EL BUEN PASTOR Nro. 37





INDICE



A PESAR DE TODO
(Nota de la edición impresa publicada años atrás)

Los mensajes continúan. Más allá de las calumnias y las persecusiones, continúan. Adelantando lo que sucede, previniendo sobre los peligros que acechan, enseñando como sólo Dios sabe hacerlo. Nadie ha podido encontrar pruebas de peso contra lo expresado en los Mensajes, por eso se ha recurrido a la calumnia y a la falsificación, pero tampoco ha dado resultado, la mentira nunca triunfa por mucho tiempo. Nuestro Señor ha sacado del camino a varios personajes que se presentaban como agudos perseguidores, y esto bastó para que se llamara a un silencio que no significa cese de hostilidades, sino camouflage. La persecución sigue ocultamente, negando la comunión de rodillas, la confesión, la Unción de los Enfermos a los integrantes de la Obra, aunque ello lleve a contradecir las enseñanzas de la Iglesia, a la cual dicen pertenecer, pero cuya Autoridad desconocen en los hechos. El Código de Derecho Canónico nos protege, la legislación eclesiástica también, los Documentos del Magisterio nos apoyan en todo sentido, especialmente el Catecismo de reciente aparición, las Sagradas Escrituras muestran que el proceder ha sido el correcto pero... los resultados dependen de la voluntad de alguien que no se interesa más que por combatir, ahogar, destruir. Porque la indiferencia también es destrucción y la omisión en el cumplimiento del deber es una falta muy grave, especialmente cuanto mayor cargo ocupa el responsable. Pero los mensajes siguen, la paciencia de Dios es infinita y los que siguen a Jesús deben aprender a sufrir, para saber amar de verdad. Qué dificil es creer luego en los discursos bonitos de nuestro Obispo sobre los derechos de los laicos, sobre la necesidad de su participación y actuación mientras la discriminación aumenta. Pero los mensajes siguen, ¿qué dice Nuestro Señor?, cosas duras, comprometidas y profecías que se cumplen rápidamente. Se tilda de desobedientes a quienes nos siguen frecuentando, pero nadie sabe decir en qué desobedecemos. Sólo sabemos que si alguien, aún un Angel del Cielo nos ordenara no adorar a Dios ni rendirle el culto que se merece, no lo oiríamos ni le obedeceríamos. Ni ahora ni después, en ello nos va la vida, la verdadera, la Eterna. Por algo Dios ha establecido desde el principio “AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS”, y “ANTE MI SE DOBLARÁ TODA RODILLA”. Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Y los mensajes siguen... Dios debe estar contento, porque sigue hablándonos, eso nos basta.



NO CORRÁIS DETRÁS
DE LOS ÍDOLOS DEL MUNDO

11 de marzo de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Quien pone su mano en el arado y mira hacia atrás, no es digno de ser llamado miembro de Mi Obra. Quien ama a su esposa o esposo, hermano o hermana, padre o hijo, posesión o ideal alguno más que a Mí, no es digno de Mí. Quien pone manos al trabajo y olvida pedirme las fuerzas para realizarlo, fracasará. Quien escoge un camino y luego cambia buscando su propio interés, aunque Yo, vuestro Señor, haya mostrado cuál es el destino que deseo, sufrirá si porfía contra Mi Voluntad y acabará desanimado y triste por haber desandado un camino difícil pero que lleva a los Cielos. No temáis a los hombres, temed a vuestros defectos. Paz.
Si mis mensajes son sólo palabras para vosotros, ellas no darán fruto alguno en vuestra vida. Si Mis palabras se graban con toda su fuerza en vuestros corazones, no habrá enemigo que se anteponga al cumplimiento de vuestro deber Conmigo y con vuestros hermanos.
Yo os bendigo, guardad amor en vuestros corazones y oíd la voz que he puesto en medio vuestro para este tiempo, pues su voz no es sólo suya y su sabiduría no le pertenece, Soy Yo quién actúo cuando es necesario a través de instrumentos imperfectos para que veáis Mi Gloria.
Y si os bendigo, no es porque apruebo vuestra conducta, sino para fortaleceros en un verdadero y auténtico cambio, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No corráis detrás de los ídolos del mundo y Yo estaré a vuestro lado siempre.
Paz.

San Lucas. Cap. 1, Vers. 68 al 80



QUIEN RECHAZA
A MI MADRE,
ME RECHAZA A MÍ

25 de marzo de 1994 (Fiesta de la Anunciación del Señor).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Todo tiempo dedicado a Mí, no es tiempo perdido; todo momento pasado a Mi lado os traerá enseñanza. ¿Por qué mezquináis vuestro tiempo si no es vuestro... sino Mío? Soy Yo el que distribuye vuestras horas, minutos y segundos. No sabéis acaso que al ser juzgados os arrepentiréis por no haber pasado más tiempo buscando hacer Mi Voluntad o intentando hallar Mi compañía. Si tan pronto llegáis... queréis partir. Si os incomoda Mi Santuario, o quienes en él habitan, ¿podréis declararos después como auténticos hijos Míos, de Mi propia familia? Si os llamo hermanos, si os llamo hijos, si os llamo amigos y no os trato como tales, ¿creeréis lo que os digo?
Vosotros me llamáis vuestro Señor y en verdad lo Soy, más, ¿me tratáis como tal?
Tened paz, y recurrid siempre a vuestra Madre, Mi Madre. Quien rechaza a Mi Madre, me rechaza a Mí, y quien desprecia su intercesión, nada logrará.
Yo os bendigo, abrid vuestros corazones y obtendréis paz, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Los hombres os darán cosas pasajeras, Yo os daré bienes eternos: elegid vosotros.

I Juan, Cap. 4, Vers. 1 al 6.



MIS GRACIAS NO FALTARÁN
EN ESTE SANTUARIO


8 de abril de 1994.
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Paz necesitáis, paz os daré, tiendo Mi Mano hacia la humanidad, invitándola a cruzar el abismo del pecado y a refugiarse en Mi Corazón.
Paz buscáis, paz hallaréis en la fuente y origen de la paz. Solo debéis pedir y confiar, pues el tesoro está allí para ser tomado, Mis gracias no faltarán en este Santuario, no será elevada aquí una sola oración sin ser oída y atendida convenientemente. Y mostrad vosotros que conocéis el camino de la Misericordia. Esta luz, para que ilumine sus vidas y no vuelvan a caer en las tinieblas de la lejanía de Dios.
Tened paz, los mismos ángeles se admirarán de las gracias que el Cielo concederá en esta Fiesta. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amen”).
No olvidéis que Yo defenderé a Mis fieles devotos como a Mi propia Gloria. Paz.

Daniel, Cap. 3, Vers. 88 al 90.
.



LOS ESCRUPULOS EXCESIVOS
HAN HECHO FRACASAR A MUCHOS

15 de abril de 1994.
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que la excesiva minuciosidad en vuestro examen de conciencia, buscando y rebuscando en vuestros pecados anteriores, puede causaros daño y trabar vuestro crecimiento espiritual.
Los escrúpulos excesivos han hecho fracasar a muchos, mas entre vosotros, no sea así. No porque os volváis indiferentes ante la falta cometida, sino porque desconfiando de vosotros mismos, eleváis vuestra confianza a Mí, viendo que es mayor Mi Misericordia y Amor que cualquier pecado y que sólo os es necesario un arrepentimiento verdadero. Esforzáos, pues, por tener auténtico dolor de vuestros pecados y eso os facilitará escapar a los escrúpulos.
Cuando os acerquéis al sacramento de la Confesión, hacédlo con mucha confianza, descargad allí todo vuestro peso; llorad, pues, si es necesario, golpead vuestro pecho con auténtico dolor, más al recibir la absolución, olvidad, pues, todo lo anterior y recomenzad vuestro trabajo por convertiros realmente. Sé bien que nunca acabaréis en esta tarea, más no os desaniméis por lo largo del camino, y no os preocupéis por definir vuestras faltas, preocupaos mas bien por cultivar las virtudes que las contrarrestan.
Tened paz, muchos me han ofendido, y muy gravemente, mas hoy están a Mi lado, pues han aprovechado la oportunidad que Mi Misericordia les ha brindado.
Si Yo estoy entre vosotros, no desesperéis, pues esto da entrada al trabajo del Enemigo.
Yo os bendigo, recibid la paz, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”).
Feliz el que trabaja humildemente por la unidad y la paz, porque su premio será grande en el Cielo.

Isaías, Cap. 17, Vers. 7 al 9.




EN ESTOS TIEMPOS APARECERÁN,
PUES, FALSOS CRISTOS



22 de abril 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que es difícil, pues seguir a vuestro Señor, mas acorde a esas dificultades que debéis superar será vuestro premio. Y cuanto mayor esfuerzo debáis realizar, más gracias alcanzaréis y más a vuestro lado estaré para ayudaros.
En estos tiempos aparecerán, pues, falsos Cristos que hablando con autoridad, intentarán suprimir las verdades que Yo mismo he enseñado, aún actuando en Mi Nombre, alejarán a los hombres de Mí. ¡Preveníos!, ¡orad! y mantened la fidelidad a Mis enseñanzas para no caer en sus manos.
Si bien, hoy como nunca antes, esta humanidad necesita el auxilio de Dios, también hoy como nunca antes, vuestro Señor se acerca a vosotros.
Tened paz, sed fuertes y no temáis, nada sucede fuera de Mis planes.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”).
Si Yo os he bendecido, vivid acorde a esa bendición, no os hagáis indignos de ella.
Paz.

Sofonías, Cap. 1, Vers. 1 al 6.



SERÁ PROFANADO EL TEMPLO DE DIOS


29 de abril de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¡Preparaos, pues, porque llega el tiempo!, cercano es el momento en el que será profanado el Templo de Dios, y el Anticristo se instalará en él, usurpando un lugar que no le corresponde y no podrá, pues, encontrarse allí palabra alguna de Verdad y Vida. Entonces, pues, se usarán las plazas y las calles, los mismos hogares serán lugar de prédica, donde vosotros, Apóstoles de los Últimos Tiempos con la palabra y con el ejemplo defenderéis, aún a costa de vuestra vida, la Sana Doctrina, la verdadera Fe, la auténtica Caridad, y en esa tiniebla general que cubrirá a la Fe, resplandecerán los Míos cumpliendo su misión. ¡Preparaos, pues, el tiempo llega!, el momento es cercano. Aprended a obedecer y callar, aprended a actuar acorde a cómo, cuándo y dónde se os pida. Practicad la humildad y el silencio y estad con el corazón dispuesto para recibir de aquel a quien Yo he puesto al frente, las órdenes necesarias en esta batalla que cada día es más cruenta y de la que sólo saldréis victoriosos si participáis estando junto a Mí. Si postergáis vuestra presencia en Mi Santuario por razones meramente humanas, no seréis dignos de llevar tal carga por Mí cuando sea el momento; pues quien no renuncia hoy, mañana tampoco lo hará. Quien no me oye hoy, no lo hará en otra oportunidad. Quien no me sirve por completo hoy, no aprenderá a hacerlo en el futuro, pues el tiempo es corto y el momento se acerca, no desperdiciéis vuestra vida en vanidades: ¡Sois Mis Apóstoles!... si vivís como tales. Paz.
Descienda sobre vosotros Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si vuestro corazón se siente turbado con Mis Palabras, meditad bien vuestra decisión antes de seguir adelante.

San Mateo, Cap. 20, Vers. 1 al 16.




SEGUNDA ADVERTENCIA FINAL


13 de mayo de 1994
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Oíd con atención la SEGUNDA ADVERTENCIA FINAL: Ensancha sus fauces el seno del Infierno para recibir a multitud de almas que en él caen, y que provienen muy especialmente de dos diferentes estratos; multitud de jóvenes, perdidos por su vocación satanista e inspirada por el mismo Demonio que domina casi en su totalidad la juventud.
Y los sacerdotes y religiosas que han relajado su vida espiritual y hoy como nunca se pierden también en aquel lugar de tormento, con mi más profundo dolor. Si esta advertencia llega a vuestra manos, no la dejéis pasar, ES MOMENTO DE LUCHAR ELEVANDO CON FE VUESTRA PLEGARIA, NO ESPERÉIS MÁS, PUES LA LUCHA DESENCADENADA NO CESARÁ HASTA EL TRIUNFO FINAL DE UNO DE LOS INTERVINIENTES. El Demonio se debate, aún sabiendo que ha perdido, por arrastrar a todas la almas posibles, y vosotros, humanidad entera, debéis defenderos con la oración, recurriendo a Mí, y Yo vuestro Señor intervendré. ¡Orad mucho, orad bien, por vuestros sacerdotes y religiosos!, que por sus infidelidades están haciendo tambalear Mi Iglesia, ¡y por vuestros jóvenes!, que por su indiferencia religiosa caen en manos de la peor atrocidad: EL SATANISMO DELIBERADO, pues ya os he dicho y os repito en esta segunda advertencia: CONMIGO O CONTRA MÍ... vosotros elegís...
La bendición para aquellos que la reciben con Fe, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Advertir es propio del tiempo en el que se puede aún cambiar la situación, recordadlo. Paz.

Jeremías, Cap. 12, Vers. 14 al 17.





YO MUESTRO Y REVELO MIS SECRETOS
A QUIEN ME AGRADA


10 de junio de 1994
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Yo muestro y revelo mis secretos a quien me agrada, y a todo aquel que se preocupa por hacer Mi Voluntad protegeré y le daré refugio más seguro y más firme contra todo enemigo: Mi propio Corazón.
No estéis, pues, a gusto con vuestra forma de ser, luchad por cambiar vuestros corazones y transformarlos en el Mío. Cada día debéis obtener un triunfo, grande o pequeño, pero triunfo al fin sobre vosotros mismos. Que vuestros pasos sean seguros, que vuestros deseos sean fervorosos, si están dirigidos a Mí. Yo, vuestro Señor, que todo veo en vuestras vidas, se que mucho necesitáis, mas sin el esfuerzo nada se logra.
Lo que éste verá ahora no puede revelarlo si Yo no se lo permito.
Tened paz, Yo os bendigo para que la humildad viva en vuestros corazones siempre, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”).
Feliz aquel que demuestra su fe, no solo con palabras, pues será llamado digno discípulo de su Señor.
Paz.

I San Juan, Cap. 4, Vers. 1 al 6.



QUIENES RECIBEN EL ESPÍRITU SANTO


20 de mayo de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No creáis a quienes dicen recibir el Espíritu Santo y para hacerlo profanan Mi Templo con aplausos, gritos, formas de vestir indebidas, canciones fuera de lugar. No creáis que el Espíritu Santo inspirará a los fieles a no respetar Mi Presencia, pues Él moverá los corazones llenos de amor al silencio, a la oración, y a postrarse ante Mí: pues, es Él quien guía a la Iglesia y Quien infundiéndole sus dones le marca el camino a seguir; mal puede el espíritu proveniente de Dios no adorar a Dios. Y así los veréis y podréis distinguir, quienes reciben el auténtico Espíritu Santo y quienes son víctimas de los engaños del Demonio. Pues el árbol se conoce por sus frutos, y nadie puede decir: “¡He recibido el Espíritu Santo!”, si ésto no lo mueve a doblar sus rodillas frente a su Señor que lo ha enviado.
Tened paz, pues se acerca el tiempo en que la paz será buscada, la paz en los corazones, en las familias, en las relaciones entre hombres, y no será hallada en lugar alguno, pues quien no está en paz con Dios, no conoce la verdadera y auténtica paz.
Esperad, pues, la Venida del Santo Espíritu con el corazón abierto a sus dones y con disposición plena a sus mandatos, que os llevarán al sacrificio, día a día, pero os colmarán el alma de la íntima felicidad que proviene de agradar a vuestro Dios.
Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No dejéis vuestros deberes como Apóstoles ni perdáis de vista vuestra preocupación por el crecimiento de esta Obra... o muy pronto dejaréis de pertenecer a ella. Paz.

Romanos, Cap. 10, Vers. 14 al 21.



HE ELEGIDO PERMANECER ENTRE VOSOTROS


3 de junio de 1994 (Primer Viernes de Mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No deis por definitivamente perdidos aquellos que aún pueden encontrar el camino, ni deis por definitivamente salvados a aquellos que aún son víctimas de tentación, pues solo al llegar la última hora se sabrá el destino de cada quién; mientras tanto debéis luchar día a día por no abandonar la buena senda.
Desde Mi Presencia Eucarística, os fortalezco y animo, si venís a Mí os daré todo lo que necesitáis y más aún, pero debéis presentaros dignamente, de lo contrario ofendéis Mi Presencia y el mal es mayor aún.
Todo poder me ha sido dado en el Cielo y en la Tierra y aún así he elegido permanecer entre vosotros en una forma simple para que no temáis Mi Mirada, para que no huyáis de Mis palabras y Mis juicios, para que veáis en Mi a un Salvador Misericordioso: ¡aprovechad, pues, esta presencia cuando aún hay tiempo, pues por vosotros, humanidad entera, me he quedado prisionero en los altares!
Yo os bendigo. He aquí los Arcángeles que también os llevarán Mi bendición como es promesa de vuestro Señor, palabra de vuestro Dios que jamás deja de cumplirse. Recibid mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No os dejéis vencer por el temor a enemigo alguno, ni os dejéis ganar por la comodidad ante los sacrificios que os propongo, así encontraréis gracia a Mis ojos.
Paz.


I Tesalonicenses, Cap. 5, Vers. 12 al 24.




¿NO OS INTERESA, ENTONCES,
CUANTO DESEO ENSEÑAROS?


17 de junio de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¿Por qué seguís con tanto cuidado y suma atención los consejos que recibís de otros hombres y mujeres como vosotros, a los cuales consideráis como verdaderos amigos, como personas de bien, y cuya palabra acatáis por su autoridad moral, y no hacéis lo mismo, pues, con Mis consejos?, ¿acaso no reconocéis que siguiendo Mis palabras obtendréis la Vida Eterna?, ¿acaso no Soy Yo, vuestro Dios?, ¿ni siquiera puedo compararme a una de las personas de vuestra confianza a quién oís con atención y cuya opinión os interesa? ¿No os interesa, entonces, cuanto quiero enseñaros? Mucho tiempo hace ya que por vosotros me preocupo y os entrego Mis Mensajes para que saquéis de ellos el mayor provecho, mas parece que Mi Voz resonase en el desierto. Sabed ésto, pues: acorde a las personas por cuyo consejo os movéis, así son vuestras intenciones. Y si dejáis de lado los consejos de Dios por la voz del mundo, en el mundo obtendréis vuestro premio, mas no reclaméis nada en el Reino de Dios. Aún Mi Voz resuena para vosotros, aún podéis aprovechar. Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Mi bendición llegará a todos pero no en la misma forma, pues muchos de vosotros no estáis completamente dispuestos.
Ni el mismo Dios puede penetrar un corazón endurecido.
Paz.


Gálatas, Cap. 5, Vers. 13 al 15.



QUE NO OS TURBE LA PELIGROSA
CERCANÍA DEL ENEMIGO


8 de julio de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Vosotros que creéis en Mí, debéis trabajar consolando y asistiendo a los pobres, afligidos y enfermos; no sólo a los pobres que carecen de bienes materiales, sino a los pobres que carecen de la gracia divina; no sólo a los afligidos por malestares temporales, sino aquellos a quienes el Demonio aflige aprisionándolos con el pecado; no sólo a los enfermos de cuerpo, sino aquellos enfermos de espíritu cuyas almas apenas tienen aliento: He ahí vuestra misión, consolar y asistir a los pobres, afligidos y enfermos, mas no sólo como el mundo lo interpreta, sino como Yo, vuestro Señor, cada día os lo enseño.
Tened paz, que no os turbe la peligrosa cercanía del Enemigo de las almas, pues también estuvo muy cercano a Mí y a mis seguidores, pero Mis discípulos fieles lo vencerán con seguridad, no por sus fuerzas sino por Mi intervención.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si os habéis propuesto una tarea, llevadla a cabo hasta el final, pues de nada vale emprender algo y abandonar a mitad de camino, sobre todo si esa tarea que os habéis propuesto es seguir los pasos de vuestro Señor. Paz.


Jeremías, Cap. 33, Ver. 24 al 26.



CUIDAOS VOSOTROS DE ESTAS TRES TRAMPAS


24 de junio de 1994.
Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Muchas y múltiples armas utiliza el Demonio para atrapar a las almas en sus redes. Muchas y múltiples oportunidades tiene de tentar y hacer caer a mis hijos, pero entre estas oportunidades, prefiere tender los lazos desde la sensualidad, la búsqueda de novedades y la curiosidad: tres cosas que el hombre de hoy está llevando a su máxima expresión. Cuidáos vosotros de estas tres trampas tan difíciles de sortear, pues las oportunidades de caer son múltiples, como ya os lo he dicho, mas si contáis con Mi gracia, nada debéis temer.
Y cuando el audaz Enemigo no puede acallar las voces de aquellos que hablan en mi nombre, pone en su cercanía multitud de instrumentos falsos que emiten sus propios mensajes plagados con inutilidades, y con estos elementos antes mencionados, muy especialmente dirigidos a la curiosidad humana. Muchos han caído en esta trampa y muy pocos instrumentos permanecen fieles al primer mandato de Mi voz, pues en las duras pruebas no han respondido como deberían. Recordad, pues, que los frutos son la señal más evidente de autenticidad, y sobre todo en cada verdadera Obra inspirada por Mí existirá la señal de la Cruz representada en una persecución injusta.
En medio de esta oscuridad, vosotros debéis guiaros por la luz de Mi Misericordia. En medio de tantos maestros falsos, vosotros reconoceréis la Voz, Mi Voz, la de vuestro auténtico Maestro, vuestro Señor.
Sabed bien, que Satanás ha obtenido permiso para probar al máximo a esta humanidad, y ya lo está haciendo y continuará, cada vez con más furor e insistencia pues desea vuestra perdición: no os descuidéis, para no ser vosotros también sus víctimas.
Tened paz, recibid la bendición que os fortalece y protege en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Si vuestro deseo es hacer Mi Voluntad, no permitáis que nada os aparte de ella, pues sólo los fieles logran el triunfo final.
Paz.


Efesios, Cap. 4, Vers. 1 al 6.



ENCUENTRO RECHAZO Y FRIALDAD,
TIBIEZA Y DESINTERÉS


1 de julio de 1994 (Primer Viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¿Qué esperáis, pues, de Mí? Si siendo rico me he hecho pobre, si siendo grande me he hecho pequeño, si siendo Dios me he hecho hombre por vosotros: ¿qué más esperáis de Mí?
Si pudiendo desatar sobre vosotros Mi ira, os ofrezco el Amor, si pudiendo poneros en la balanza de la Justicia, prefiero la Misericordia y el perdón. ¿Qué esperáis más, entonces, de Mí? Si recorro el mundo día a día buscando corazones fervientes que deseen albergar Mi gracia y encuentro rechazo y frialdad, tibieza y desinterés. ¿Qué esperáis, humanidad toda, de vuestro Dios? ¿Acaso necesitáis que rujan los cielos, que os ahoguen los mares, que os conmuevan los vientos para saber que todo el poder está en Mi mano, y puedo aplicarlo cuando lo desee? ¡Humanidad! ¿por qué vagáis sin brújula por los mares tempestuosos del pecado, siguiendo las insinuaciones del Demonio? No tendréis mucho tiempo hasta que la Misericordia ceda paso a la Justicia, y el Amor a la ira y al castigo, pues he esperado mucho y espero, mas no por siempre, si usáis esta espera para alejaros de Mí, entonces actuaré. Agradeced, pues, que Mi Madre extiende sobre vosotros su Amor, y os cubre de Mi vista muchas veces para evitar lo que merecéis, mas no siempre será así. ¡Levantáos ya, hombres y mujeres, y haced posibles una transformación del mundo según Mis designios. Vosotros tenéis el poder de invocarme en la oración, y de vivir Mi presencia en la Eucaristía, aprovechad mientras podáis estos momentos de cercanía Conmigo. Sigo esperando, y mucho espero de vosotros, muy especialmente de los consagrados y de aquellos que hacen oídos sordos a Mi llamada.
Yo os bendigo, recibid la Luz del Espíritu Santo según vuestros merecimientos y apertura en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No habrá consuelo para aquel que pudiendo estar cerca de su Dios, lo rechaza dejando pasar la oportunidad de salvarse. Paz.


Eclesiástico, Cap. 51, Vers. 18 al 32.



NO OS QUEDEÍS SIMPLEMENTE
EN LAS PALABRAS


15 de julio de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Es necesaria una mayor y mejor entrega al servicio de vuestro Señor. Mayor en cuanto al compromiso, mejor en cuanto a la profundidad; mayor en cuanto al campo de acción que vuestro apostolado debe abarcar... no os quedéis simplemente en las palabras: vuestra vida entera debe demostrar que sois Mis apóstoles; mejor, porque nunca alcanzaréis en este mundo la perfección total y debéis cada día convertiros más y más siguiendo Mis enseñanzas, Mi ejemplo. Nada os será difícil si comprendéis que en esta empresa todo el Cielo vendrá en vuestra ayuda.
¡Abrid, pues, vuestros corazones!, ¡abandonad vuestros rencores! Rechazad los males de vuestra vida anterior, y recomenzad. ¡No estáis solos!, esta Voz demuestra que Yo, vuestro Señor, estoy con vosotros y lo estaré siempre.
Recibid Mi bendición, ella os dará fuerza y paz, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Mucho se ha dicho y se dice acerca de Mi, mas muy pocos ponen en práctica Mis enseñanzas. Dad vosotros el ejemplo.
Paz.


Hechos de los Apóstoles, Cap. 13, Vers. 48 al 52.



NO BASTA CON SOLO
PEDIR PERDON EXTERIORMENTE


22 de julio de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que vuestra lengua, si no sabéis dominarla, puede llevaros a la perdición total, y que no basta con arrepentiros lo que habéis dicho, pues si con ésto habéis herido el buen nombre, el honor o la fama de alguno de vuestros hermanos, debéis también reponerlo en la misma medida en que lo habéis destruido. Y si tenéis vosotros la desgracia de haber hablado contra la Obra del Señor, no es suficiente con arrepentiros interiormente, pues con más razón aún debéis reponer todo lo que habéis destruido. ¡Pobre de aquel por cuya lengua otro hermano deje de pertenecer a esta Obra!, ¡pobre de aquel que guiado por su propio pensamiento emite opiniones que hacen a otros no acercarse hasta mi Obra!, ¡pobre de aquel que luchando por hacer prevalecer su propia idea sea hallado luchando contra Dios!
Recordadlo, pues, no basta con solo pedir perdón exteriormente, se debe enmendar el error, aliviando dentro de lo posible todo el dolor causado. Ese será el signo del verdadero arrepentimiento y atraerá sobre vosotros mi bendición. Mas si habiendo utilizado vuestra palabra luego no deseáis haceros responsables por lo dicho, lleváis mal camino, pues Yo mismo os pediré cuenta, pues no hay intimidad que no sea conocida por Mí, ni pensamiento que escape a mi conocimiento.
Todos sabéis que soy justo Juez, mas prefiero Misericordia si os corregís a tiempo.
Paz, recibid mi bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No seáis sepulcros blanqueados, sed flores perfumadas que alegran el jardín del Cielo.
Nuevamente paz a vosotros.

Hebreos, Cap. 8, Vers. 1 al 7.





EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos