de buscar inspiración y consuelo en mis palabras. Es momento de uniros entre vosotros con el inquebrantable lazo del Amor, pues si la batalla es dura, Yo estoy de parte vuestra, y si los enemigos son numerosos, mis Angeles lo son más. Continuad vuestra tarea pacientemente, con perseverancia, SABIENDO QUE AL FINAL TRIUNFARÉIS, SI MANTENÉIS FIDELIDAD A MI. Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). ESTE ES MI SANTUARIO DONDE HABITA MI MISERICORDIA, TODO AQUEL QUE LLEGUE AQUÍ RECIBIRÁ DE MI EN ABUNDANCIA, SI SU INTENCIÓN ES RECTA. Paz.

San Lucas, Cap. 9, Vers. 23 al 27.



¡ELEVAD VUESTRAS VOCES
EN ORACIÓN FRECUENTEMENTE!

26 de noviembre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Permanecen cerrados los oídos de los hombres frente a mis Palabras, frente a mis exhortaciones y las de mi Madre. Permanecen endurecidos los corazones frente a mi Gracia que pretende penetrarlos. Permanecen indiferentes las voluntades frente a mis deseos claramente expresados, y aun así, vuestro Señor espera... os espera a vosotros y a todos aquellos que aun tienen oportunidad de realizar un cambio en su vida. Mas no será mucho el tiempo de esta espera, pues no por siempre permitiré sea burlada mi Voluntad. Por eso: ¡Elevad vuestras voces en oración frecuentemente! ¡Abrid vuestros corazones a mi Gracia! Trabajad, trabajad continuamente para que más y más hombres conozcan el Mensaje de Amor de este Dios que espera. Yo deseo bendeciros, mas si vosotros rechazáis mi bendición confiando más en los hombres o en vuestros propios esfuerzos que en Mí, ¿qué puedo hacer? Recibid mi bendición y que esta os alcance y permanezca en vosotros, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). Toda empresa que acometáis por difícil que sea, si lo hacéis en mi Nombre, obtendréis triunfo seguro, mas cualquier trabajo que intentéis llevar a cabo por vuestros propios conocimientos y según vuestros planes, haciendo oídos sordos a cuanto os pida, estará destinado a un fruto mísero, cuando no a un fracaso total. Pues Yo soy Aquel por quien el sol sale y se pone, por quien los astros ocupan su lugar cada día, por quien cada hombre tiene vida, ¡qué no haré por quienes confían en Mí! Paz.

Proverbios, Cap. 12, Vers. 1 al 12.



PORQUE CONOZCO
Y VEO VUESTROS CORAZONES


3 de diciembre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. ¿Sabéis porqué mis consejos son infalibles? Porque conozco y veo vuestros corazones. Veo tu corazón, joven, tus apremios y necesidades y los escucho como vosotros escucháis mi Palabra ahora. Veo vuestros corazones, hombres y mujeres, y veo los vuestros, niños, también los vuestros, ancianos, están a mi vista, y aunque no os parezca, diálogo con vosotros de continuo y respondo a vuestras necesidades; a través de éstas mis palabras, a través de los hechos de la vida diaria, a través de otros hermanos que os acercan mis enseñanzas con su vida. Sólo necesitáis estar atentos para obtener la sabiduría de mis consejos. No os creáis solos, no os creáis extraviados, no os creáis abandonados, ni penséis que vuestros problemas no tienen importancia para vuestro Señor. Yo permito ésto y todo permitiré, si de ello podéis sacar un beneficio para ganar el Reino. Tened paz, Yo os bendigo, mis Angeles conmigo, marcarán vuestra frente como el día de vuestro Bautismo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). No sigáis las falsas luces de la humanidad, seguid la Luz Verdadera, la Luz de mi Corazón, sólo ella os puede guiar a la Felicidad Absoluta. Paz.

I Timoteo, Cap. 6, Vers. 11 al 16.



PARA LOS QUE TRAICIONAN
SU CONSAGRACIÓN

10 de diciembre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Se acerca el tiempo, pues, en que el Señor de los rebaños va a pedir cuenta a sus pastores por el crecimiento de sus ovejas y cabritos. ¿Y qué creéis, pues, que hará con aquel pastor que lejos de cumplir con su misión, se ha dedicado a su propia vida, y ha puesto a las ovejas en manos de servidores incapaces o mal intencionados? Tanto él como sus seguidores serán arrojados fuera por el maltrato que han dado a las ovejas de su Amo. No recibirán, pues, salario alguno sino el dolor, y su nombre será olvidado o nombrado como un mal ejemplo, y ya no se le confiará otro rebaño, ni se pondrán ovejas a su cargo para que las haga sufrir.
Quien tiene oídos que oiga lo que el Señor de los rebaños hará con sus malos pastores si no cambian a tiempo de actitud, pues las ovejas yacen extraviadas, enfermas, perdidas, flacas, y necesitan atención, cuidados, amor… quien tenga oídos que oiga lo que el Señor de los rebaños prepara para aquellos que no han sabido cumplir con su misión. Y vosotros, ovejas de mi grey, guardaos bien de seguir a aquellos falsos pastores, aquellos que predican sus propias doctrinas, o que manejan a su antojo mi rebaño, según su gusto y placer, ejerciendo un poder que provoca sufrimiento en lugar de crecimiento. NO LOS TEMÁIS, NI AHORA NI DESPUÉS, porque el Señor de los rebaños va muy pronto a pedir cuentas, y así veréis a aquellos pastores quitados de su sitio. El que pueda entender que entienda lo que Señor de los rebaños hará con sus pastores que no han sabido cumplir su misión. Yo os bendigo, es tiempo de gracia y Misericordia para los arrepentidos, y es tiempo de Justicia rápida y fuerte, para los que traicionan su consagración en público o en privado, pues la misma mano que bendice, es la misma que castigará por Justicia. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). La señal de que estáis ante un Profeta es que sus profecías se cumplirán a corto plazo. Paz.

Ezequiel, Cap. 2.



VUELVO A DECIROS, ¡ALEGRAOS!

17 de diciembre de 1993
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Veo con mucho agrado vuestros ofrecimientos, cuando presentáis ante Mí lo mejor de vosotros, como el justo Abel. Dadme, pues, los mejores frutos de vuestra vida. Pues si sólo ofrecéis lo que os sobra, o aquello que ya no os sirve, ¿cómo pretendéis que mi mirada se pose sobre tal ofrenda? Dadme de lo bueno que tenéis en vosotros, dadme vuestras horas llenas de buena voluntad para amar y servir, no me deis vuestro tiempo amargo de pensamientos en contra de vuestro prójimo. Dadme, pues, esos instantes de felicidad que os produce dar testimonio de aquella misión que Yo mismo os he encomendado. No me ofrezcáis reclamos, ni acerquéis a Mí súplicas para aliviar vuestras cruces, pues éstas son las que os harán entrar en el Reino de los Cielos. Vivid en este mundo, mas recordad que no sois de él, porque pertenecéis a Mí y a mi Reino. Pasad por este mundo sembrando la Misericordia y el Amor, aun a costa de dolor y sufrimiento, y muy grande será vuestro premio, Yo el Señor os lo garantizo. He visto, con mis Angeles por testigos, cuanto habéis hecho por agradarme en este tiempo, y a todo ello responderé puntualmente con mi bendición sobre vuestras intenciones, como mi instrumento ha pedido, pues su pedido tiene razón frente a vuestro sacrificio, y por ser justo y agradable a Mí, lo cumpliré. Pedid, pedid y se os dará a su tiempo y abundantemente. En el próximo cenáculo, traed para bendecir las imágenes que me representan como niño naciendo en el portal de Belén, traedlas aquí y Yo las bendeciré especialmente. Tened paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). El buen servidor solo esta conforme cuando su amo lo está, el buen amigo solo esta feliz, si su amigo lo está, el buen hijo solo puede gozar con la felicidad de su padre. Vosotros, servidores, amigos, hijos míos, ¡alegraos! y vuelvo a deciros, ¡alegráos! porque los triunfos que no véis, son mayores aun de los que veis, y todo ésto será tenido en cuenta para cada uno de vosotros según su dedicación.
Paz a los corazones limpios.

Jeremías, Cap. 25, Vers. 1 al 12.



FELIZ AQUEL QUE PREFIERE
LA COMPAÑÍA DEL SEÑOR




24 diciembre de 1993 (NOCHEBUENA)
La paz con vosotros, ovejas de mi grey. Feliz aquel que prefiere la compañía del Señor antes que cualquier otra, porque nunca se encontrará solo. Feliz aquel que desea ser amigo del Señor porque en El encontrará fidelidad por siempre. Feliz aquel que busca la protección del Señor porque nunca caerá en manos de sus enemigos. Feliz y doblemente feliz quien todo lo espera del Señor, porque todo lo que espera el Señor le concederá. El mundo sigue erigiendo sus propios dioses y desagrada mi Corazón con sus festejos paganos, vosotros que os acercáis a Mí, limpiad vuestro corazón de todo mal sentimiento y me agradaréis cada vez más. Yo vendré a vosotros y habitaré en vuestros corazones. Bendeciré ahora vuestras imágenes que me representan, ellas tendrán el don de llevar la paz a aquel corazón que presentándose ante ella le ofrezca humildemente una oración auténtica como súplica de un necesitado. Sean bendecidas estas imágenes en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”). Y vosotros, ovejas de mi grey, recordad que no sois del mundo sino Míos. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”). Si deseáis servirme, dad testimonio de que pertenecéis a Mí cumpliendo mis pedidos. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 10, Vers. 30 al 48.



EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos