EL BUEN PASTOR Nro. 39





INDICE



¡Guardaos muy bien
de las lecturas que realizáis!

21 de octubre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Hoy como nunca una gran cantidad de medios escritos llegan a los hogares día tras día: diarios, revistas, libros. Mas muchos de ellos están misteriosamente dirigidos por las fuerzas del mal para pervertir las conciencias de Mis hijos. Yo os advierto hoy: ¡Guardaos muy bien de las lecturas que realizáis y no os dejéis tentar por la curiosidad o la autosuficiencia que os hará pensar en una inmunidad que no tenéis! Sabed que para el Demonio toda ocasión es buena y toda oportunidad será por él aprovechada. Si vosotros a su vez no eludís estas oportunidades, os estáis poniendo vosotros mismos en sus manos.
Ha obtenido, el malvado Acusador, permiso para poseer a algunos grandes de la tierra, que ya están trabajando en la preparación del reinado del Anticristo. Sabedlo, pues, y no os extrañéis de distintas decisiones que algunos gobernantes tomen en este sentido, pues quien no está Conmigo está abiertamente contra Mí.
Vosotros, ovejas Mías, cumplid Mis mandatos, sed prudentes, teneos paciencia mutuamente, y sed fieles hasta el fin. Así lograréis la corona incorruptible, la felicidad eterna, la vida de Dios, el verdadero Bien, lo único que vale.
¡Adelante, pues, cumplid con vuestra misión, y no abandonéis vuestros puestos de combate! Yo estoy junto a vosotros siempre. Recibid Mi bendición, y que ella llegue a vosotros y os fortalezca en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Guardaos de los hombres que mienten y engañan por conseguir sus objetivos. Confiad en Mí y en quienes demuestren con su vida ser Mis fieles seguidores; sólo así no erraréis el camino.
Paz.

I Corintios, Cap. 8, Vers. 1 al 6.



Feliz aquel que hiere para corregir;
maldito aquel que acaricia para condenar

28 de octubre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Quiero hoy proponeros una suerte de ejercicio espiritual para esta próxima semana. Os invito, pues, a retiraros del mundo y acercaros a Mí: os llamo a realizar una semana de retiro espiritual, alejándoos del mundo y refugiándoos en Mi Corazón. Pues mientras cumplís con vuestros trabajos diarios, es Mi deseo que penséis más en Mi Presencia a vuestro lado, que dialoguéis más Conmigo, que os desapeguéis más del mundo sin abandonar vuestras obligaciones, pero teniendo en cuenta Mi proximidad. Vivid las cosas de todos los días desde un punto de vista diferente, pensad con más frecuencia en Mí, ofreced pequeñas cosas, aceptad los dolores, las pruebas, recurrid a Mí en todo momento y estaré presente allí como vuestro Director Espiritual durante esta semana de crecimiento interior. Esforzáos por hacer bien este retiro espiritual que os propongo, y lograréis abundantes frutos. No es necesario que quienes os rodean lo adviertan, pues es algo entre vosotros y Yo.
Tened paz. Bendito aquel que conociendo Mi Voluntad la pone por obra, bendito aquel que aprovecha cada minuto de su vida para ganar su salvación, bendito aquel que en el día del Juicio sea hallado amigo de Dios y servidor de sus hermanos, bendito aquel que transmite con fidelidad todas Mis Palabras sin esconder Mis Mensajes frente a autoridad humana alguna. Feliz aquel que hiere para corregir; maldito aquel que acaricia para condenar.
En nuestro próximo encuentro del viernes realizaremos la bendición de las aguas. Estad preparados.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Mi bendición es efectiva y profunda, mas si vuestro corazón está cerrado nada puedo hacer, pues libres sois de dejarme entrar en él o rechazarme.
Paz.

San Marcos, Cap. 16, Vers. 14 al 18.



Si algo de lo que hacéis en Mi Nombre
os produce humillaciones,
bienvenidas sean éstas

25 de noviembre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Como serpiente que ha hecho su guarida a orillas de un camino, así es la soberbia anidada en el corazón del hombre. Como la serpiente dañará a todo aquel que se aproxime inyectándole su veneno, así el hombre soberbio dañará a todos cuantos lo rodean, cambiando su vida en un caos sujeto a sus caprichos y sin posibilidad de enmiendas, pues la soberbia no permite que su puerta sea rebasada por la corrección. Por eso vosotros, ovejas de Mi grey, buscad la Humildad... y si algo de lo que hacéis en Mi Nombre os produce humillaciones, bienvenidas sean éstas para que vuestro corazón no sea llamado cueva de serpientes, sino nido de palomas.
Tened paz. Mis Manos abiertas os bendicen en medio de vuestros sufrimientos, si los aceptáis con amor; en medio de las tribulaciones, si las unís a Mi Cruz; con todas vuestras alegrías, si os alegráis por encontrar el Camino de la Salvación; y ante todos vuestros enemigos antepongo Mi Fuerza, si os confiáis a Mí.
Creed y obrad pensando que Mi Reino -y el vuestro, si Me seguís- no es de este mundo, aunque aquí comience. Por consiguiente, no habrá poder en este mundo que pueda dominarlo o destruirlo.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Guardaos bien y mirad a quién abrís vuestro corazón, no sea que caigáis en las trampas del enemigo.
Paz.

Gálatas, Cap. 4, Vers. 28 al 31.




No os avergoncéis
de que el mundo os reconozca Míos

4 de noviembre de 1994 (Primer Viernes de mes
y Bendición de las Aguas)
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Aquí estoy para bendeciros si deseáis de corazón que así lo haga. Aquí estoy para que Mis Arcángeles marquen vuestras frentes con la señal indeleble que habéis recibido el día de vuestro Bautismo, día en el cual por el agua fuisteis purificados. Aquí estoy para bendecir estas aguas que habéis traído y se haga realidad los torrentes de Agua Viva que brotan de Mi Corazón Misericordioso y desde Mi Santuario van hacia el mundo entero purificando cuanto tocan, que para los amigos del Señor son fuente de vida y aroma Celestial, mas para sus enemigos son olor a muerte y desolación.
Queden benditas estas aguas que habéis traído a Mi Santuario con intención de ser bendecidas por Mí en forma especial, y que sea efectiva su acción en aquellos que cumplen coherentemente con sus deberes Conmigo. Su poder servirá contra el Mundo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”), su poder servirá contra el Demonio, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”), su poder ayudará en las tentaciones de la Carne, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (“Amén”). Usadla prudentemente y con astucia y obtendréis buenos resultados. Yo, vuestro Señor, os lo garantizo.
Y a vosotros que os habéis reunido aquí, puros e impuros, dignos e indignos, fieles y traidores, sobre todos extiendo Mi bendición para que alcance en su medida a cada uno en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Volved, ovejas de Mi grey, a vuestros hogares siendo portadores de Mi Voz en vuestros actos. No os avergoncéis de que el mundo os reconozca Míos, pues sólo quienes son reconocidos como Míos, vivirán Conmigo por siempre.
Paz.

Ezequiel, Cap. 29, Vers. 3 al 7.



Ya estoy cerca... Estoy a la puerta y llamo...



11 de noviembre de 1994
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Corazones duros: ablandaos, el Señor está cerca; piernas flojas: fortaleceos, el Señor está a vuestro lado; ojos llorosos: enjugad vuestras lágrimas, vuestro Señor está cerca; demonios y servidores de Satanás: temblad, el Señor se aproxima a cumplir sus promesas; sufrientes y doloridos: consolaos unos a otros.
Sabiendo que vuestro Señor se aproxima, no perdáis oportunidad de convertiros, no sea que perdáis la última y demostréis demasiado interés en aquello que no os lleva al Reino de los Cielos, o quedaréis anclados por siempre lejos de Él.
Acudid Mis ángeles en ayuda de esta humanidad, preparad según Mis órdenes sus corazones, enjugad sus lágrimas, consolad sus sufrimientos, porque YA ESTOY CERCA... ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO, ¿y qué encontraré?
¡Pobre de aquel que siembra indiferencia frente a Mis advertencias!, porque con indiferencia será tratada su defensa frente al Trono de Dios, y no habrá apelación para su castigo. Ved, pues, con claridad, ¿quién se ha opuesto alguna vez a la Voluntad de Dios y ha sobrevivido para jactarse? No será, pues, en estos días en que habrá excepción para los enemigos.
Prontos están los días en que contados serán mis seguidores, como el Resto de Israel; esos deben ser días de fortaleza espiritual que se prepara en este tiempo. Y no os dejéis abrumar por la rutina, encended la llama de vuestro amor por Mí cada mañana, y durante la noche velad en oración para no perder el camino, pues el Señor está cerca.
Recibid Mi bendición y Mi paz, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Misericordia y Amor tengo para este mundo... Misericordia y Amor... antes de regresar como el Justo Juez, pues si se pierde de vista el Juicio, no se hallará la fuerza para prepararse al mismo.
Paz.

I Corintios, Cap. 10, Vers. 23 al 33.




¡Ay de aquel sacerdote
que descuida sus deberes!

18 de noviembre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Que no turbe tu espíritu la ignorancia o incapacidad de estos seguidores, pues no has sido tú quien los elegisteis sino Yo, que te los he enviado. Deja, pues, que Yo trabaje en ellos y tú has lo tuyo, ...si así procedes, Mi asistencia no te faltará, para ti y para ellos.
Quien no ama a Mis seguidores, no Me ama; quien no ama Mi Santuario, no me ama; quien desprecia Mi Ciudad, no Me ama; ...quien no Me ama, no tendrá entrada en el Reino.
Oiréis hablar en estos días, que muchos niños se acercan a la Santa Comunión por primera vez, mas, en la mayoría de los casos este acercamiento es para Mi un motivo de preocupación mas que de alegría, pues llegan a los pies del Altar sin saber a Quien van a recibir, y sin tener una verdadera noción de los conocimientos necesarios para un buen cristiano.
Y debo, por ser justo, presentar Mi reclamo a los catequistas, que pagarán caro haber descuidado la correcta información y ejemplo que se debería brindar a estas almas pequeñas. Mas, sobre todo, no escapa de Mi Mirada, la actitud de los sacerdotes que colocan al frente de los niños, a personas que no demuestran su cristianismo auténticamente; y he aquí los resultados: las Primeras Comuniones se transforman en únicas.
Mis sacerdotes y ministros deben ocuparse de Mis asuntos... y no hay asunto más importante en Mi Iglesia que la correcta administración de Mi Cuerpo y de Mi Sangre, que son Cuerpo y Sangre para la Vida Eterna.
¡Ay de aquel sacerdote que descuida sus deberes y los administra negligentemente!, ¡ay de aquel sacerdote que, pudiendo llegar con el Pan de los fuertes a los cristianos, les niega esa posibilidad!; ¡ay de aquel sacerdote, cuya principal obligación es llevarme a Mi hijos; realiza con la distribución de Mi Cuerpo y de Mi Sangre, una simple ceremonia pagana! ¡Ay, pues, de aquel que tiene poder sobre Mí, cuando Yo muestre Mi poder sobre él!
Y vosotros, insistid en la manera en que os he enseñado de solicitar la Sagrada Comunión de rodillas, pues esta actitud sigue gritando al mundo entero: “El Señor está aquí, venid y adorémosle”.
Tened paz., y no seáis egoístas con el tiempo que dedicáis a Vuestro Señor, pues Yo multiplicaré los frutos que vuestro tiempo utilizado en relacionaros Conmigo pueda dar. Y no será ya ciento por uno, sino mil por uno. No lo olvidéis: si os dedicáis a Mí, Yo me dedicaré a vosotros.
Tened Paz. Yo os bendigo, recibid salud de cuerpo y alma en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
No basta con creer, es necesario poner en práctica; y para eso han sido llamados los Apóstoles de los Últimos Tiempos. No lo olvidéis.
Paz.

Gálatas, Cap. 5, Vers. 16 al 26.




No es fácil ser digno de lucir esta Medalla

2 de diciembre de 1994 (Primer Viernes de mes)
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Muchos hay aún que han abandonado esta Obra y continúan utilizando la Medalla de Apóstoles de los Últimos Tiempos. Este signo de pertenencia y servicio a Mi, no debe ser utilizado por quienes no cumplen con las condiciones que Yo Mismo he establecido a tal fin, pues para Mis Apóstoles fieles será escudo de protección y fuente de bendición constante; mas para aquellos que la utilicen simplemente por capricho o por sólo creer que por lucirla tendrán Mi Protección, les será un enorme peso y una brasa ardiente que quemará sus pechos cuanto más se acerque Mi Próxima Venida, a tal punto que no podrán soportar tenerla entre sus manos o colgada en su cuello.
No es fácil ser digno de lucir esta Medalla; no es fácil conformar al Señor; no es fácil el camino al Cielo, pero Yo estoy con vosotros.
Veo que recurrís a Mi Santuario a recibir la bendición de este Primer Viernes, pero no os habéis dado cuenta de lo importante que ella es. Por consiguiente, Mi instrumento no dará bendiciones sin orden Mía, y este viernes no se darán bendiciones personales.
Durante esta semana deberéis meditar en vuestras oraciones acerca de este Gran Don, a través del cual podéis recibir salud física o espiritual. Y concurrid el próximo viernes a Mi Santuario con mayor fe y menos acostumbramiento; puede que el próximo viernes le permita bendeciros. Mientras tanto, conformaos, pues, con Mi Bendición que para algunos puede ser poco, y para otros será suficiente. Recibidla en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Creced en fe, creced en Amor, y estaréis cerca Mío.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 6 al 12.




Sabed humanidad entera:
¡AQUÍ ESTÁ EL SEÑOR!

9 de diciembre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Mi Madre está aquí hoy, junto a Mí. Ha venido a pedirme por vosotros, y por todos aquellos que se han consagrado como sus servidores fieles. Ha venido a alcanzar en sus propias manos vuestras intenciones y ruegos. Ha venido a presentarme vuestros servicios como Apóstoles. Vosotros sabéis bien que todo cuanto mi Madre me ofrece es por mí aceptado. Por eso vuestras consagraciones serán tenidas en cuenta con mayor seriedad cada vez, pues con ellas bien cumplidas aseguraréis un lugar en el Cielo para vosotros, y la salvación de muchas otras almas. No hagáis que sea en vano la confianza que esta Madre ha puesto en vosotros, ni hagáis que se diluya el poder de Mi Mano frente a vuestras debilidades.
Vosotros sois el ejército que el mundo espera. Vosotros sois quienes debéis llevar Mi Luz a la humanidad toda. Vosotros sois consagrados a Mi Madre y a Mí, y como tales seréis juzgados por el mundo y por la Justicia Divina. Comportaos consecuentemente; no abandonéis vuestra tarea diaria, y no permitáis que el enemigo infunda en vosotros el espíritu de rebelión, de tristeza.
No os dejéis hundir en vuestra fe. Elevad vuestras almas a Mí de continuo y siempre hallaréis Mi Mano disponible para bendeciros y colmaros de Gracia. Pobre de aquel que deje pasar este tiempo de Misericordia; pobre de aquel que haga oídos sordos a Mis enseñanzas; pobre de aquel que combata Mi Obra; pobre de aquel que no reconozca sus errores a tiempo.
En honor a este pedido especial de vuestra Madre, el próximo viernes podéis recibir la bendición individual, que será por demás fuerte, y que servirá, además, para libraros de las ataduras del Demonio, si es que la tentación ha hecho presa en vosotros.
Sabed humanidad entera: ¡AQUÍ ESTÁ EL SEÑOR!, Aquel que todo lo puede, Aquel que nunca abandona al necesitado, Aquel que todo lo desea de sus hijos predilectos, y hoy bendice desde aquí a todos los que puedan recibir con corazón limpio la bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
("Amén").
Practicad más y más en la humildad y la obediencia, y no seréis defraudados en vuestros progresos. Todo lo que es limpio y puro es de Mi agrado y, como tal, Yo Mismo lo conservaré así.
Paz.

I Corintios, Cap. 15, Vers. 1 al 11.




Deseo que los fieles
examinen su conciencia
con mucha más profundidad

16 de diciembre de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que hoy como nunca, los fieles se acercan a recibir Mi Cuerpo y Mi Sangre en estado de pecado. Sabed que hoy como nunca, se agravia Mi Presencia en la Eucaristía por este motivo. En lugar de ser un acto de reparación, en lugar de ser una demostración de amor, es para Mí una ofensa y, para muchos, signo de condenación.
Deseo que los fieles examinen su conciencia con mucha más profundidad; que se acerquen a la Confesión con más frecuencia -como ya lo he dicho anteriormente-, y sobre todo, que Mis sacerdotes tomen en serio su ministerio, preocupándose profundamente por la salvación de todos y cada uno de aquellos fieles que pertenecen a su parroquia o que habitualmente se acercan allí. Pues, si la Confesión tiene poder para anular los efectos del pecado, nada hay más importante que ayudar a que los hombres se acerquen a ella, y administrarla con verdadera responsabilidad e interés. Yo estaré junto al sacerdote que no se canse de administrar Mi Misericordia a través de la Confesión, y Mis ángeles inspirarán a aquellos fieles un verdadero espíritu de arrepentimiento, para que el círculo de salvación sea completo y el Demonio pierda todo el poder sobre esas almas.
Nunca antes como ahora, el enemigo de la Gracia lucha por intensificar el pecado en el mundo y hacerlo aceptable a los ojos de todos, como cosa normal y corriente. Sean Mis sacerdotes, pues, quienes denuncien esto, y no permitan que el pecado se transforme en una forma habitual de vida, para ellos y para los fieles.
Tened paz. Hoy tendréis bendición en abundancia, según vuestra dignidad de Apóstoles y vuestro compromiso ante Mí y ante Mi Madre. Aprovechad bien esta oportunidad. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Entended que nada sucede sin Mi permisión y que todo lo dirijo para el bien de vosotros y de toda la humanidad. Éste (el vidente) está en buenas manos, mientras me sea fiel.
Paz.

Apocalipsis, Cap. 22, Vers. 7 al 21.



Nadie es más libre que aquel
que entrega su libertad
totalmente en manos de Dios

23 de diciembre de 1994.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Para ser verdaderos Apóstoles, verdaderos discípulos de vuestro Señor, os es necesario una total y perfecta aceptación de la Voluntad de Dios sobre vuestras vidas. Esta Voluntad que muchas veces se os hará incomprensible y contradictoria es, en realidad, siempre una muestra de amor.
Ved, pues, a Mi Madre, la más grande de todas, la llena de gracia, cómo pudo, pues, aceptar que el Nacimiento del Rey del mundo, Aquel que le había sido anunciado por un ángel del Cielo, sucediera en un lugar tan miserable. Podría Ella haber exigido mayores comodidades; podría haber exigido mayores consideraciones; podría haber exigido más de Aquel a Quien había dado todo; y sin embargo, Su única palabra fue “SÍ”, y su aceptación incondicional de la Voluntad de Dios que la llevaba, incomprensiblemente, a ser Madre de Quien os habla: el Salvador del mundo, en un lugar indigno, aún, para los animales.
Pero esta humildad en la aceptación fue la que dejó sin ninguna influencia al Enemigo de la Salvación, pues no comprende, ni puede comprender en su egoísmo y soberbia, a las acciones de los humildes. He ahí el gran secreto.
Por eso deseo que vuestra aceptación de Mi Voluntad sobre vuestras vidas sea completa, total, incondicional y humilde siempre; pues no se trata de entender, sino de callar y confiar. Si así lo hacéis, vuestra perfección aumentará día a día, y cada vez vuestro corazón se llenará más de la acción del Espíritu Santo.
Tened paz. Recordad todas Mis enseñanzas y compartid Conmigo este nuevo Nacimiento. Sed vosotros Mi consuelo y no me olvidéis en este día; solo así vuestra alegría será completa.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(“Amén”).
Nadie es mas libre que aquel que entrega su libertad totalmente en manos de Dios. Paz.

Proverbios, Cap. 19, Vers. 8 al 15.




Ya están trazados y aceptados
los planes en contra del Santo Padre


30 de diciembre de 1994
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Quien ofende a su hermano y no se arrepiente, no es digno de estar en Mi Presencia. Quien piensa mal de su hermano y no pide perdón por su conducta, será esclavizado por sus pensamientos, a la influencia del Maligno. Quien no soporta las correcciones recibidas, no es digno de Mi Misericordia. Quien no persevere en la oración, no conseguirá aquello que pide; mas si persevera triunfará, pues a todo aquel que pida con insistencia se le dará en abundancia.
Orad mucho, alimentad vuestro espíritu con Mis Palabras y haceos fuertes en vuestro interior para soportar los castigos morales que os infligirá el enemigo buscando alejaros de Mí.
Ya están trazados y aceptados los planes en contra del Santo Padre
(Juan Pablo II). Ha comenzado la maquinaria infernal a movilizarse en este sentido, pues su presencia, su palabra y enseñanza por Mí inspirada están reteniendo aún el accionar libre del Demonio dentro de la Iglesia. En ella cuenta con muchos colaboradores eficaces, consciente e inconscientemente. Por eso vosotros debéis orar en forma muy especial por el Santo Padre, pues no mucho tiempo más estará entre vosotros. Y he aquí que se presentará esta señal, mucho antes de lo que se espera.
¡Feliz de aquel que esté listo para la batalla!, pues una vez desatada la misma, no habrá descanso ni piedad. Sólo los adheridos a Mí lograrán el verdadero triunfo de la mano de Mi Madre.
Yo os bendigo, ningún obstáculo será insuperable si confiáis en Mi fuerza en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
("Amén").
Perseverando en el camino estrecho, llegaréis a la meta tan ansiada y guiaréis a otros a la Felicidad Eterna. No os abandonéis a vuestras preocupaciones humanas: pensad en Mí. Paz.

Jeremías, Cap. 4, Vers. 1 al 4.





No creáis que no hay trabajo para vosotros;
siempre lo tendréis
mientras haya un alma lejos de Mi.

6 de enero de 1995 (Primer Viernes de Mes)
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Siempre os bendeciré si me hacéis partícipe de todos los momentos de vuestra vida. Si coméis o bebéis, si os divertís, si estáis tristes o agobiados, si sentís soledad o pena, si la paz no llega a vuestros corazones: llamadme; bendeciré vuestras alegrías, compartiré vuestros sufrimientos, y seré vuestro Amigo fiel continuamente.
Confiad, pues, en Mi intervención siempre, y la veréis con toda claridad, aún en los detalles más pequeños. Y no creáis que porque estoy entre vosotros primero como un Niño, he dejado de ser vuestro Dios, pues me he hecho un Niño para que no me temáis y os acerquéis confiadamente a recibir Mi bendición. Nadie que confíe en Mí, verdaderamente, será defraudado. Aprended, pues, a confiar y a agradecer a cada momento Mi Presencia a vuestro lado.
Cada día son mayores las trampas para la humanidad, y cada vez aumentan más los caminos equivocados que el Demonio propone a los hombres. Por eso necesitaréis una especial ayuda del Cielo, que Yo he prometido y cumpliré, mas que muchas veces vosotros no buscáis, y por eso cometéis errores que os ponen en peligro. ¿No os he dicho ya, buscad y hallaréis?; si buscáis satisfaceros a vosotros mismos estáis errando vuestros esfuerzos, mas si buscáis hacer la Voluntad de vuestro Señor todo os será favorable, aún en medio de los dolores.
Tened paz. Yo os bendigo... recordad Mi Presencia a vuestro lado en todo momento en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
("Amén").
No creáis que no hay trabajo para vosotros; siempre lo tendréis mientras haya un alma lejos de Mí. Recordadlo.
Paz.

I Timoteo, Cap. 2, Vers. 1 al 7.




Sabed que un alma en Gracia de Dios
es el mayor tesoro que se pueda encontrar.


13 de enero de 1995
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Es profundamente doloroso para Mí el ver la frialdad con que son tratados los Sacramentos que he puesto como camino de salvación para esta humanidad, y muy especialmente, el Santo Bautismo.
Gran cantidad de criaturas viven los primeros años de su vida sin ser puestos bajo el amparo de Dios. Y muchos también hoy, viven sin conocer las Santas Aguas del Bautismo, con el Primer Pecado
(Pecado Original) incrustado en su Corazón. ¿Qué será, pues, de estos niños, ahora jóvenes, y hasta adultos? ¿Cómo formarán sus hogares, cómo enseñarán a sus hijos, si ellos mismos no tienen en su corazón lugar para la Gracia de Dios? Por eso insistid en que se abra esa puerta del Bautismo a todos los nacidos, rápidamente, de manera tal que Mi Gracia opere en ellos los cambios necesarios para que queden limpios y presentables ante el Padre, y sean templos del Espíritu Santo.
Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
("Amén").
Sabed que un alma en gracia de Dios es el mayor tesoro que se pueda encontrar. Enseñadlo así.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 19, Vers. 1 al 7.



Es momento de estar preparados:
la Gran Batalla ya ha comenzado


20 de enero de 1995
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Frecuentemente oigo de vosotros serias quejas a la hora de realizar sacrificios por Mí; se trate de momentos de oración, se trate de ayunos rigurosos, o de algunas incomodidades que libremente decidís sufrir por Mí. Y ésto, en realidad, no es justo, pues cometéis un error al realizar todos estos sacrificios confiándoos plenamente en vuestra propia fuerza y sólo apoyándoos en vuestra voluntad. ¿No habéis entendido, aún, que nada podéis sin Mí? Cuando ayunáis, invocad Mi ayuda; cuando oráis, invocad Mi protección; cuando realizáis sacrificios, pedidme fuerzas, y no estaréis ya solos y abandonados, ni caeréis frente a las tentaciones del enemigo. Con Mi compañía llegaréis hasta el último sacrificio, que es el de vuestra propia vida.
Tened paz. Orad con fervor y perseverancia, pedid con insistencia, llamadme a vuestro lado, y allí estaré. Es momento de estar preparados: la Gran Batalla ya ha comenzado; y el enemigo avanzará sobre todo aquel que no se respalde en Mí. Por eso, os es necesario mucha oración. Y dominad vuestras pasiones a través del sacrificio; si triunfáis sobre vosotros mismos, tenéis el resto de la batalla asegurada.
Yo os bendigo, recibid fortaleza y paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
("Amén").
Vosotros debéis ser siempre el resto fiel que sigue a su Pastor, pues otros vendrán en su propio nombre a engañar a la humanidad. Tenedlo siempre presente.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 19, Vers. 11 al 20.




EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos