EL BUEN PASTOR Nro. 42




SI OS DEJÁIS ENGAÑAR,
MUCHO SUFRIRÉIS...



19 de abril de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Yo soy vuestro Pastor y vosotros Mi rebaño. No permitáis que otros pastores se acerquen a vosotros para atraeros a otros rebaños donde no hallaréis lo que Yo he puesto en éste. Nada tienen que ver las ovejas de Mi grey con las cabras, los bueyes, los cerdos... Vosotros sois Mi rebaño y lo seréis siempre, mientras no renunciéis a Mi Voz: la Voz de vuestro Pastor que os alimenta, guía y protege. Mas si os perdéis siguiendo a otros pastores u os mezcláis con otros rebaños, mucho sufriréis, ovejas Mías.
Yo soy vuestro Pastor y vosotros Mi rebaño. Os conozco y cada día os espero. Os llamo por vuestro nombre y os guardo un lugar junto a Mí.
Tened paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Todos responden: “Amén”).
Si os apartáis de los falsos pastores y de los rebaños contaminados mantendréis vivos en vosotros Mi gracia y Mi Amor, mas si os dejáis engañar, mucho sufriréis. Ésta es época de falsos pastores y malos rebaños: manteneos lejos de ellos. El que pueda entender que entienda y practique lo que enseña el Señor, vuestro Pastor. Paz.

Hebreos, Cap. 10, Vers. 24 al 31.




¡VENID A MI TODOS!

12 de abril de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¡Venid... Venid... Venid a Mí todos! Si estáis tristes, Yo os alegraré; si estáis agobiados, Yo os haré descansar sobre Mi hombro; si estáis necesitados, Yo os colmaré de dones. Pedid con confianza, pues viniendo a Mí, venís a las fuentes de las Gracias y nada será negado a quien confiando en Mí implore mi ayuda.
¡Venid vosotros, ancianos! Yo os daré fortaleza. ¡Venid, jóvenes! y os daré una vida próspera en virtudes. ¡Venid, niños! Yo guardaré vuestra pureza. ¡Venid!... ¡Venid!... ¡Venid todos!... Yo, el Señor, os llamo para que conozcáis lo grande de Mi Misericordia, lo profundo de Mi Amor.
No dudéis ni esperéis más. ¡Venid!... ¡Venid!... ¡Venid a Mí!, y os estrecharé en Mis brazos, y abriré los tesoros de Mi Corazón para vosotros.
Tened paz y recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Bendito aquel que conociendo el Camino no lo abandona, porque Yo caminaré junto a él siempre y lo guiaré al Reino.
Paz a los corazones decididos.

San Juan, Cap. 3, Vers. 22 al 36.





MI OBRA NO HA EMPEZADO
POR MANO DE HOMBRE...


3 de mayo de 1996 (Primer viernes de mes)
.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No despreciéis el tallo verde, no dejéis de lado el fruto nuevo, no abandonéis la nueva senda. No os despreocupéis de los nuevos seguidores que llamaré a Mi Obra, quienes, con nuevo fervor, vendrán a ocupar prontamente sus puestos de combate, y aquí junto a vosotros harán honor a Mi Nombre y a Mi Misericordia. Si habéis sabido cumplir con vuestra misión, seréis ejemplo para ellos; si no habéis sabido obedecerme, ellos serán ejemplo para vosotros, pues Mi Obra no ha empezado por mano de hombre ni por mano de hombre terminará, y quien se detenga en el camino resistiéndose a marchar quedará solo. Mi llamado tiene su respuesta en muchos corazones sinceros que llegarán aquí, a Mis pies, a ofrecerme su vida entera y Yo no les negaré lo que tampoco he negado a vosotros: tiempo, enseñanzas, paciencia, amor.
Tened paz, recibid con alegría los nuevos hijos de la gran familia: la familia del Señor. Yo os bendigo, recibid Mi bendición y la marca en vuestras frentes en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Feliz aquel que dejando atrás al mundo se pone al servicio del Señor temprano, al mediodía o de tarde, porque recibirá su paga por día completo, por Mi bondad. Paz.

Hebreos, Cap. 6, Vers. 9 al 12.




ALISTAOS PARA EL COMBATE...

15 de marzo de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Preparaos, pues, para vivir tiempos como nunca antes se han visto. Tiempos en los que el mismísimo Satanás suelto en el mundo tendrá poder como nunca antes para azotar a la Humanidad, intentando arrancarle la Fe.
El Padre se lo ha concedido porque la humanidad, lejos de querer agradar a Dios, quiere ir por sus propios caminos. Sabed bien que las contradicciones que viviréis son signos de veracidad para esta Obra, y profecía cumplida. No pretendáis la adhesión de la multitud; como en tiempos de Noé, los hombres sumergidos en sus pecados no apreciaron la advertencia que él recibió, mas le sirvió para salvarse, y con él, aquellos más cercanos que creyéndole le obedecían.
No os dejaré sin guía; no os faltará la luz, el consejo y la reprimenda, cuando sea necesaria, para que no os apartéis del buen camino; pero viviréis tiempos únicos, difíciles, como ninguno antes, de persecuciones y dolores, de incomprensión, de frialdad frente a las verdades de la Fe. Los mismos profetas que hablaron en Mi Nombre caerán confundidos si no se previenen. Los mismos elegidos guiarán a sus seguidores al error si no combaten la influencia del mal espíritu.
Apreciad el oro cuando lo tenéis en vuestras manos, antes que el ladrón os lo arrebate.
Tened paz. Fortaleceos mutuamente, vivid el auténtico amor, construid la unidad, sed fieles al que es fiel.
Yo os bendigo para que en medio de las tribulaciones, y aún con lágrimas en los ojos, os sintáis reconfortados. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Alistaos para el combate.
No será fácil el triunfo, mas tenéis quien os guíe. No lo perdáis de vista. Paz.


1º Timoteo. Cap. 4, Vers. 1 al 5.



SI MI MADRE ESTÁ AQUÍ...


26 de abril de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Muchos se excusan de presentarse en Mi Santuario y oír Mi Voz aduciendo que aquí no existe aval de la Santa Iglesia. Yo os pregunto: si el Fundador y Creador de la Santa Iglesia está aquí, ¿qué otra garantía necesitáis?... Si el Espíritu Santo está aquí, ¿qué otro testigo buscaréis?... Si Mi Madre está aquí, ¿qué otro abogado necesitaréis?...
No os equivoquéis, ovejas Mías, que no haya aquí presencia de sacerdotes y religiosas, no habla mal de Mi Obra, sino mal de su conducta, pues no soportan corrección alguna, y en su orgullo se niegan a oír la Voz del Señor: Mi Voz. La obediencia es simplemente una excusa que los mantiene lejos de esta Palabra, que les daría vida si la oyesen con humildad y la cumpliesen. Mas, queriendo mantener sus comodidades y privilegios, prefieren no acercarse a Mí. Mas no estáis vosotros fuera de la Iglesia, ¿o acaso no habéis sido bautizados?, ¿acaso no estáis en estado de Gracia?, ¿no recibís frecuentemente Mi Cuerpo? Nada os falta para hallaros dentro de la plenitud. Lo demás, son simples opiniones humanas que por conveniencia prefieren sus pensamientos a los Míos, aunque con ellos se condenen.
Tened paz, nada os inquiete si Yo estoy aquí, pues donde Yo estoy llevo Mi paz y Mi Gracia, y me muestro abiertamente a todo el que me busca. Responded: ¿a quién debe pedir autorización el Señor para ser Dios?... ¿quién puede indicar al Espíritu Santo dónde y cómo actuar?...
Yo os bendigo, recibid fortaleza y paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Recordad: todo aquel que piensa mal de su hermano y no se arrepiente y pide perdón, es reo de Justicia. Todo aquel que habla mal de su hermano y no repara el daño efectuado, es digno de castigo. Así lo dice el Señor y así lo cumplirá. Todo aquel que no ayude a su hermano en el camino de la Salvación, no será auxiliado en su propio camino.
Paz.

Hebreos, Cap. 3, Vers. 7 al 19.



DOS MAESTROS DE ESPIRITUALIDAD...

17 de mayo de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Oíd con atención y no endurezcáis vuestro corazón a la Voz del Señor:
Habitaban en cierto pueblo dos maestros de espiritualidad. Uno de ellos, conocedor de los designios de Dios y de las debilidades humanas, predicaba la continua conversión y la más profunda ascética, enseñando a resistir las tentaciones y corrigiendo severamente los errores; mas, un solo discípulo seguía su camino. A la vez, otro maestro, enseñaba su doctrina de espiritualidad fácil, de pacto con las pasiones y los defectos, de un Dios que nada ve y al que nada ofende, que todo perdona, aún cuando ese perdón no se es pedido, y sus discípulos se contaban por miles; predicaba en grandes salones y todos sus seguidores lo admiraban, pues hablaba acorde a lo que ellos querían, aunque despreciaban las enseñanzas de Dios. Pues bien, todos murieron y el maestro y su discípulo, ambos sacrificados seguidores de la ley de Dios, gozaron del Cielo; y en el Fuego Eterno ardió el maestro y sus miles de seguidores a quienes se preocupó por agradar antes que a Dios, y en su suplicio caía en la cuenta de su error, mas no podía ya remediarlo: había equivocado el camino y sus seguidores, con él, habían todos perecido sin remedio.
Si vosotros estuvieseis en ese tiempo y en ese lugar: ¿qué maestro elegiríais?... Pensadlo bien, y que vuestra respuesta nazca de vuestro corazón, pues hoy tenéis esa oportunidad. Aquí estoy Yo, el Maestro de los maestros, el Señor, que os llamo a vosotros, humanidad entera, a ser Mis discípulos sacrificados ahora, pero gozosos y reinantes en el Cielo. Elegid, y no os equivoquéis, pues está en juego vuestra salvación eterna.
Yo os bendigo, que el Espíritu Santo os ilumine en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Que vuestras bocas hablen lo que el Espíritu Santo inspire en vuestros corazones, y así agradaréis al Señor. Paz.


San Juan, Cap. 21, Vers. 15 al 19.



SE HALLAN CONSAGRADOS AL DEMONIO


10 de mayo de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No os dejéis sorprender por el Enemigo, aprended y estad alertas: gran cantidad de aquellos alimentos que recibís en vuestros hogares se hallan consagrados al Demonio, y deben ser tratados como tales. Muchos de ellos han sido puestos bajo la protección de la fuerza satánica y afectan gravemente a quienes, por vivir lejos de Mi gracia, los reciben. Sed cuidadosos... estos alimentos atacan no sólo al cuerpo, sino también a la espiritualidad de quien los recibe, pues al hallarse consagrados al espíritu del mal, su fuerza es ejercida llevando a quienes los toman a los abusos, inclinándolos hacia los pecados capitales. Observad cómo cada día más se dan los excesos de alimento y bebida, y cómo éstos dañan la salud de los que lo reciben, perdiendo el control de sus actos y siendo dominados por esos espíritus, cuya tarea es dañar a quienes reciban estos alimentos consagrados al mal.
Por eso, no toméis alimento ni bebida alguna sin pronunciar sobre él la bendición, exterior o interiormente. De esta manera, su consagración satánica quedará sin efecto, y todo el mal no podrá afectaros. No recibáis alimento ni bebida sin agradecer y bendecir los mismos, os lo repito. Allí está la explicación de muchas conductas, de muchas reacciones, de muchas enfermedades...
Seguid Mis consejos, o tarde o temprano lo lamentaréis; no es algo de poca importancia, ya lo veréis.
Yo os bendigo, recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Nada de lo que entra en el hombre es impuro, mas si su alma está impura, lo malo que entra en él, crece y se multiplica hasta destruirlo por completo. No cometáis el error de despreciar Mis enseñanzas, como en otro tiempo lo han hecho y lo han lamentado. Paz.

Colosenses, Cap. 2, Vers. 4 al 15.



CONFIAD EN MI INTERVENCIÓN...


7 de junio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Nadie como Yo conoce los recónditos caminos del corazón humano, sus debilidades e inquietudes. Nadie como Yo ve en la profundidad de vuestras almas... ¿Por qué entonces no confiáis más en Mí? No encontraréis un confidente mejor, pues no sólo quiero ser vuestro Señor, sino vuestro amigo. Marchad junto a Mí y entenderéis el sentido de vuestra vida. Haced vuestro camino en Mi compañía, y recibiréis Mis gracias. No confiéis en vuestras fuerzas, confiad en Mi intervención.
Yo os llamo: ¡venid, acercaos a Mi Corazón!, y allí gustaréis Mis gracias. Si me conocierais verdaderamente no demoraríais en responder a Mi llamado. Yo conozco todo el presente y el futuro, puedo hacer de vuestras vidas una constante alegría. Sólo tenéis que pedírmelo y ser fieles a Mí.
Os dejo Mi paz, os doy Mi paz y Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Recordad: la mayor gloria de un discípulo es ser semejante a su maestro. Tenedlo presente. Paz.

Habacuc, Cap. 1, Vers. 1 al 17.



YO OS PRESENTO MI CAMINO...

14 de junio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¡Cuántos de aquellos que han abandonado Mi Obra desearían ahora volver a este lugar y unirse a vosotros!... ¡Cuántos que, víctimas de sus propias iniciativas y caprichos, prefirieron su voluntad a la del Señor, lamentan ahora su error!... ¡Cuántos que, si humildemente se presentaran ante Mí, serían perdonados y admitidos!...
.... (Pausa)... Podrán cuestionaros, diciendoos: ¿Qué habéis hecho vosotros para atraer al Señor?... ¿Qué sacrificios ocultos o qué vida espiritual lleváis, que habéis logrado que Os hable?... ¿Cómo habéis conmovido el Corazón de Dios con vuestra santidad?. Responded sinceramente: ¡Es sólo Misericordia! Y no es sólo para vosotros, sino para todos los arrepentidos. ¡Es sólo Misericordia!... porque ésta es la Obra en la que la Misericordia toma toda su fuerza y se derrama incontenible hacia toda la humanidad. No os equivoquéis pensando que habéis logrado el favor de Dios por vuestros méritos.
Tened paz. Recibid la bendición de Aquel que Misericordia Es y Misericordia da, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo os presento Mi Camino, mas está en vosotros seguirlo o no. Paz.


San Mateo, Cap. 27, Vers. 3 al 10.



EL VERDADERO TESORO

21 de junio de 1996.
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Dejad de anhelar continuamente los éxitos y comodidades, el poder, las diversiones, y todo aquello que el mundo ofrece a los impíos; dejad de desear vivir como ellos. No manchéis vuestros pensamientos creyendo que Dios es injusto con sus seguidores y paga mal a quienes le sirven, pues aquellos impíos que hoy son y mañana desaparecerán, deberán rendir cuentas sobre cada uno de los bienes que han administrado de mala manera y en provecho propio, olvidando servir al Señor. Y aquellos que, sacrificando parte de su vida o su vida entera, han ascendido por el camino de la conversión, tendrán su justo premio; porque si el príncipe de este mundo no olvida a sus seguidores, tampoco el Señor lo hará. No tengáis en cuenta como éxito la aparente tranquilidad en que viven, pues no conocéis la severidad de su juicio.
Fortaleceos en las pruebas, marchad con firmeza por sobre vuestras propias limitaciones, no abandonéis vuestro crecimiento. Yo no os dejaré, pues no hay en el mundo una mano tendida hacia Mí que no haya sido tomada... ni una plegaria dicha con amor que no haya sido oída... ni una necesidad puesta con confianza en Mis manos que no haya sido solucionada prontamente... pues soy Yo el Rey de Misericordia y la daré a Mis fieles en abundancia siempre.
Tened paz, Mi bendición a vosotros que habéis elegido hoy Mi compañía en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Los tesoros del mundo hoy se alcanzan, mañana se deben perder; el verdadero tesoro, una vez alcanzado, nunca se pierde: Vuestro tesoro está en el Reino de los Cielos. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 13 al 22.



FELIZ EL QUE PERDONA

19 de julio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Si llegando a Mi Santuario recordáis que algún hermano vuestro tiene algo en vuestra contra, o habéis procedido mal con alguno de los que os acompañe, no iniciéis vuestra oración aquí sin pedir perdón y ser perdonados, pues bendito es aquel que se refugia en la Misericordia, y mil veces maldito será el que busca encontrarse con Mi Justicia. Feliz el que perdona y es perdonado; pobre y desdichado el que muerde la mano que lo acaricia, el que desgarra las espaldas de quien lo carga, el que traba las piernas de quien lo guía. Siempre será éste, Mi Santuario, lugar de Misericordia y perdón. No os presentéis ante Mí con cuentas pendientes con vuestros hermanos, pues según lo he dicho: “nada impuro entrará en Mi Casa”.
Tened paz. Estad dispuestos a recibir lo que éste recibe, si estáis dispuestos a pasar las pruebas que él pasará. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Feliz aquel que siguiendo el camino sirve de guía a otros, pues obtendrá salvación para sí y para los demás, y una multitud de pecados le serán perdonados. Paz.


I Carta de San Juan, Cap. 4, Vers. 7 al 21.



YO HE DADO LA VOZ A ESTA OBRA

28 de junio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No os dejéis cuestionar por aquellos que no pertenecen a Mi Obra, ni permitáis que deseen imponeros una forma de proceder contraria a la que Yo os he enseñado. No prestéis atención a quienes os aconsejan menor rigor en las penitencias, porque intentan conduciros a la tibieza espiritual que os llevará a la pérdida de la fe. No escuchéis las voces de los enviados de Satanás, porque si así lo hacéis caeréis en sus garras.
Insistid en vuestra conversión permanentemente, mortificaos, buscad ganar en humildad a través de la obediencia inmediata, sincera, exterior e interior, que os lleva a elevaros hacia Mí. Sed perfectos y no admitáis a quienes desean convenceros de que ya habéis hecho lo suficiente, ya estáis en el camino, ya habéis alcanzado la conversión; pues si es verdad que habéis comenzado el camino... la meta está aún lejos y hay mucho por andar. Seguid Mis pasos y no los de los malos consejeros que, por verse incapaces de cumplir, intentan poner en vosotros su misma mala voluntad.
Tened paz. Yo he dado la Voz a esta Obra y la Voz seguirá hablando cuantas veces sea necesario y contra todo aquel que se oponga a la salvación de las almas.
Recibid la bendición, abrid vuestros corazones en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Espíritu de impureza ronda cercano: no lo dejéis entrar.
Paz.

San Mateo, Cap. 7, Vers. 15 al 27.



EN CADA PARTÍCULA DE ESE PAN...

5 de julio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Guardad con atención esta enseñanza que hoy os daré, porque os será de mucha utilidad en el futuro.
Verdad es, y vosotros lo sabéis, que durante la Consagración, el pan y el vino se transforman en Mi Cuerpo y Mi Sangre, y Yo estoy allí como ya os lo he enseñado: vivo y presente. Mas, en estos tiempos, se intenta degradar esta verdad enseñando que en las pequeñas partículas de pan o de vino no se halla Mi presencia, y no es así. Aún en esas pequeñas partículas estoy Yo, vuestro Señor. Por eso, el cuidado que deseo que se tenga para que éstas no se dispersen, o caigan, o sean tratadas con indignidad por los fieles, o lo que es más triste aún, por Mis propios ministros. Recordadlo bien: Yo estoy allí, ovejas Mías, en cada partícula de ese pan y ese vino consagrados que se transforman en Mi Cuerpo y en Mi Sangre, y que es digno de reverencia y adoración, no por su tamaño o calidad, sino porque allí estoy Yo. Sólo la verdadera devoción a Mi presencia en la Eucaristía os confortará y acrecentará vuestra fe para enfrentar las próximas pruebas.
Tened paz. Al bendeciros, Mis ángeles también lo harán. Retornad al mundo llevando Mi Palabra en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Conservad todas Mis enseñanzas; formad con ellas vuestro más grande tesoro, pues con él compraréis vuestra salvación. Paz.


Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 6 al 12.



MI MADRE OS BENDICE

12 de julio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Necesaria es la fuerza que recibís a través de la recepción de la Eucaristía. Por eso, desde la próxima reunión y cada vez que falte asistencia sacerdotal aquí, Yo mismo vendré a administrar para éste
(el vidente) el Sacramento... Mas lo haré en forma no visible para vosotros, pues no se trata de una demostración, sino de un acto de Amor y de protección para Mi instrumento.
Oíd, apóstoles del Señor: guardaos bien de practicar vuestra justicia y vuestras buenas obras y luego reclamar el reconocimiento de los hombres, porque de esa manera perdéis todo mérito frente a Dios, que sólo acepta aquello que está ofrecido con humildad. Guardaos, pues, de servir al Señor para ser reconocidos, pues de esa manera os estáis sirviendo a vosotros mismos y a vuestro orgullo. Sacrificaos y trabajad en lo oculto, y nunca reclaméis para vosotros ningún valor importante, humanamente hablando, pues todo sacrificio que realicéis en secreto por Mí será premiado mucho más que si todo el mundo lo conociese.
Y si vuestro deseo es hacer valer vuestras obras, hacedlas, pues, por otros... mas no por Mí.
Tened paz. Animaos en el camino de la conversión; progresad silenciosamente y no oigáis las voces de aquellos que os quieren desviar de Mi lado. Yo os bendigo, Mi Madre os bendice en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Entendedlo bien: si algo hacéis para el Señor, el Señor juzgará. Paz.


San Mateo, Cap. 12, Vers. 22 al 30.



UNÍOS A MÍ ENTRE VOSOTROS


9 de agosto de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Si habéis decidido seguir al Señor, estad listos para la Gran Prueba, pues el Enemigo de vuestras almas, la Serpiente Antigua, se ha presentado ante el Trono del Padre para solicitar someteros a prueba. Estad listos, pues, a resistir sus tentaciones e insidias, pues se permitirá que seáis probados, pero no más allá del límite de vuestra resistencia, ni todos a la vez, para que sólo actuando en unidad, y orando, y sacrificándoos unos por otros, podáis vencer. Quiere así el Señor enseñaros la preocupación por conseguir el verdadero Amor: la Caridad, que procura la salvación.
Es momento de apoyaros mutuamente, y cuando advirtáis que la prueba llega a vosotros, no temáis ni dejéis de pedir Mi ayuda y la de vuestros hermanos para pasarla con éxito.
Tened paz. Ningún mal es permitido si no pudiera Yo sacar de él un bien mayor para vosotros. Yo os bendigo. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Unidos a Mí y entre vosotros lograréis triunfar en esta batalla que no es contra hombres, sino contra los espíritus infernales y sus seguidores. Paz.

San Lucas, Cap. 19, Vers. 45 al 48.




DOS POTENTES FAROS DE LUZ


26 de julio de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
La barca de la Salvación navega en un mar tempestuoso como nunca antes se había visto, salvando dificultades, arrastrada por los vientos, amenazando hundirse a cada paso. Sus propios tripulantes se revelan y desconocen la autoridad de su capitán, a la vez que los enemigos la rodean intentando hundirla. Mas, dos potentes faros de luz iluminan su horizonte y la firmeza de su capitán la hará seguir adelante, llevando a quienes la aborden a puerto seguro.
¿Entendéis de qué os hablo? La barca es Mi Iglesia; el mar tempestuoso: el tiempo en que estáis viviendo; los vientos, las olas: las falsas doctrinas que intentan introducirse en Ella; la tripulación rebelde son aquellos traidores que pretenden destruirla desde dentro. Los faros de luz son el culto a la Eucaristía y a Mi Madre. El capitán es el Santo Padre, mas, en realidad Soy Yo, pues él gobierna la nave en Mi Nombre. Y si Yo quitase Mi ayuda, de nada valdría su esfuerzo. Los que arriban a puerto seguro son aquellos que alcanzan la salvación con los medios que la Iglesia pone a su alcance.
No temáis. Si la mano del Señor ha podido detener la tempestad en otros tiempos, bien puede hacerlo ahora. Y si estando Yo con vosotros tenéis la seguridad de que la barca no se hundirá, ¿saltaréis de ella para arrojaros al mar? O sea, ¿abandonaréis Mi Iglesia para confundiros en el mundo?... Tened confianza en Mí y en quien guía Mi Iglesia, que en buenas manos está.
Yo os bendigo. Recibid Mi bendición y Mi paz si soy dignos de ella en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Libre soy de hacer oír Mi Voz, dónde, cuándo, y cómo quiera, si es útil para que Mis ovejas vengan a Mí. Paz.


II Carta de San Pedro, Cap. 3, Vers. 1 al 10.



BENEFICIARIOS DE UNA
GRACIA ESPECIAL


23 de agosto de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Ha llegado el momento de otorgaros una nueva gracia especial: en el próximo Cenáculo, aquí, en Mi Santuario, bendeciré nuevamente el agua que ustedes Me acercarán. Debéis entender la seriedad con que debe ser administrada. Seguid aquellas indicaciones que os he dado anteriormente y no penséis que se trata de una bendición más, pues es el agua de Mi Santuario, y así será reconocida, pues milagros obrará en abundancia, por conversiones, salud, protección espiritual de aquellos que la usen con el debido respeto.
Recordadlo, pues, en el próximo Cenáculo seréis testigos y beneficiarios de una nueva gracia especial que os hará falta en los momentos que se aproximan, donde la oscuridad reinará y el pecado amenazará con ensuciar todo.
Recibid Mi bendición. Yo os bendigo y os doy la paz, abrid vuestros corazones en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Comportaos como portadores de la verdad: no busquéis venganza ni guardéis rencor. Perdonad siempre y orad por los que os persiguen. Sólo así estaréis en Mi camino. Paz.

Daniel, Cap. 7, Vers. 9 al 12.



OS HE INSTRUÍDO CON MI PALABRA

2 de agosto de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Oíd la Voz que habla a las almas, y que almas quiere: la Voz del Señor, vuestro Dios. ¿Acaso el pájaro, luego de haber comenzado a volar, retorna a su nido para no salir más de él?... ¿Acaso el hombre una vez crecido vuelve al vientre de su madre buscando comodidad?... ¿Acaso el niño, una vez acostumbrado al alimento sólido, desea volver a alimentarse con leche materna?... Yo os he llamado, os he instruido con Mi Palabra, os he fortalecido con Mi bendición os He mostrado el camino. He creado para vosotros Mi Orden, y os he llevado de progreso en progreso: ¿por qué deseáis ahora retroceder?... ¿por qué ansiáis ser ignorantes o inútiles cuando Yo mismo os he capacitado y fortalecido?... ¿por qué deseáis retroceder en vuestra vida espiritual, temiendo el compromiso cuando Yo os he llamado para grandes batallas?... No os confundáis: para quien desea el Cielo, cada día es una oportunidad para crecer, y quien oye Mi Palabra y no crece, se seca y muere.
No en vano el Señor está aquí y llama. No en vano habéis recibido Mis enseñanzas, y éstas os serán tenidas en cuenta en vuestro juicio personal, pues muchos quisieran estar aquí y no están, y vosotros debéis responder por esta Gracia.
Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Realizad con más frecuencia comuniones espirituales para consolarme y acompañarme. Allí también obtendréis fuerza para cumplir bien vuestro deber. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 5, Vers. 1 al 11.




FELICES LOS PACIENTES

6 de diciembre de 1996.

La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Felices los que cultivan la virtud de la paciencia, porque el Señor les mostrará su Rostro. En estos tiempos os será necesaria una paciencia extrema para enfrentar las persecuciones, para no doblegaros frente a las tentaciones, para no caer frente a las adversidades, para no desanimaros y no creer que estáis solos cuando en realidad me encuentro a vuestro lado y os hablo.
Felices los pacientes, pues paciente seré con sus defectos; paciente con sus fallas y caídas, como pacientes sean con los demás. Y así os esperaré como esperáis... os perdonaré como perdonáis, y os daré lo que estáis dando.
Felices los pacientes, pues hallarán en Mi Corazón un refugio especial, y cuanto más se esfuercen por avanzar en esta virtud, más gracias les serán concedidas.
Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Mirad con cuidado, pues es tiempo de falsos profetas y de maestros satánicos. No os dejéis llevar por las apariencias, sino por los frutos. Paz.


I Carta a los Corintios, Cap. 16, Vers. 13 al 18.



ANALIZAD CUIDADOSAMENTE
MIS PALABRAS


30 de agosto de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Luego de tanto tiempo a vuestro lado, aún podéis pensar que mis palabras son frutos de la inventiva de Mi instrumento... ¿Podéis creer, acaso, que de un simple pensamiento humano se extraiga la Gracia necesaria para la salvación?, ¿creéis, acaso, que Yo permitiría este engaño por mucho tiempo, viendo que Mi verdadero silencio sería un aval? No os dejéis cuestionar por el Acusador, analizad cuidadosamente Mis Palabras, os invito, y encontrad allí la contradicción y el perjuicio para vuestras almas; mas si no lo halláis, aquí estaré esperándoos.
Habéis cumplido en traer a Mí estas aguas que Yo bendeciré, y en las cuales se cumplirá Mi promesa de protegeros contra todo enemigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”); contra todo error en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Todos responden: “Amén”); contra toda caída en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Todos responden: “Amén”). Guardad bien el tesoro para que no os sea arrebatado por el Enemigo. Guardad la dignidad de Mi bendición, usando de prudencia con la administración de la misma. Y reservad algo de esta agua para vosotros siempre, pues falta os hará en el día de la Gran Señal cuando el signo del Hijo del Hombre aparezca en el Cielo, y necesitéis de la fuerza de lo alto para enfrentar lo que vendrá. Pues si los paganos ven cercano el fin, ¿qué veis vosotros, Mis seguidores, y cómo os preparáis?.
Tened paz. Recibid Mi bendición y fuerza, y avanzad confiados en el camino de santidad: todos sois llamados a ser Mis Apóstoles en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Los caminos del Señor son insondables, pero el Espíritu Santo puede revelarlos a quien desee. Paz.


Isaías, Cap. 14, Vers. 28 al 32.



NO SINTÁIS TEMOR POR LOS ESCOLLOS

16 de agosto de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Numerosas barcas arriban a un mismo puerto: son diferentes sus tamaños, sus formas, su poderío. Algunas se impulsan con potentes motores, otras con el viento y otras a remo. Unas tienen grandes tripulaciones, otras sólo unos pocos hombres. Algunas han pasado días enteros de navegación, otras han llegado rápidamente y sin dificultad. Muchas de ellas se han visto en peligro de zozobrar o han demorado su viaje repentinas tempestades. Mas, la llegada a puerto seguro es para todas un premio esperado. No importa ya los peligros pasados, las tormentas, las dificultades... si arribamos al puerto seguro.
Mi Corazón es ese lugar en el que encontraréis fuerza para reiniciar vuestro viaje, provisiones, descanso, y un nuevo plan de viaje. ¡Vosotras, almas, sois las naves!: cada una de manera diferente, pero todas dirigidas hacia Mí.
Buscad firmemente mantener vuestro rumbo y no sintáis temor por los escollos que deberéis superar, pues al fin de vuestro viaje estaréis junto a Mí.
Tened paz, Yo os bendigo si estáis decididos a seguir Mi camino en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Recordad siempre que los peores pecadores pueden convertirse y los más santos propósitos pueden quedar en nada, si no aplicáis vuestra voluntad a ello. ¡Ánimo y adelante! Paz.

II Carta a Timoteo, Cap. 4, Vers. 1 al 5.



LUEGO ME CONVERTIRÉ

11 de octubre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Piensa el necio: “Dios me ha dado vida hasta hoy, ¿por qué no me dará más?... Viviré como me plazca un tiempo, y luego me convertiré estando próxima mi muerte”. Piensa el sabio: “Nadie sabe el día ni la hora: tendré siempre listo mi equipaje para partir y mis cuentas claras con Mi Señor, para cuando me llame a Su presencia”. He aquí las dos formas de vivir vuestra vida: descuidados, insolentes, tibios, descontrolados, por el camino seguro de la perdición... o prudentes, sabios, según la Ley de Dios, voluntariosos, sacrificados, construyendo vuestro camino hacia el Cielo.
Mas, a pesar de la ceguera humana, la Voz del Señor sigue clamando por una conversión verdadera, por una fidelidad continua y perseverante que os asegure a paso firme la llegada a la meta. ¡Cuántos cambiarían su vida si se detuviesen a meditar sobre su último fin!... ¡Cuántos esperan que alguien les haga ver la verdad!... Y para eso os he llamado: para que habléis de lo que habéis visto y oído, y predicando Mi Palabra con vuestro ejemplo, salvéis muchas almas.
Yo os bendigo para que obtengáis la gracia de la perseverancia final en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Llevad Mi carga que es liviana, seguid Mis Leyes que son de amor, y obtendréis auténtica felicidad.
Paz a los corazones limpios.


Daniel, Cap. 3, Vers. 51 al 56.



HACED BIEN VUESTRO TRABAJO

4 de octubre de 1996 (Primer viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de mi grey.
Yo, el Señor, he encendido en vuestras almas la luz de la fe, para que como lámparas radiantes iluminéis el mundo. No se enciende una lámpara para colocarla bajo la mesa, sino para que, desde lo alto, dé luz a todo lo que la rodea.
Yo he plantado en vuestros corazones la semilla de la esperanza para que germine y crezca, no para que cayendo en tierra árida muera sin producir su fruto.
Yo os he enviado al mundo como la red al mar; y esta red es la Caridad. Con ella os he hecho pescadores de hombres, pues no es arrojada en vano, sino para capturar abundante pesca. No en vano Me he preocupado por vosotros.
Haced bien vuestro trabajo, y recordad: sed lámparas que iluminan, semilla que da buen fruto, red certera que obtiene buena pesca. No os dejéis amedrentar por las dificultades, que aún son pocas y aumentarán, pues el Enemigo de las almas sigue oprimiendo a la humanidad entera con su poder para que todos, grandes y pequeños, sean probados hasta el límite.
Tened paz. Recibid Mi bendición y la fuerza en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Ninguna maldición humana puede contrarrestar la bendición del Señor; ningún empeño satánico puede destruir la Obra de Dios. Si sois instrumentos del Demonio, sólo vosotros sufriréis... no os dejéis utilizar: estad alertas. Paz.


Hechos de los Apóstoles, Cap. 19, Vers. 11 al 21.



A VOSOTROS VAN MIS ANGELES

6 de septiembre de 1996.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Como en los primeros tiempos, Mis fieles Arcángeles se ponen al frente de Mis seguidores para iniciar la batalla contra las fuerzas del mal. Aquí están hoy para marcar vuestras frentes y anotar vuestros nombres en el Libro de la Vida, pues se agitan las fuerzas malignas como la lava de un volcán en erupción y, descargando todo su poder, intentan llegar al Cielo, y al verse frustradas, se revuelven con odio contra la humanidad entera, buscando su perdición. Mas no temáis: si es necesario, os haré caminar por sobre el agua... o dormir entre las fieras... o sobrevivir a un horno de fuego ardiente, como lo hice por otros; sólo debéis estar prevenidos... alertas, listos para la batalla, y dispuestos a no ceder.
Sabed que no es de Mi agrado que se enseñe que son iguales las manos de Mis sacerdotes consagrados a las de los fieles, pues por algo a través de un sacramento ellos están reservados a Mí, y son los únicos a quienes permito tocar Mi Cuerpo. Quienes sostengan la igualdad entre las manos consagradas y las no consagradas por el Sacramento del Orden, cometen un grave pecado y escandalizan a Mis ovejas. Vosotros sabéis bien que éstas son excusas del Enemigo para haceros caer en su trampa.
Tened paz. A vosotros van Mis ángeles y os bendicen en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo os he destinado para crecer y dar fruto abundante, mas el fruto depende de vuestro esfuerzo personal. Paz.


San Mateo, Cap. 23, Vers. 1 al 12.




NO NEGUÉIS LA GRACIA DE LA VIDA

27 de septiembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Recordad el mandato que Mi Padre os ha dado: “Creced y multiplicaos: llenad la Tierra”. Vosotros, que tenéis el poder de traer nueva vida a este mundo... Vosotros, que habéis recibido la bendición del Señor en vuestra unión matrimonial, no seáis mezquinos con este don.
Traed, pues, hijos a este mundo, pues educados según Mis enseñanzas son ellos futuros habitantes del Reino de los Cielos. No neguéis la gracia de la vida, y obtendréis abundantes bendiciones, pues Yo, el Señor, Rey de la Vida os ayudaré si vuestra intención es recta, y si deseáis solo complacerme.
Para las familias la llegada de los hijos son una bendición que será acompañada con todo tipos de gracias, y servirá para progreso de todos sus integrantes. Desechad el crimen del aborto... dejad de lado todo método anticonceptivo que no concuerde con las enseñanzas de la Iglesia. Mas sabed sobre todas las cosas, que dando vida a vuestros hijos estáis participando del gran misterio de la Creación.
Tened paz, recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
...(Pausa)... Mucho deseáis saber Mi Voluntad, mas cuando os la muestro, parecéis no querer seguirla. Poned mayor empeño.
Paz.

Efesios, Cap. 4, Vers. 17 al 24.



UNA NUEVA ADVERTENCIA FINAL

13 de septiembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Tened en cuenta con toda claridad la gran diferencia que existe entre conversión y simulación, pues si os convertís auténticamente cambiará vuestro corazón, vuestra forma de pensar y vuestra forma de obrar delante del Señor y de los hombres.
Mas si sólo os proponéis simular, podréis mantener exteriormente señales de piedad o conversión, pero en realidad el interior declara lo contrario. Y la raíz de ésto es vuestra propia comodidad, pues preferís agradar a los hombres, engañándolos, que intentar agradar al Señor, que os ama, luchando contra vuestras propias debilidades, y así hacéis las paces con ellas, presentando un aspecto de sepulcros blanqueados.
No os hablo de esta forma por desanimaros sino, al contrario, para preveniros de la caída.
Tened paz.
Yo os bendigo y Mi Madre aquí presente también lo hace. Sed su alegría y seréis la Mía.
Recibid fortaleza y paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Oíd ahora una nueva Advertencia Final: Mi cólera se enciende contra aquellos sacerdotes que han dejado de lado el Sacramento de la Confesión, y no lo practican a menudo. Agregando a ésto el abandono de sus oraciones, se ponen así en manos del Enemigo y no tardan en caer. Por eso les advierto: ¡sacerdotes, volved a confesaros frecuentemente y a rezar vuestras oraciones para no caer!, de lo contrario tomáis el papel de Judas, sentado a la mesa del Señor para traicionarle. Paz.


San Juan, Cap. 10, Vers. 31 al 39.



YO TAMBIÉN HE SIDO INCOMPRENDIDO

20 de septiembre de 1996.
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Decid, pues, vosotros que reclamáis Mi intervención pronta en vuestro favor: ¿En qué me habéis aventajado para exigirme? Pues si vosotros sufrís, Yo he sufrido primero; si sois perseguidos, Yo lo he sido antes; si recibís incomprensión, Yo también he sido incomprendido; si os traicionan, Yo he sido el más gravemente traicionado; si os quitan la libertad, Yo he sido el más injusto prisionero. Todo dolor y toda pena se abalanzó sobre Mí, porque quise recibirla por amor a vosotros, y pretendéis de Mí sólo consuelo y gracias, sólo amor y misericordia, sólo milagros y bendiciones; y a la hora de sufrir: ¿también vosotros queréis abandonar el camino?... Yo he vencido todos los dolores y la muerte misma por la fuerza del amor, ¿no os alcanza, pues, vuestro amor para soportar algo por Mí? No temáis a quienes matan el cuerpo y nada más pueden hacer. Temed con mayor razón por vuestra condenación eterna y preocupaos más por vuestra salvación que por vuestra muerte.
Tened paz. Muchos en el mundo mueren sin asistencia por falta de obreros, mas otros no reciben esta ayuda por negligencia de Mis ministros. ¡Ay de aquellos que pudiendo ayudar a bien morir niegan esta entrada al Cielo a las almas, porque duro será su Juicio e implacable! Orad... y orad mucho, para que aquellos que se encuentran en el trance de la muerte alcancen la salvación. Si pedís con fervor e insistencia, Yo haré que muchos se salven.
Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
En todas partes, desde los cuatro puntos cardinales, estoy llamando a Mis servidores fieles, a Mi ejército, a Mi rebaño, todos convocados por Mi Voz para presentarse a la batalla. Responded vosotros también con prontitud. Paz.

Ezequiel, Cap. 43, Vers. 1 al 9.



DEJAOS GUIAR POR MI MANO

18 de octubre de 1996.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Lejanos están vuestros caminos de los Míos... Lejos están los pensamientos humanos de los de Dios, mas por la Gracia podéis conocerlos, y por Mi Misericordia ver con claridad. Dejaos guiar por Mi mano... caminad junto a Mí... venid Conmigo, seguidme... Es momento de reunir el rebaño; es momento de buscar Mis ovejas que vagan perdidas sin pastor ni guía; es momento para el trabajo de Mis apóstoles, los verdaderos Apóstoles de los Últimos Tiempos, porque sabed bien que con la finalidad de confundir aparecerán aquí y allá otros que se dirán enviados, otros que dirán trabajar para Mí, cuando en realidad estarán destruyendo. Guardaos bien, no os confiéis ni deis lugar a confusión.
Id pues al mundo, y sin ser del mundo, transformad el mundo. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Aquellos cuyo corazón está inflamado de amor, recibirán Mis Palabras y las pondrán por obra. Paz.


Gálatas, Cap. 5, Vers. 16 al 26.



POBRE DE AQUEL
QUE ENDURECE SU CORAZÓN

1 de noviembre de 1996 (Primer Viernes de Mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Contempladme clavado en la Cruz... ¿Sabéis, pues, quién me ha juzgado y condenado a una muerte tan atroz?... Pues vosotros mismos, cuando juzgáis y condenáis a vuestros hermanos, cuando ponéis en tela de juicio la reputación y el buen nombre de quienes os rodean, sin motivo, cuando en vuestros pensamientos faltáis a la caridad... ¿Sabéis, pues, quienes han enclavado Mis manos?... Vosotros mismos, cuando no sabéis ser generosos ni dar con abundancia lo que gratuitamente habéis recibido: vuestro tiempo, vuestros dones, vuestro amor... ¿Conocéis, pues, a quien ha enclavado Mis pies?... Pues sí, habéis sido vosotros, cuando no acudís con prontitud en ayuda de vuestros hermanos, cuando no trabajáis con celeridad en cuanto se os encomienda, cuando realizáis un apostolado cómodo, cuando nada sacrificáis por Mí... Y esa corona de espinas, ¿quién la ha colocado en Mi cabeza?... Vosotros, con vuestro orgullo y soberbia; vosotros, cuando despreciáis la humildad; vosotros, cuando dejáis correr vuestros pensamientos en lugar de oír Mis enseñanzas. ¿Y quién, pues, ha traspasado Mi Corazón?... Vosotros, cuando desconfiáis de Mi intervención y os valéis de medios humanos, cuando os desinteresáis de la salvación de las almas para pensar en vuestro propio provecho... Vosotros sois y no otros, quienes habéis realizado ésto.
¿Y cómo repararlo? Dando pues más de lo que habéis dado hasta ahora, curando Mis Llagas con vuestras lágrimas, sanando Mis heridas con el aceite de vuestras oraciones y los paños limpios de vuestras buenas obras, abrigando Mi Cuerpo con vuestra caridad. Vosotros, y no otros habéis sido, y por vosotros así estoy. Pensad y meditad cada vez, cada día un poco, y Mi entrega no habrá sido en vano.
Tened paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Feliz de aquel que comienza una nueva vida con su esperanza puesta en el Señor; pobre aquel que endurece su corazón frente al Amor de los amores.

Paz.

Jeremías, Cap. 10, Vers. 23 al 25.




AMOR Y MÁS AMOR ES NECESARIO

25 de octubre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Como una madre por las noches vela el sueño de sus hijos, así los ojos de vuestro Señor están fijos en vosotros para preservaros del mal y para conduciros por el camino del bien. Como Esposo amante, deseo unirme a vuestras almas a través de la Comunión, y compenetrándome en ella, transformarlas en Mí. Recordad Mis caídas bajo el peso de la Cruz; otras tantas y muchas más podéis tener vosotros, mas si caéis como Yo, levantaos pues también como Yo.
No os desalienten las dificultades ni vuestra propia miseria. Volved a cargar vuestra Cruz y adelantad en el camino de la santidad.
Tened paz. Grandes pruebas esperan a toda la humanidad, mas Mis seguidores triunfarán en todas, y guiarán a otros al triunfo, que es la derrota definitiva de la Serpiente Antigua. Yo os bendigo, llegue Mi bendición a vuestros corazones y permanezca en ellos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Amor y más amor es necesario; amor y sólo amor necesitáis. Dad tanto amor como amor recibisteis de Mí.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 13 al 21.



ATESORAD LA BUENA MONEDA

22 de noviembre de 1996.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Atesorad la buena moneda, guardad en vuestras arcas el oro fino, como el buen comerciante negocia buscando su mejor ganancia.
Realizad más y mejores obras de caridad con las que compraréis vuestro paso a Mi Reino. No dejéis pasar oportunidad alguna de aumentar vuestro tesoro, porque de ello podréis gloriaros luego en la Eternidad. Pensad bien: con cada obra de caridad que realizáis a vuestro alrededor, aumentáis vuestras posibilidades de gozar en el Cielo, ¡y cuántas veces os observo indiferentes, sin preocupación, distraídos, poco voluntariosos en cumplir con ellas! Mucho lamentaréis las oportunidades perdidas y cada día de vuestra vida que haya pasado sin haber realizado un servicio espiritual o material a uno de vuestros hermanos que os rodean. Yo siembro en vuestra vida las oportunidades para que las aprovechéis: estad atentos a ellas, y no os miréis tanto vosotros mismos, que quien camina mirándose a un espejo tropieza y cae.
Tened paz. Yo os bendigo por estar aquí, por oír Mis Palabras, y especialmente si deseáis ponerlas en práctica en el Nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo soy el Rey: Rey de las almas... Rey del Amor. Si deseáis aceptarme por vuestro Rey, cumplid Mis pedidos y perteneceréis a Mi Reino eternamente. Paz.


II Carta a los Corintios, Cap. 10, Vers. 1 al 6.



NO TENDRÁN LUGAR EN MI REINO

15 de noviembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
De nada vale en el frente de batalla el soldado cobarde que rehusa la lucha y se esconde frente al enemigo, porque es vergüenza de sus compañeros y carga pesada para sus superiores, que lo despreciarán. De nada sirve el administrador infiel que piensa en su propio provecho antes de distribuir el justo salario a los trabajadores, porque su Señor lo quitará de su puesto y lo echará fuera, donde nadie querrá hacerse cargo ni contratarlo. En nada aprovecha el maestro mentiroso que enseña falsedades y pervierte a sus discípulos, porque una vez descubierto, su palabra no tendrá crédito alguno, y nadie prestará oídos a sus farsas. Nunca progresa el discípulo indiferente que aún frente a los más sabios consejos, sigue su propio albedrío, y error tras error acumula fracasos.
Sabed ver bien y comparar; sabed entender el significado de estas figuras, pues próximas son a cada uno de vosotros. Yo os aseguro que el cobarde, el injusto, el traidor, el indiferente, no tendrá lugar en Mi Reino si no se arrepiente y se convierte.
Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Quienes buscan la cercanía del Señor no serán defraudados; quienes se refugien en Mi Misericordia serán protegidos. Paz.


Hechos de los Apóstoles, Cap. 5, Vers. 12 al 17.



NO PERMANEZCÁIS EN LA TIBIEZA


8 de noviembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Suave es la voz, sutil el gesto del que se os acerca para engañar, mas en sus ojos brilla la mentira y en su corazón el odio. Fingiendo ayudaros, os aconsejará equivocadamente para que abandonéis el camino de vuestra conversión. Fingiendo interesarse por vuestras almas y demostrando preocupación, sólo estará realizando un intento por perderos definitivamente. Muchos así hallaréis, que comenzaron en la tibieza y ahora son activos colaboradores del mal, quienes no soportan la presencia de aquellos que aman la verdad y la practican, ni la mirada limpia de aquel que lleva su alma por los caminos del Señor. Mas nada hay oculto que no se haya de revelar y nada secreto que no saldrá a la luz. Soportad estas tentaciones con paciencia... Avanzad sin temor y sin volveros a derecha o izquierda. Y sobre todo, oíd atentamente los consejos de aquel que he puesto al frente de Mi Obra
(vidente), en su momento no le faltará inspiración para ser vuestro guía, y enfrentar los peligros con y por vosotros.
Tened paz. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Guardaos bien de aquel a quien entregáis vuestro corazón: aseguraos bien de tomar el camino correcto. No permanezcáis en la tibieza ni en la indiferencia, o pereceréis. Paz.


San Mateo, Cap. 27, Vers. 11 al 26.



GIME APRISIONADA
EN LAS GARRAS DEL DEMONIO


29 de noviembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Estad enterados y prevenidos del tiempo que os toca vivir, pues gran parte de la humanidad gime aprisionada en las garras del Demonio. Muchos que se creen enfermos son víctimas de su vida de pecado; muchos que atacan el orden, la moral, las leyes, han sido poseídos por espíritus impuros que en estos tiempos escapan del Infierno para hacer su cosecha, maldita cosecha, en la cual buscarán llevar el mayor número de almas. Porque se acerca el tiempo y el momento, y el Enemigo lo sabe, motivo por el cual prepara sus fuerzas y ataques con mayor furor.
Vivid vosotros en continua oración, dedicadme vuestros trabajos, orad mentalmente y, en lo posible, recordadme en aquellos lugares donde más soy ofendido: en las calles, en las plazas, en los espectáculos, en los medios de comunicación... Cuando veáis ese maltrato, elevad interiormente una oración reparadora y Yo la oiré, porque soy Dios de Misericordia y de Perdón, y aún hay tiempo... poco... pero tiempo al fin, hasta que las últimas ovejas entren al rebaño y luego... luego vendrá el fin.
No os inquietéis: si vivís acorde a Mis mandatos nada debéis temer. No os dejéis arrebatar la paz, pues eso es obra del Enemigo, y motivo por el cual os saludo diciendo “tened paz” antes de bendeciros. Recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No olvidéis que las obras de los hombres se destruyen con el tiempo, mas las verdaderas Obras del Señor crecen más y más, pues Él mismo las protege de todo mal. Paz.


Daniel, Cap. 12, Vers. 9 al 13.



EL ALIMENTO VERDADERO

13 de diciembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Yo, el Dueño del Tiempo, el Dueño de la Gracia, el Dueño del Mundo, Me inclino hacia vosotros para compartir con vuestras almas Mi Gracia... Mi Reino... Mi Amor.
Yo doy a éste, Mi instrumento, el alimento verdadero, que es Mi Cuerpo y Mi Sangre por mano propia; mas, ¡pobre de aquellos que deberían ocupar este lugar y no lo hacen por negligencia en su deber sacerdotal! ¡Pobre de aquellos que niegan el alimento espiritual a Mis apóstoles, pues serán tratados como padres inhumanos que niegan alimento a sus hijos pequeños, como médicos traidores que se niegan a sanar a los que a ellos acuden!...
Iniciaréis a partir del primer viernes del próximo mes las nueve veladas de oración, renovando en cada una de ellas vuestras promesas bautismales. Yo derramaré abundantes gracias en estos momentos fuertes y concederé la gracia de la conversión a quienes se empeñen en participar de las mismas con esa intención.
Tened paz. El Dueño del tiempo, el Dueño de la paz, el Dueño de toda bendición os bendice en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Traed a Mí las imágenes que me recuerdan como Niño para dar Mi bendición sobre ellas en nuestro próximo encuentro. Paz.


San Lucas, Cap. 12, Vers. 35 al 48.



ES NECESARIO
VUESTRO EJEMPLO PRIMERO

20 de diciembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Siguiendo Mis indicaciones, habéis traído aquí estas imágenes que me representan como Niño: nacido humildemente, para daros ejemplo de humildad; pobremente, para daros ejemplo de desapego a los bienes materiales; silenciosamente, para enseñaros que vale más el ejemplo que la palabra, y no por ésto dejé de cumplir Mi Misión.
Llevaréis estas imágenes y ellas actuarán con la gracia de Mi bendición, mas es necesario vuestro ejemplo primero. Es indispensable que habléis de Mí con vuestra conducta y, que viéndoos, Me vean; y que escuchándoos, sientan deseos de acercarse a Mí. Yo estaré allí como un Niño, pero todo un Dios esperando misericordiosamente al pecador arrepentido.
Tened cerca vuestro las imágenes... Sobre ellas descienda Mi bendición y se cumpla en ellas Mi promesa en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Y a vosotros que habéis confiado en Mi Palabra, Yo os bendigo, recibid fortaleza y paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Cada gesto de amor debe ser reconocido con otro gesto igual, para que esto se valorice. Miradme allí, nacido por amor a vosotros y pensad: ¿qué me ofreceréis como compensación?... Si bien nada necesito, mucho espero de vosotros, para daros mucho más, y en el fin de vuestros días la Gloria Eterna. Paz.

I Carta a los Corintios, Cap. 15, Vers. 1 al 11.



SATÁNICA PERSECUSIÓN

27 de diciembre de 1996.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Se repite hoy la satánica persecución por la cual tantos inocentes fueron asesinados impunemente, pues el hombre, guiado por las fuerzas del mal, busca deshacerse de Dios; y en esa búsqueda pierde su inocencia mancillando su alma con toda clase de impurezas; mas este mal no alcanza hasta el Señor y daña sólo a quien lo hace. Cegado por su soberbia, el hombre pierde cada vez más el contacto cercano con su Dios, destruye su infancia espiritual e imita al Acusador: la maligna Serpiente Antigua.
Recordad que os he dicho: “sed como uno de esos pequeños”. Imitad esa infancia espiritual que atrae la mirada de los ángeles; sed simples como niños, que en todo dependen de sus padres, y Yo os guiaré, alimentaré y cubriré todas vuestras necesidades; ahuyentaré vuestros temores y os haré descansar sobre Mi Corazón.
Tened paz, recibid la bendición que os pertenece por vuestra confianza en Mí en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Éste es Mi Santuario, éste es Mi lugar sagrado: ninguna ofensa proferida contra él quedará impune, pues Yo mismo seré el vengador de Mi Casa. Paz.

San Lucas, Cap. 24, Vers. 13 al 25.



LAS AVES QUE SURCAN EL CIELO

3 de enero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Observad con atención las aves que surcan el cielo: todas ellas poseen el don de volar, mas no todas lo hacen de igual manera. Las pequeñas, en tramos cortos con mucho esfuerzo y riesgo, se elevan a poca altura; otras mayores logran alzarse más y cubrir distancias mayores; y las majestuosas, que con sus potentes alas alcanzan los lugares inaccesibles, donde sólo ellas pueden existir. Mirad ésto en semejanza a vuestras almas y a vuestro progreso espiritual: al comienzo del trabajo por vuestra conversión tal vez os cueste alejaros de las cosas del mundo y, como las pequeñas aves, cada tanto tendréis que hacer un alto aquí y allá, pero sin olvidar vuestro deseo de volar. Más adelante, fortalecidas vuestras alas, intentaréis alturas mayores, hasta alcanzar las altísimas cumbres de la santidad; no estáis solos en esta empresa. No imitéis a aquellas aves que, aún teniendo alas, no desean volar, quedándose siempre en tierra interesadas en el mundo. ¡Volad, almas Mías! ¡Elevaos con las alas de la oración y la caridad hacia las alturas donde Dios os espera!... No mezquinéis vuestras fuerzas, ni abandonéis la empresa tempranamente. Hoy estáis dando el primer paso y por eso Mi bendición será especial. Abrid vuestros corazones... A vosotros van Mis ángeles... Llevan ellos Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Vuestro progreso podrá ser doloroso, mas os servirá para vuestra salvación, como Mi Cruz. No vengáis a Mí sólo por interés, no vengáis a Mí sólo por las promesas: venid a Mí siempre que podáis y Yo os recibiré.
Id en paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 23 al 33.



LA GRAN OPORTUNIDAD DE OIR MI VOZ

17 de enero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Buscan los hombres con afán quienes puedan dirigir su vida y tratan de encontrarlo en otros hombres con sus mismos defectos y sus mismos problemas, cuando aquí tienen la gran oportunidad de oír Mi Voz y ser dirigidos por Mí. Si el Señor mismo toma la guía de las almas, ¿quién lo superará?; decid vosotros: si Yo, vuestro Señor, puedo fallaros como Guía... como Director espiritual... como Maestro vuestro, y decidme cuándo esto ha sucedido.
Decidme, pues: ¿Qué maestro mundano conoce mejor las almas que Yo... y las ama más que Yo?... Decid, pues: ¿Quién de estos directores espirituales ha dado la vida por sus dirigidos, y para que alcancen una perfección mayor?... ¿Por qué entonces Mis Palabras parecen caer en vano entre vosotros?... ¿Por qué abandonáis la lucha por vuestra salvación y la de vuestros hermanos?... ¿Por qué teméis seguir Mis enseñanzas si sabéis que son para vuestro bien?... Hallad, entonces, en el mundo otros maestros: seguidlos, mas no os digáis Mis discípulos. No he dejado de advertiros que la puerta es angosta y el camino espinoso, mas tampoco os ocultaré que al final os aguarda la Gloria Eterna.
Toda esta humanidad de espiritualidad agonizante sólo encontrará la paz si se deja guiar por Mí. Empezad a hacerlo vosotros, y de vosotros aprenderán. Tened Paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Cuando unís vuestras voces en oración aquí, en Mi Santuario, todo lo que pidáis os será concedido. Creed que ya lo tenéis y así será.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 6 al 22.



UNA DESGRACIA LEJANA QUE SUCEDE SOLO A UNOS POCOS

24 de enero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Observad con atención como en las conversaciones mundanas se elude cuidadosamente el tema de la muerte. Ya nadie desea mencionarla ni se habla de ella como una realidad, sino como una desgracia lejana que sucede solo a unos pocos. ¿Sabéis por qué? Pues, reconocer cercana la presencia de la muerte es reconocer cercano el momento del juicio, momento en el cual las almas reciben su destino final. Y así, pues, se vive sin pensar en la muerte y se muere habiéndose descuidado el alma para la vida eterna. Y aún más: por extensión de este error, tampoco se habla de aquello que es peor que la muerte, y es el pecado: la muerte de la gracia en el alma y la muerte del alma misma en el Abismo de la condenación eterna. Ni muerte ni pecado desea esta humanidad para vivir sin límites, gozar sin límites, y no rendir cuentas al Creador. Este gran error lleva todos los días a muchísimas almas al Infierno.
Reflexionad sobre la muerte y ayudad a otros a pensar también en ésto. Ella es Mi mensajera, que al presentarse os anuncia Mi llamado. No la recibáis con descuido y no os tome por sorpresa, pues es mucho lo que está en juego. Dulce y suave es el paso de la muerte para el alma en gracia. Orad siempre para alcanzar una Santa Muerte, y seréis oídos.
Tened paz. Yo os bendigo, recibid fuerza y salud en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Creed que estoy aquí, sentid Mi presencia, oíd Mi Voz. No permitáis que la duda os aleje de Mi lado. Paz.

Romanos, Cap. 11, Vers. 22 al 28.



IMITAD A AQUEL QUE FUE MI PRECURSOR

27 de junio de 1997
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
En los cuatro puntos cardinales listos están los ángeles encargados de ejecutar Mi Ira sobre esta Humanidad. Preparados a Mis órdenes para dar su merecido a quienes han elegido vivir lejos de Mí.
Mas todavía falta un tiempo para que queden libres y puedan accionar. Durante esta espera, imitad a aquel que fue Mi Precursor, llamado Juan, que bautizó con agua y allanó el camino, que habló en Mi Nombre, que Me reconoció primero, que no miró autoridad alguna mas que la de Dios, y que selló con la entrega de su vida su misión.
Ahora os corresponde a vosotros, como a Juan, preparar los caminos para Mi Llegada; no ya como Mesías y Salvador sino como Justo Juez.
Ofreced a todos la posibilidad de conocer Mi insondable Misericordia; ella será alivio para las almas agobiadas por el pecado.
No dejéis pasar en vano vuestro tiempo, pues cada instante tiene su importancia y en el momento que vivís aún más. Si vierais la inminencia de lo que va a suceder y lo terrible que será para la Humanidad el Azote de Mi Justicia, no demoraríais en pequeñas rencillas. Entendedlo bien, no necesito vuestras palabras sino vuestra acción. Paz.
Recibid la bendición de Quien os protege y guarda, de vuestro Señor, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Buscad agradar al Señor y hallaréis todos lo demás fácil y sencillo.
Paz a los corazones obedientes.

San Lucas, Cap. 23, Vers. 39 al 46.



FELIZ EL QUE BUSCA
LOS CAMINOS DEL SEÑOR

4 de julio de 1997 (Primer viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Feliz el que busca los caminos del Señor, y hallándolos los sigue sin desviarse a derecha o a izquierda.
Feliz el que escucha la Voz del Señor, sea de mañana, de tarde o por la noche y se mantiene siempre atento para poner en práctica sus enseñanzas.
Feliz el que abandona las malas compañías para acercarse más al Señor; pues malas compañías traen ocasión de pecado y tentación, y caída segura.
Felices vosotros si seguís el ejemplo de los buenos hijos que oyen la voz de su padre, y oyéndolo, lo honran con la obediencia.
Felices, pues, todos aquellos que esperan el Día del Señor, pues no está lejos.
Felices los que honran a Mi Santa Madre, pues por Ella serán defendidos en toda situación.
Felices los que anhelan la verdadera Felicidad, que nadie podrá arrebatarles, y está en el Reino de los Cielos.
Yo os bendigo para que oyendo, entendáis; entendiendo, pongáis en práctica; y poniendo en práctica, alcancéis la Salvación, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Verdad es que muchos van por camino de perdición, mas vosotros no sigáis sus huellas, sino las Mías.
Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers.13 al 21.



ESTA ES LA ÚLTIMA TABLA DE SALVACIÓN

14 de febrero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
(Dirigiéndose al vidente le muestra una visión)... Mira con atención y recuerda. Lo que has visto es la copa de la Ira de Dios a punto de derramarse. Observa ahora: ellos son los encargados de derramar sobre la humanidad la Ira del Señor por sus pecados, pues Mis Mandamientos han sido olvidados y Mi Palabra es dejada de lado para creer en promesas humanas.
Sed vosotros los mensajeros de la Misericordia de Dios mientras hay tiempo. Que los hombres revisen su vida a la luz de los Mandamientos, que cambien y se conviertan pronto: esta es la última Tabla de Salvación. Ahora... ahora puedo abrir Mi Corazón y esperar. Luego, cuando llegue la Justicia... ya no esperaré.
(Dirigiéndose al vidente)... Recuerda y mira bien: la copa está en su borde, y la próxima gota caerá en estos días: sólo el recurrir a Mi Misericordia detendrá el trabajo de los mensajeros.
Tened paz, Yo os bendigo, sed rigurosos en vuestras espiritualidad y mansos en el trato en el Nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Cada vez que me acompañéis con el Via Crucis, Yo concederé gracias especiales a Mis Apóstoles. Paz.


Profeta Sofonías, Cap. 1, Vers. 2 al 11.



CONSTRUID BIEN
VUESTRO EDIFICIO ESPIRITUAL

31 de enero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Fijaos bien con qué elementos seguís la construcción de vuestra vida espiritual, pues los cimientos ya han sido colocados firmes y fuertes sobre la Roca que soy Yo. Mas vosotros levantáis el edificio, y os repito, mirad bien que materiales usáis: si madera... barro... paja... ladrillo o metales preciosos; si os dedicáis a afirmar cuidadosamente las paredes u os contentáis con un refugio precario.
Vuestra conversión debe resistir los embates de los vientos y las aguas, que son las tentaciones y atracciones de este mundo, que intentarán socavarlo. Construid bien vuestro edificio espiritual: vuestra alma debe ser un castillo infranqueable donde Yo reinaré, pues si el Señor habita la casa, ¿a qué se puede temer?
Tened paz, recibid Mi bendición para que vuestra voluntad se mueva orientada hacia Mis caminos en el Nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Mi Palabra será apreciada como pan fresco en manos de un hambriento... y vosotros les daréis de comer. Paz.

San Mateo, Cap. 26, Vers. 30 al 35.



EL MUNDO NO DESEA OIR
HABLAR DE LA CRUZ

28 de febrero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Feliz aquel que desea adelantar el camino de la conversión.
El que quiera ser el primero, que se ponga a sí mismo en último lugar, y el que quiera lugar importante en Mi Obra, que se haga servidor de todos. El que quiera presentar queja de su hermano, que analice su propia conducta antes, y aquel que quiera ser perdonado, que aprenda a perdonar primero.
... (Pausa)... Si pretendéis llevar vuestra cruz solos, quedaréis aplastados bajo ella en el camino, mas si unís vuestra cruz con la Mía, juntos marcharemos hacia la Resurrección. El mundo no desea oír hablar de la Cruz, mas Yo exijo a Mis seguidores que ella sea la llave con la que os presentéis a las puertas del Reino.
Tened paz, buscad la paz... recibid Mi paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No os dejéis deslumbrar por las promesas del mundo, ni abandonéis vuestros ideales por la comodidad o el placer. Guardad vuestros tesoros en el Corazón de Mi Madre, y nadie os lo podrá arrebatar.
Paz.

San Mateo, Cap. 5, Vers. 21 al 26.



DEBÉIS GUARDAROS DEL ESCÁNDALO

21 de febrero de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Debéis guardaros cuidadosamente como de una serpiente altamente venenosa del escándalo. No seáis vosotros con vuestra conducta motivo de escándalo para nadie. Pues no basta con una conversión interior, sino que vuestro porte exterior... vuestra forma de actuar y de hablar... vuestros gestos... vuestra forma de vestir... de alimentaros... de relacionaros con los demás... los temas de vuestras conversaciones... las opiniones, y aún la forma de defender la Sana Doctrina, debe estar acorde a la prudencia.
Entended ésto como corresponde, de lo contrario vuestros escándalos serán un fuerte antitestimonio que evitará a otros a acercarse a Mí, y será tomado en vuestra contra. Debéis puliros mutuamente para que en todo momento seáis reconocidos como Mis seguidores.
Debo repetiros que os guardéis del escándalo, pues esta humanidad ha hecho del escándalo una forma de vivir.
Recibid Mi bendición... abrid vuestros corazones y entrará en ellos Mi paz en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
El hombre agradece al que alimenta a sus hijos... el Señor a quien alimenta a sus apóstoles, cuándo y cómo debe ser.
Paz.


Filipenses, Cap. 4, Vers. 4 al 9.



BUENO Y AGRADABLE
A VUESTRO SEÑOR ES EL AYUNO

14 de marzo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Bueno y agradable a vuestro Señor es el ayuno: la práctica de este sacrificio os ayudará a obtener el dominio sobre todas las pasiones, indispensable para no caer en los excesos del pecado. Unida a ésto, la oración y, sobre todo, oraciones especiales según el tiempo para alcanzar gracias para vosotros y para aquellas almas cuya salvación os interesa. Los sacramentos son lo que el alimento para el cuerpo; ellos, para el alma.... gracia... vida... luz... amor... Los sacramentos son el camino por el cual podéis llegar a Mí y puedo llegar a vosotros con toda seguridad y eficacia.
Y Mi Palabra no falte en vuestras vidas, la lectura de la Palabra de Dios, pues ¿cómo obedeceréis al Señor si no conocéis sus mandatos, sus preceptos, sus enseñanzas?, ¿cómo pondréis en práctica Mis consejos si los ignoráis?
He aquí todo lo necesario. ¿Por qué gime la humanidad pidiendo salvación en otro medios? Si en éstos que Yo mismo he puesto a su alcance lograría todo. El ayuno, la oración, los Sacramentos y la Palabra de Dios, practicados por amor a Mí y unidos a las obras de Misericordia, harán de vosotros verdaderos santos. No abandonéis estas armas, ni temáis que hayan perdido su eficacia, porque las cosas del mundo pasan... no así las de Dios.
Tened paz, Yo os bendigo en forma especial como os prometí en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Si perdéis la paz en vuestra vida es por vuestra culpa, pues aquí en Mi Santuario tenéis la fuente permanente de paz, que es Mi Corazón. Paz.

Filipenses, Cap. 4, Vers. 4 al 9.



MUY PRONTO RECIBIRÉIS
LA VISITA DEL ESPÍRITU SANTO

11 de abril de 1997.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Con cuanto cuidado preparáis vuestro hogar cuando estáis a punto de recibir una visita importante... con cuanto esmero en la limpieza y el orden, y hasta en los más mínimos detalles buscáis agradar a quien os honra con su presencia... y aún en vuestro aspecto exterior os presentáis de manera intachable. Preparando exquisitos manjares y pensando en qué temas de conversación agradarán más a vuestro invitado. Muy pronto recibiréis la Visita del Espíritu Santo, y a imagen de lo que realizáis con vuestra casa, debéis hacer con vuestra vida y con vuestra alma, guardando los detalles, preparándoos con oraciones especiales, sacrificios, y sobre todo, informándoos bien de todo aquello que Le agrada para hacerlo prontamente. Sabed que este es el encuentro más importante, y si pasa en vano para vosotros, vuestro progreso espiritual se verá estancado. Preparaos, pues, a recibir el Espíritu de Dios que da vida, que trae sus dones, que fortalece, que alumbra, que anima y alegra a los corazones rectos.
Recibid Mi bendición, Yo os he convocado aquí y Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Sigue siendo Mi Santuario lugar de enormes gracias para todos los que acuden aquí con fe, no dejéis de enseñarlo así. Paz.

San Lucas, Cap. 5, Vers. 1 al 11.



ES PASAJERA LA GLORIA
Y EL APRECIO DEL MUNDO

21 de marzo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Aprended de una vez para siempre que es pasajera la gloria y el aprecio del mundo, y que así como comienza, termina sin dejar nada bueno. Al entrar en la Ciudad Santa su grito fue “¡Hosanna al hijo de David!”, y a los pocos días las mismas gargantas pedían “¡Crucifícalo! ¡No tenemos otro rey más que el César!”. Aprended, entonces, a no confiaros en la opinión del mundo, ni baséis vuestra vida en sus principios y máximas, que sea para vosotros motivo de alegría un reconocimiento pasajero. Pensad mejor, ¿cómo serviréis al Señor?, ¿cómo le agradaréis más?, ¿cómo estaréis más cerca de su Gracia y de su Bendición? Pues Yo, el Señor, soy siempre justo y misericordioso y sabré recompensar vuestras preocupaciones por la construcción de Mi Reino. No os interese la gloria pasajera... buscad la Eterna Corona.
Tened paz. No se enciende una luz para ocultarla bajo una mesa... no se llama a un apóstol para que guarde silencio y se preocupe sólo por sí mismo. Quienes pueden entender, entiendan y mediten. Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Dad a los demás la misma oportunidad de conversión que queréis para vosotros, y no digáis en lo secreto aquello que no podáis repetir delante de todo el mundo. Paz a los corazones amigos del perdón.

Romanos, Cap. 8, Vers. 8 al 13.



TENÉIS ANTE VOSOTROS
LA GRAN POSIBILIDAD

4 de abril de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
He aquí la Voz de vuestro Señor que os trae una nueva enseñanza, que os sigue presentando el mejor camino, que os llama y os perdona.
A mi lado están Mis Arcángeles listos para marcar vuestras frentes con la señal de la cruz; señal que para aquellos que se mantengan en fidelidad a Mi Obra será motivo de alegría y santificación; señal que para aquellos que traicionen Mis pedidos acercándose al Enemigo de las almas, será punto de condenación extrema.
Tenéis ante vosotros la gran posibilidad: Vosotros debéis elegir; ellos, simplemente obedecen Mis órdenes marcando vuestras frentes en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
En los momentos de persecución estas señales serán visibles entre Mis Apóstoles fieles y serán la identificación necesaria de aquellos que no se dejen marcar con el número de la Bestia. Así os reconoceréis fácilmente; así burlaréis las asechanzas del Demonio y sus seguidores que no podrán ver en vuestras frentes este signo de pertenencia al Señor y a su Obra.
Tened paz, no dejéis de orar por vuestros jóvenes, especialmente aquellos que han sido atrapados por el fango del pecado, por la ciénaga del mal; recordad que ellos también son llamados a seguirme. Pedid para que la luz de Mi Misericordia llegue a ellos en todos los rincones del mundo e ilumine su vida. Son necesarios muchos obreros para el trabajo del Señor, y entre los jóvenes estarán los mejor calificados para cumplir una misión extenuante y santificadora: ‘Reevangelizar el mundo entero’.
Yo os bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo soy la Vid y vosotros los sarmientos, sólo daréis fruto adheridos a Mí, pues solos pereceréis.
Tened paz, vuestras oraciones y pedidos han sido escuchados.

Apocalipsis, Cap. 10, Vers. 1 al 11.



¡QUÉ ES, PUES, TODO ESE BULLICIO
EN LOS TEMPLOS!

25 de abril de 1997.
La paz a vosotros, ovejas de Mi grey.
Recordad cuando os he enseñado que Mi Casa es Casa de Oración y así debe ser respetada, ¡qué es, pues, todo ese bullicio en los templos!, ¡qué son esos cánticos, aplausos, gritos! ¿Dónde habéis aprendido a alabar al Señor así? ¡Jóvenes!: si deseáis diversión, no os faltan lugares donde el Demonio os propone la sensualidad y el desenfreno que tratáis de introducir en Mi Templo. ¡Ancianos y adultos!: si deseáis un lugar donde encontraros con amigos a conversar, tenéis vuestras casas y vuestras calles, tenéis las plazas, ¿porqué convertís entonces Mi Santo Templo en lugar de conversación? Mi Casa, es Casa de Oración... si Mi Voz desea hacerse sentir a las almas, ¿cómo podrá llegar a ellas en semejante desorden?, ¿cómo podrán las almas fieles encontrarme?, ¿cómo podré hablarles en la intimidad, si las distracciones tienen más importancia que la Liturgia misma dedicada al Señor?
Buscad los Templos donde halláis paz, donde aún la negligencia de Mis sacerdotes no ha llegado; donde aún ellos son los que administran correctamente Mis gracias. Y si os toca vivir momentos en estos lugares donde no Soy respetado, desagraviadme vosotros con vuestra ofrenda, con vuestra oración y vuestro silencio, pues, Mi Casa es Casa de Oración; no preguntéis luego porqué muchas gracias no son concedidas, pues ahí está el motivo: los enemigos proponen, los tibios colaboran, los indiferentes callan y participan. No será así como detendréis el Castigo que viene, sino que aceleráis la venida de Mi Justicia.
Tened paz, recibid Mi bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo daré a cada cual la ayuda necesaria para conocerme y seguirme, sólo debe pedirme. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 15, Vers. 1 al 3.



DEBERÉIS LUCHAR CONTRA
LA LUNA Y LA SERPIENTE

2 de mayo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Durante vuestra preparación especial para recibir al Espíritu Santo, deberéis tener en cuenta la oposición de dos enemigos a los que debéis combatir con todas vuestras fuerzas, para que vuestras almas sean agradables al Espíritu de Dios. Deberéis luchar contra la Luna y la Serpiente: La Luna, que representa la vanidad, lo pasajero del mundo, las modas y todo aquello que hoy es y mañana cambia caprichosamente; la Serpiente, que es la soberbia, que no os permite recibir consejos, ni correcciones... que no os deja obrar con Caridad... que os pone por delante miles de trampas en vuestra vida espiritual. Recordad, pues, estos dos enemigos que Ella, Vuestra Madre, ha vencido: La Luna y la Serpiente, a quienes vosotros también debéis enfrentar y vencer con Su ayuda y Mi bendición. Así recibiréis la plenitud de los dones que el Espíritu Santo os traerá.
Mientras Mis Ángeles marcan vuestras frentes, recibid Mi bendición para que seáis siempre fieles a las inspiraciones del Espíritu Santo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Nadie ha trabajado tanto en sí mismo que pueda considerar vencidos estos dos enemigos, pues pasado un tiempo, vuelven a la carga con sus ataques: manteneos atentos.
Paz.

Romanos, Cap. 10, Vers. 5 al 13.



DEJAD QUE EL ESPÍRITU SANTO
TRABAJE EN VOSOTROS

9 de mayo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Preparado está el fino Artista para realizar Su Obra; dejad, pues, que el Espíritu Santo trabaje en vosotros; abrid vuestros corazones, sed materia dócil y Él hará maravillas en vuestras almas.
Pues la gran frialdad en la Fe, debe ser combatida con Su Fuego, y la enorme oscuridad debe ser iluminada con los rayos de Su Luz.
Seréis, pues, como lámparas brillantes, como focos que iluminan el camino por donde se llega hasta Mí. No resistáis la acción del Espíritu de Dios, sed dóciles en Sus Manos y obedientes a sus Santas inspiraciones.
Él os enseñará a esperar Mi retorno con la Fe firme, con la Esperanza puesta en Mí, y con la Caridad iluminando vuestros corazones. Pues ese Señor que ha subido a los Cielos a abriros las puertas, volverá a vosotros, y desea encontraros llenos del Espíritu Santo. Ese Señor, vuestro Señor, Soy Yo.
Tened Paz, Yo os bendigo para que todo mal se aleje de vosotros si así lo deseáis, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
En nuestro próximo cenáculo, traed cada uno de vosotros, una vela para ser bendecida, una por persona: adulto, hombre, mujer, o niño.
Paz.

San Lucas, Cap. 14, Vers. 25 al 35.



EL SANTO CIRIO DE PENTECOSTÉS

16 de mayo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Como las ovejas reconocen la voz de su pastor, reconoced vosotros, ovejas Mías, la Voz de vuestro Señor.
Habéis traído a Mí estas velas según Mi pedido, que serán llamadas, a partir de hoy, el Santo Cirio de Pentecostés, cuya gracia será para quienes están aquí hoy, y no podrá ser transmitida, pues el Santo Cirio de Pentecostés es personal, como la actuación que el Espíritu Santo hará en cada alma que lo posea de una forma especial. Debe ser utilizado cuando deseéis tomar una decisión importante en la cual esté en juego la salvación de las almas, cuando tengáis necesidad de consejo frente a determinadas situaciones de vuestra vida, cuando necesitéis fortaleza, cuando querráis aumentar vuestra piedad o cualquiera de los otros dones que el Santo Espíritu de Dios os da.
Orad, pues, con este Santo Cirio y él, siendo bendecido por Mí, atraerá a vosotros la acción del Espíritu Santo indicándoos el camino a tomar, la decisión correcta, en el momento justo. No desperdiciéis su acción ni lo encendáis sin el debido respeto que sólo vosotros debéis darle, pues sois los únicos en saber su secreto. Para los demás, será un simple cirio común, para vosotros, fuente de gracia.
Descienda sobre estos Santos Cirios de Pentecostés Mi bendición, para que con su luz atraigan la inspiración y fuerza del Espíritu Santo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Y vosotros, que buscáis Mi compañía, recibid también Mi bendición para que no pase en vano el Espíritu de Dios sobre vuestras almas, en Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Todos responden: “Amén”).
Recordad que contrariamente a las leyes del mundo, el amor aumenta cuanto más se da. Sed generosos. Paz.

Ezequiel, Cap. 17, Vers. 22 al 24.



Y TAN MAL ME TRATÁIS


30 de mayo de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
“Tomad y comed, éste es Mi Cuerpo... Tomad y bebed, ésta es Mi Sangre...”. Ésto he dicho y ésto permanecerá inmutable hasta el fin de los tiempos, pues así he decidido quedarme entre vosotros, como Pan y Vino, como Dios. Y Me ofrezco a vosotros para ser vuestro alimento, vuestra fuerza, vuestra seguridad, y tan mal Me tratáis, con tanta frialdad os acercáis a recibirme, con tan poco amor, con tantas distracciones, con un acostumbramiento que os impide prestar atención a este acto supremo de Amor que he realizado por vosotros. Cuantas veces os interesa más lo que sucede a vuestro alrededor que Mi Presencia en la Eucaristía. No creáis que se trata sólo de una representación: ¡aceptad que estoy allí, todo Yo, vuestro Señor y Dios! Aún luego de recibirme, al bajar a vuestras almas, encuentro en vuestros corazones esos sentimientos de rechazo hacia otros, de malos pensamientos, de deseos impuros que no Me permiten trabajar en vuestra conversión y forman una barrera que vosotros mismos debéis romper. Pues antes de recibirme, poneos en amistad con vuestros hermanos, desterrad los deseos impuros, centrad vuestros pensamientos en cosas santas, preparadme una morada digna y al bajar a ustedes, mis ovejas, podré reinar como Rey de Amor e iluminar vuestras vidas.
Tened paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Venid a Mí, los que necesitáis Mi ayuda y no os negaré Mis gracias. Allí, donde estoy Yo, debéis estar vosotros para ser verdaderamente felices.
Paz.

Gálatas, Cap. 1, Vers. 8 al 10.



ELEVAD, PUES,
VUESTRAS MIRADAS HACIA MI

6 de junio de 1997, (Primer Viernes de Mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Cuanto consuela a Mi Corazón vuestra presencia aquí en Mi Santuario buscando alcanzar la auténtica conversión. Y siendo así os daré una enseñanza que os será de suma utilidad en este camino emprendido.
Bueno es que pidáis perdón por vuestros pecados, mas de nada os servirá si descuidáis vuestros propósitos de enmienda. No os baste con confesar vuestras culpas, proponeos reparar el daño causado y no volver a recaer en las faltas cometidas. Si hacéis bien vuestro examen de conciencia y confesáis vuestros pecados, mas no tenéis verdadero propósito de enmienda, nada lograréis, porque os hallaréis continuamente cayendo en el mismo barro.
Elevad, pues, vuestras miradas hacia Mí; si os proponéis enmendar vuestra vida con vuestro propio esfuerzo, no lo lograréis; mas si buscáis ayuda en Mi Corazón, Yo os daré todo lo necesario.
Recordad esta enseñanza, ponedla en práctica, y habréis avanzado un paso más.
Tened paz, recibid Mi bendición, aquellos que os acercáis a Mí con espíritu puro, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Yo he fundado Mi Obra y he puesto en ella a Mi instrumento como autoridad: quien lo obedece, Me obedece; quien lo deshonra, Me deshonra, y tendrá lo que merece por su conducta prontamente. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 18, Vers. 23 al 28.



NO ACEPTÉIS CRÍTICAS

13 de junio de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No aceptéis críticas de aquellos que no os presenten soluciones posibles a los problemas que creen ver dentro de Mi Obra.
No aceptéis indicaciones de quienes no muestren interés por subsanar los errores que dicen ver. Pues ésta es Mi Obra y en ella todos tienen un lugar, menos aquellos que sólo desean criticar con espíritu destructivo o analizar con indiferencia sin comprometerse de verdad.
Para que el campo dé sus frutos, es necesario el que prepara la tierra, el que siembra la semilla, el que la riega... mas el que la hace crecer es vuestro Señor y ninguno de los trabajadores puede decir que es por sus méritos que la planta ha dado sus frutos. Así os quiero: trabajando, sembrando, regando, preparando la tierra, para esa buena semilla que Yo os daré y es Mi Palabra y que dará sus frutos en la conversión de muchas almas, en la salvación de aquellas almas por las cuales he dado Mi Vida.
Haced oídos sordos a los comentarios exteriores de quienes no entienden ni quieren entender Mi Obra para no comprometerse. Oíd solamente Mi Voz, pues, Yo soy vuestro Señor y os conozco, y sé que es lo mejor para vosotros.
Tened paz, Yo os bendigo para que el Espíritu Santo os mantenga alerta contra los perturbadores en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Si honráis a Mi Madre, Me honráis, y Yo os ayudaré para que tenga su lugar como le corresponde. Paz.

Hechos de los Apóstoles, Cap. 10, Vers. 34 al 43.



¡OÍDME... SEGUID MIS CONSEJOS!

25 de julio de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Así como la lluvia desciende del Cielo a la Tierra, y no vuelve a subir hasta que no la ha empapado, así Mi Palabra desciende hasta vosotros y no volverá a Mí hasta cumplir con su misión. Desciende hasta vosotros a través de estos Mensajes, volverá a Mí, habiendo fructificado en vuestros corazones, habiendo aumentado vuestra caridad, habiéndoos hecho habitantes del Cielo y así todo aquello que hoy os doy como Maestro, lo recibiré cuando lleguéis a las Moradas Celestiales preparadas para quienes no dejan pasar la oportunidad que el Señor da. ¡Oídme, entonces, seguid Mis consejos!, tened en cuenta todo aquello que pongo delante vuestro y esperad el cumplimiento de aquel tiempo que os he prometido, pues si vuestro Señor lo ha dicho, así sucederá.
Veréis en estos días como continúan y recrudecen los ataques contra el Santo Sacrificio de la Misa, cada día más, el ingenio del Enemigo de las almas intenta destruir, esa, Mi Presencia entre vosotros.
Orad, orad para que vuestros pastores no caigan en la trampa.
Tened paz, recibid Mi bendición que ella sea fortaleza en vuestras pruebas en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Cada vez que necesitéis ayuda, no olvidéis que estoy a vuestro lado y que este es Mi Santuario, aquí me encontraréis. Paz.

I Corintios 12, Vers. 12 al 21.



MI ÚLTIMO AVISO:
¡AÚN ES TIEMPO DE CONVERSIÓN!

1 de agosto de 1997 (Primer viernes de mes).
Mi paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Sabed que vuestro Señor jamás rechaza un corazón arrepentido. Si habéis llegado aquí con el propósito de desagraviarme, Yo os daré abundantes bendiciones. Porque el llamado es para muchos, mas pocos responden, pues la misión es difícil, el camino duro y el espíritu debe estar pronto.
No seáis de aquellos que habiendo comenzado el trabajo, vuelven la vista atrás y retrocediendo sobre sus pasos abandonan el terreno ganado.
No seáis de aquellos que por temor a un futuro inseguro se niegan arriesgar su vida por Mí, porque quien desee conservar su vida, sus ideas, sus apegos, perderá todo.
Debe resonar en este mundo la voz de Mis apóstoles, llevando este aviso, Mi último aviso: ¡Aún es tiempo de conversión! Dios aún espera, aunque hasta hoy halláis renegado de Mí, aunque os halláis olvidado de vuestro Señor, Yo sigo esperándoos...
Anunciad, pues: Jamás el Señor rechaza a un corazón arrepentido.
Sumergid vuestras miserias en el horno ardiente de Mi Misericordia, que es Mi Corazón, y que será para vosotros un refugio de amor. Animaos y animad a otros para lograr la salvación de muchos.
Yo os bendigo, recibid salud y fuerzas, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
En todo camino peligroso debe acompañaros un guía, en el camino de vuestra conversión, vuestro guía soy Yo y os alejaré de los peligros.
Paz.

I Carta a Timoteo, Cap. 2, Vers. 8 al 15.



ES VUESTRO CORAZÓN
UNA GRAN MORADA

18 de julio de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Es vuestro corazón una gran morada donde podéis guardar innumerables cosas, mas no todas son para vuestro beneficio. En él pueden estar las mejores virtudes o los peores vicios, los anhelos más altos o las más degradantes aberraciones, la santidad más pura o la condenación eterna. Y allí sois vosotros dueños y señores, y admitís en vuestra morada a quién deseáis, cerrándola a todo aquello que no entra en vuestros planes. Guardáos bien, ovejas mías, no abráis la puerta de vuestro corazón a vuestro Enemigo porque entrará en él, os quitará lo bueno y se apoderará de vosotros.
Pedid a vuestros ángeles que sean fieles custodios de la morada de vuestro corazón. Llenadlo de buenas intenciones, colmadlo con pensamientos santos, poned Mi Ley en él, e invitadme a que haga Mi morada allí. Me sentiréis llegar e inundarlo con Mi Gracia y eso cambiará vuestra vida.
Mas lo que no puede verse de vuestro corazón se ve en vuestro rostro, en vuestros ojos: corazón limpio, mirada limpia, sin llantos; expresión pura y pacífica pertenece a un corazón manso. Todos los rasgos del rostro traslucen vuestro interior, y no os hablo, ovejas mías, de belleza sino de gracia, de armonía, de paz.
Bendito aquel que abre su corazón para que el Señor lo habite.
Guardaos bien, os lo repito, de abrir con facilidad las puertas de esta morada, porque mucho sufriréis si lo entregáis en manos enemigas.
Tened paz, Yo os bendigo, Yo soy vuestro Pastor y vosotros Mi rebaño, recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No busquéis en la lejanía oportunidades para servirme, sino en vuestra vida diaria, allí las hallaréis. Paz.

Efesios Cap. 1, Vers. 3 al 14.



QUE MIS SACERDOTES ME IMITEN HABLANDO DE MI MISERICORDIA

8 de agosto de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
¿Quién os ha llamado hoy a este sitio?, ¿quién os ha invitado a la oración?, ¿quién os atrae?, ¿qué se os ha prometido? Quién, si no Yo, El Señor podría teneros aquí hoy... pues la fuerza de Mi Misericordia os reune como ovejas de Mi grey. Como el padre amoroso, desde lo alto de su casa, observa el horizonte esperando el retorno de aquel hijo que abandonó su hogar. Así cada día Mi Mirada se posa sobre vuestros caminos para ver vuestros progresos, vuestros esfuerzos por acercaros a Mí, y os animo a continuar...
Sabed, pues, que es Mi deseo que los sacerdotes aconsejen a todos los fieles la práctica de la devoción a la Divina Misericordia, y muy especialmente aquellos que se acercan al Sacramento de la Confesión y de la Unción de los Enfermos pues allí se obtendrán mayores milagros y las más abundantes gracias.
Que Mis sacerdotes Me imiten hablando de Mi Misericordia y siendo misericordiosos con aquellas almas que envío a su lado, para que las atiendan en Mi Nombre.
Y vosotros en la medida de vuestras posibilidades y según vuestra obligación como apóstoles, apoyad esta tarea, aconsejando también esta práctica que es camino de Salvación, retorno a la Casa del Padre; luz, bendición, paz.
Nadie que propague la devoción a Mi Divina Misericordia quedará en el camino perdido, y por haber mostrado Mi Luz a otros recibirá de Mí mayor abundancia de gracias.
Tened paz, Yo os bendigo para que seáis la luz que ilumina las tinieblas, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No creáis que estáis solos, pues muchos realizan vuestro mismo trabajo; todos bajo Mis indicaciones... a su tiempo lo sabréis.
Paz.

Apocalipsis, Cap. 22, Vers. 1 al 5.



CERCANA ESTÁ LA NOCHE DEL MUNDO

29 de agosto de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Cuando la noche se aproxima, el pastor preocupado por su rebaño, lo reune cuidadosamente contando sus ovejas, buscando las extraviadas, llamando a las perdidas, para llevarlas a todas al hogar seguro. Una vez reunido el rebaño, lo conduce al corral que él mismo ha preparado, en el cual encontrarán abrigo y reparo para las inclemencias del tiempo, además de protección contra los enemigos. Así, pues, ovejas mías, cercana está la noche del mundo, el oscurecimiento de la fe, la pérdida de la luz, de la Gracia Divina. Y Yo vuestro Pastor, reuno Mi rebaño... llamo Mis ovejas... busco las descarriadas y perdidas para conducirlas al corral de la Santa Iglesia. Y si nuevas ovejas se agregan al rebaño, todas serán atendidas por Mí sin excepción. Dejaos, pues, conducir por aquel que conoce el camino... que se ha mostrado con vosotras Pastor amoroso. Dejaos conducir por Mí; Yo, vuestro Señor, no permitiré que sufráis daño alguno si formáis parte de Mi rebaño.
Y se ocupará, el Enemigo de la almas, de llevar consigo a aquellos malos pastores y malas ovejas que han rechazado Mi llamado y Mi corral para quedar eternamente aprisionados en el redil de la condenación y el Fuego, preparado para el Demonio y sus seguidores.
Yo os bendigo, recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No importa si el camino es largo, no importa si la noche avanza... si Yo os guío, si estáis dentro de Mi rebaño, nada debéis temer.
Paz.

Efesios, Cap. 5, Vers. 1 al 7.



SIEMPRE MI SANTUARIO
SERÁ LUGAR DONDE OÍR MI VOZ

5 de septiembre de 1997 (Primer viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Siempre Mi Santuario será lugar donde oír Mi Voz, si deseáis aceptar Mis consejos, no para satisfacer vuestra simple curiosidad humana, pues Yo, el Señor, exijo a los que oyen poner por vida Mis palabras.
Habéis terminado hoy los nueve viernes por vuestra conversión y cumpliré puntualmente Mi promesa aquí realizada con quienes en este tiempo me han acompañado. Ahora, vosotros, como aquel que luego de un difícil camino ha escalado una montaña, desde lo alto, ve las cosas de distinto modo. También luego de esta escalada espiritual, veréis vuestra vida desde otro punto de vista. Tendréis claridad para observar lo que se debe cambiar, desecharéis lo malo y buscaréis lo bueno, miraréis todo con Mis ojos, los ojos del Señor. No habéis temido en la subida, no os quedéis ahora con la simple visión del panorama, emprended un cambio profundo... sólo así no habrá pasado en vano cerca de vosotros la mano del Señor.
Tened paz, Yo os bendigo para que vuestra conversión sea auténtica en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Pobre de aquel que se conforme con su vida tibia, pues no habrá lugar para él en el Reino.
Paz.


I Carta a los Corintios, Cap. 13, Vers. 8 al 13.



REALIZAD VUESTRAS ORACIONES
CON MAYOR ENTREGA Y CONFIANZA


22 de agosto de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
El más mínimo gesto de atención realizado a cada uno de los que cumplen una misión en Mi Nombre, será tenido en cuenta y premiado. Más aún: aquel que auxilia a Mi instrumento
(vidente) oportunamente será oído y atendido con preferencia. ¿Mas qué sucederá con aquel que ha sido llamado a colaborar en su trabajo y lo ha abandonado? Aquel que no le hace llegar oportunamente el alimento espiritual, la bendición en mi Nombre, la adhesión de Mi Iglesia...
No temáis... ni temas tú
(vidente) pues si aquel que he elegido para acompañarte ha dejado el camino... allí quedará. Mi Madre verá de proveerte otra ayuda; mientras tanto, Yo mismo te asistiré. Ten confianza y paz.
Y vosotros, orad, para que pronto llegue aquel que alimentará este espíritu con mayor frecuencia de sacramentos.
Tened paz, realizad vuestras oraciones con mayor entrega y confianza, pues las distracciones han ganado terreno en vosotros y el desgano disminuye vuestro fervor. Aplicaos mejor en la oración y obtendréis mayores gracias.
Yo os bendigo, recibid Mi bendición en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No os creáis seguros de no caer, porque de esta clase se vale el Enemigo de las almas para hacerlos caer más rápidamente. Temed, pues, de vosotros mismos y confiad en Mí.
Paz.

I Corintios Cap. 11, Vers. 28 al 34.



¡DEJAD YA DE BUSCAR GANANCIAS MATERIALES, OLVIDÁNDOOS DEL TESORO ESPIRITUAL PORQUE MUCHO SUFRIRÉIS!

7 de febrero de 1997.
“La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
En otros tiempos, las almas de elevada espiritualidad realizaban largos y penosos viajes para conocer aquellos lugares donde Yo, el Señor, habité durante Mi Vida. Tierra santificada por Mis Pasos, bendecida por Mi Sudor, empapada por Mi Sangre Redentora; pueblos que oyeron Mis Palabras; caminos que siguieron Mis discípulos para anunciar la Nueva Noticia a todo el mundo. Y el fin de éstas peregrinaciones era un mayor beneficio en su santidad... mas, no es así en estos días; habéis transformado estos Santos Lugares en sitios turísticos; os habéis atrevido a tomar ganancia de los viajes que allí se realizan, y organizáis todo de manera tal que éstas Tierras sólo sean un sitio histórico y no, como realmente corresponde, Lugares santificados por Mi Presencia.
Por eso mostraré Mi Disgusto; por eso veréis Mi Celo por las Tierras Santas, por Mis Reliquias, por los Lugares que han traído Santidad al mundo, y que ahora son usados como meta comercial. Sabed, pues, que este manoseo enciende Mi Cólera hacia ésta Humanidad, pues, si no respetáis éstos Lugares ¿acaso respetaréis Mis Mandamientos?, y si no dudáis en comerciar con lo santo ¿qué haréis con lo profano?. ¡Dejad ya de buscar ganancias materiales, olvidándoos del Tesoro espiritual, porque mucho sufriréis!.
Sabedlo, no es de Mi agrado que Mis Tierras sean sitios que se visitan junto a otros que nada tienen que ver con la espiritualidad, y que pronto os hacen olvidar que allí he estado Yo, allí he bendecido a toda la Humanidad, y allí, específicamente en ese sitio, se ha desarrollado con mayor fuerza el Poder que os ha salvado de la Condenación Eterna y os ha abierto las puertas del Cielo. ¡Cuánto dolor el saber que aún Mis consagrados colaboran en ésta tarea de mundanizar los Lugares Santos, a cambio de bienes materiales!.
Tened Paz. Este también es un Lugar Santo y Yo haré que todo aquel que venga aquí en busca de su santificación, la encuentre con prontitud. Yo os bendigo en el Nombre del Pdre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Vivid con atención el tiempo de los falsos profetas, hasta que Mi Palabra, con un sólo movimiento, los calle a todos. No los sigáis o con ellos pereceréis. Paz.”

San Juan, Cap. 14, vers. 27 al 31.




LA HUMANIDAD ENTERA CLAMA
AL CIELO PIDIENDO CONSUELO

15 de agosto de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
La humanidad entera clama al Cielo pidiendo consuelo, y vosotros sois los elegidos para dar ese consuelo en Mi Nombre: pues los necesitados desean ser escuchados, y vosotros debéis ser Mis oídos; los pobres desean ser asistidos, y vosotros debéis ser Mis manos; los moribundos necesitan Mi gracia, y vosotros debéis acercársela. Cómo, cuándo y dónde... lo sabréis a cada instante. Mas nunca se os olvide que vosotros sois los portadores del consuelo, el alivio, la mano de Dios. Pues el hombre sin consuelo desespera, y perdida la esperanza es fácil presa del Enemigo.
Intentad cada día consolar aunque no seáis consolados porque así estaréis ganando muchas almas para el Reino.
Yo os bendigo, sed un bálsamo para las heridas de la humanidad, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Todo aquel que egoístamente se preocupe de cumplir lo mínimo indispensable, prontamente se arruinará y su caída será inevitable. Paz.

II Corintios, Cap. 1, Vers. 3 al 11.



BENDITO EL QUE SIENDO LLAMADO
A CUMPLIR UNA MISION LA REALIZA
SIN PÉRDIDA DE TIEMPO

7 de marzo de 1997 (Primer viernes de mes).
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Estad atentos, pescadores de hombres, porque se acerca el momento en que tomaréis en vuestras redes cantidades admirables de almas que Yo os acercaré. Mas es necesario que apliquéis todos vuestros conocimientos y destrezas para que no se os vayas de entre las manos. Estad atentos, pues, Mis pescadores de hombres... Mis Apóstoles de los Últimos Tiempos. No ahorréis esfuerzo en vuestro trabajo pues cada gota de sudor, entregada por el Reino del Señor, será recompensada infinitamente; y cada dolor soportado por Mí, será infinitamente bendecido en este mundo... y en la Vida Eterna. Y cada hora dedicada al trabajo por Mí, será infinitamente recompensada y doblemente paga por Mi mismo... vuestro Señor... pues Mi salario no solo será justo con vosotros, sino más aún de la medida que os podáis imaginar.
Estad atentos, pues, pescadores de hombres: listas las redes.... preparados en toda hora... atentos a Mis indicaciones... sin desanimaros... vigilantes día y noche, así os quiero a Mi lado. Solo así, mostraréis que sois dignos de ser llamados Mis seguidores.
Yo os bendigo... fortaleceos... tomad gracias en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No os importen las voces contrarias que aquí o allá se eleven para atacar Mi Obra... Yo sabré defenderla oportunamente. Bendito el que siendo llamado a cumplir una misión, la realiza sin pérdida de tiempo; pobre de aquel que siendo llamado, deja pasar el tiempo por su propio interés. Paz.

I Carta a Timoteo, Cap. 2, Vers. 1 al 7.




NO DESPRECIÉS LAS OPORTUNIDADES
DE PRACTICAR LA HUMILDAD

19 de diciembre de 1997.
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Las Palabras por Mí inspiradas son un suave bálsamo para las almas que necesitan de ellas como el cuerpo necesita el alimento. Por eso, aquellas enseñanzas que os he dado a través de Mi instrumento deben llegar prontamente a la mayor cantidad posible de almas necesitadas. No retengáis Mis Mensajes... dadlos a conocer con vuestra vida aplicándolos en ella y también tal cual son, haciendo que otros puedan leerlos u oírlos. Ellos serán la señal de alerta para para muchas almas... el llamado para nuevas vocaciones... el despertar de todos aquellos que han sido elegidos desde siempre para seguirme, para formar parte de Mis discípulos... para luchar por la salvación de las almas.
Tened paz y recordad bien, Mis Palabras no son sólo para vosotros... son un tesoro que debéis compartir, pues Mi instrumento ha cumplido con hablar en Mi Nombre... cumplid vosotros haciendo conocer lo que Yo mismo he dicho por su boca. Paz.
Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
No despreciéis las oportunidades de practicar la humildad... ellas, bien aprovechadas, os harán crecer. Paz.

San Lucas, Cap. 22, Vers. 39 al 46.



LIMITAD VOLUNTARIAMENTE
VUESTROS GUSTOS

3 de octubre de 1997 (Primer viernes de mes)
La paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
No busquéis encontrar el camino de vuestra salvación alejándoos del dolor y de la prueba, pues vuestros dolores y pruebas son las joyas con que se adornan vuestra corona... aquella que recibiréis en el Reino. Avanzad en este camino procurándoos pequeños y grandes sacrificios que solo Yo conozca, y sólo por agradarme.
Limitad voluntariamente vuestros gustos... esforzaos por aceptar los pequeños dolores de cada día, y así progresaréis en el camino de la santidad.
No busquéis las altas cumbres, cuando aún no habéis dado el primer paso, ni tratéis de alcanzar las nubes con solo estirar vuestras manos. Paso a paso, día a día... aprovechad todas las oportunidades.
Tened paz, Yo os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden: “Amén”).
Si bien os he elegido y os he llamado, no puedo obligaros a cumplir con vuestra misión; depende, pues, de vosotros. Mas, según este cumplimiento, será también el pago. Tenéis poco tiempo. Paz.

San Marcos, Cap. 11, Vers. 15 al 19.



CERCANO ESTÁ EL TIEMPO
EN QUE VERÉIS A VUESTRO SEÑOR
VENIR ENTRE NUBES

21 de noviembre de 1997
La Paz con vosotros, ovejas de Mi grey.
Cercano está el tiempo en que veréis a vuestro Señor venir entre nubes con su cortejo de Ángeles, a juzgar las naciones como el Rey juzga a sus súbditos.
¡Feliz en aquel tiempo, aquel que ha construído la casa sobre roca!, ¡feliz en aquel tiempo, aquel que ha dejado horas de su vida por seguir Mis enseñanzas, despreciando el mundo!; ¡y pobre de aquel que en su tibieza se hunde cada vez más, por haber construído su casa y sus esperanzas sobre la arena!
No viváis pensando vanidades; no os acerquéis a Mi con ligereza en la Santa Eucaristía; confesáos con profundidad... es tiempo de aprovechar todos estos medios. Como buen soldado, listo al combate al servicio del Rey, ponéos, pues, en marcha.
Tened Paz. Llegue a vosotros Mi bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
(Todos responden:”Amén”).
Todos los enemigos serán puestos bajo Mis Pies y Mis súbditos reinarán Conmigo. Elegid, pues, vuestro sitio. Paz.

Filipenses, Cap. 4, Vers. 4 al 9.




EL BUEN PASTOR

Copywright by Fundación Misericordia Divina
Asociación de laicos católicos