CADENA MUNDIAL DE CENÁCULOS DE ORACIÓN

Este es un pedido de Nuestro Señor Jesucristo en las Apariciones de Jesús Misericordioso en la Argentina. Estas son sus palabras:

“Debéis multiplicar vuestra oraciones. Hay urgencia de oración en el mundo pues a través de la oración interviene el Señor en la historia de los hombres enviando sus gracias, sus consuelos, sus dones, su amor. En el mundo hay urgencia de cenáculos de oración. Si os encomendase otra misión más difícil podríais disculparos mas cuan sencillo es para vosotros reunir algunas personas y orar poniendo vuestras intenciones en común, nada más sencillo y nada más efectivo.” (Mensaje del 5 de agosto de 1988).

“...Se acercan días, aunque aún no han llegado, en los cuales el único refugio seguro será en las casas donde se ore...” (Mensaje del 16-7-87).

¿QUÉ ES UN CENÁCULO DE ORACIÓN?

Un cenáculo es un grupo que se reúne en una casa de familia, en una plaza pública, en la Parroquia, en hospitales, a rezar en primer lugar el Santo Rosario y otras devociones para hacer frente a los ataques que está recibiendo la Fe Católica con la consecuente destrucción de la familia, la moral, las virtudes, el avance de las sectas y otros males que trae aparejado el alejamiento de Dios y de su Santa Única y Verdadera Iglesia Católica Apostólica Romana.
Sus miembros deben ser dos o más personas; es aconsejable al sobrepasar los 10 integrantes –tratándose de casas de familia– abrir el grupo y formar otros cenáculos en distintos hogares. En las parroquias suelen hacerse antes o después de las Misas regulares. Su duración como MÍNIMO, es de 1 hora, una vez a la semana. Es de esperar que después de un tiempo se aumente la duración o la cantidad de días en la semana según los intervinientes. Motivados por el progreso espiritual de los integrantes, no debe transformarse el Cenáculo en una reunión social, y terminado el momento de oración, los integrantes regresarán a sus hogares o participarán en la Santa Misa, tratando de mantener la atmósfera de piedad y devoción. Es también importante proponerse en cada cenáculo, intenciones por todos los integrantes, sin límite de las mismas, sobre todo por los enfermos, agonizantes y la conversión de los familiares, amigos y vecinos. Para evitar excesos en el tiempo, pueden anotarse las intenciones en un cuaderno y mencionarlas en general. Se irán agregando las nuevas y además pueden aplicarse a casos especiales de necesidad (urgentes).

Por eso ingrese a la Cadena Mundial de Cenáculos de Oración. Simplemente únase rezando el Santo Rosario con sus amigos y vecinos, en su hogar, el día y la hora que quiera, y recibirá gratuitamente (Guía de Cenáculos de Oración, Estampas de Jesús Misericordioso para rezar la Novena Milagrosa y El Semanario de Berazategui) Además, la seguridad de que tantas almas unidas en todo el mundo piden por su intención y usted por ellas, en una cadena “más fuerte que la muerte” (Juan Pablo II). Inscríbase hoy mismo enviando todos los datos del cupón por carta, teléfono (Tel/fax: 4256–8846), fax ó e-mail y comience una nueva vida con la bendición de Dios y la Virgen Santísima.

DATOS A COMPLETAR

  • FAMILIA.-
  • E-MAIL.-
  • NOMBRE DEL CENACULO (Por ejemplo N.S. de Luján, María Rosa Mystica, etc.).-
  • CANTIDAD DE INTEGRANTES.-
  • DIA ó DIAS DE ORACION.-
  • HORARIO DE ORACIÓN A ELECCIÓN (Mínimo una hora con el Rosario incluído –especificar horario–).-
  • DIRECCION POSTAL.-
  • CODIGO POSTAL.-
  • LOCALIDAD.-
  • PROVINCIA.-
  • PAIS.-

TODAS LAS SUSCRIPCIONES ELECTRONICAS A LA CADENA MUNDIAL DE CENACULOS ENVIARLAS A:

cenaculos@santuario.com.ar



LAS QUINCE MAGNIFICAS PROMESAS DE LA VIRGEN
A LOS DEVOTOS DEL ROSARIO (Beato Alano de la Rupe)


  1. El que me sirva, rezando diariamente Mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  2. Prometo Mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen Mi Rosario.
  3. El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el Infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.
  4. El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la Misericordia Divina, sustituirá en el corazón de los hombres el amor de Dios al amor del mundo y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!
  5. El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.
  6. El que con devoción rezare Mi Rosario, considerando sus misterios, no se verá oprimido por la desgracia ni morirá de muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracia, si es justo, y en todo caso será admitido a la Vida Eterna.
  7. Los verdaderos devotos de Mi Rosario no morirán sin los auxilios de la Iglesia.
  8. Quiero que todos los devotos de Mi Rosario tengan en la vida y en la muerte la luz y la plenitud de la gracia y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.
  9. Libraré pronto del Purgatorio a las almas devotas del Rosario.
  10. Los hijos verdaderos de Mi Rosario gozarán en el Cielo de una gloria singular.
  11. Todo lo que se pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
  12. Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen Mi Rosario.
  13. Todos los cofrades del Rosario tendrán por hermanos en vida y en muerte a los bienaventurados del Cielo.
  14. Los que rezan Mi Rosario son todos hijos Míos muy amados y hermanos de Mi unigénito Jesús.
  15. La devoción al Santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la Gloria.




COMO REZAR EL SANTO ROSARIO

ORACIONES

PADRENUESTRO
Padrenuestro, que estás en el Cielo,
santificado sea Tu Nombre,
venga a nosotros Tu Reino;
hágase Tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

AVEMARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita Tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

GLORIA
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos, Amén.

PÉSAME (Acto de Contrición)
Pésame, Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido.
Pésame por el Infierno que merecí y por el Cielo que perdí;
pero mucho más me pesa porque pecando ofendí
a un Dios tan bueno y tan grande como Vos.
Antes querría haber muerto que haberos ofendido
y propongo firmemente no pecar más y evitar toda ocasión próxima de pecado. Amén.

CREDO
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra,
y en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso,
desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos,
creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos, en el perdón de los pecados,
la Resurrección de la carne, y la vida perdurable. Amén.

ORACIÓN DE FÁTIMA
Oh, Jesús mío, perdona nuestras culpas, líbranos del Fuego del Infierno,
lleva al Cielo a todas las almas y socorre especialmente
a las más necesitadas de tu Misericordia. Amén.

SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, Vida, dulzura y esperanza nuestra,
Dios te salve, a Ti llamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos gimiendo y llorando en este Valle de lágrimas.
¡Ea! pues Señora, Abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús; fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar
las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
Bendita sea Tu pureza y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti, Celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes Madre mía, morir sin tu bendición. Amén.

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla,
sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del Demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú,
¡Oh, Príncipe de la Milicia Celestial!
arroja al Infierno con el Divino Poder a Satanás
y a los demás espíritu malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas. Amén.

ACTO DE CONSAGRACIÓN A JESÚS MISERICORDIOSO
Oh, Jesús Misericordioso, tu Bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables;
me abandono a tu Misericordia que sobrepuja a todas tus obras;
me consagro enteramente a Ti
para vivir bajo los rayos de tu gracia y de tu Amor
que brotaron de tu Corazón traspasado en la Cruz.
Quiero dar a conocer tu Misericordia
por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales,
especialmente con los pecadores,
consolando y asistiendo a los pobres afligidos y enfermos.
Mas, Tú me protegerás como cosa tuya,
pues todo lo temo de mi debilidad y todo lo espero de tu Misericordia.
Que toda la humanidad comprenda el abismo insondable de tu Misericordia,
a fin de que poniendo toda su esperanza en Ella,
pueda ensalzarla por toda la Eternidad. Amén.


EL ANGELUS

Guía: El Ángel del Señor anunció a María:
Respuesta: Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo. (UN AVEMARÍA).
Guía: He aquí la esclava del Señor:
Respuesta: Hágase en Mí según tu palabra. (UN AVEMARÍA)
Guía: Y el Verbo de Dios se hizo carne:
Respuesta - Y habitó entre nosotros. (UN AVEMARÍA).
Guía: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
Respuesta: Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Guía: Te suplicamos, Señor, derrames tu gracia en nuestras almas, para que habiendo conocido por la voz del Ángel la Encarnación de tu Hijo, por los méritos de su Pasión y de su Cruz, lleguemos a la Gloria de la Resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.






1.- Hacer la señal de la cruz.
2.- Rezar el Acto de Contrición: «Pésame...»
3.- Rezar el Credo y tener en cuenta las intenciones (es decir, qué se pide).
4.- Enunciar y meditar el primer misterio del día correspondiente.
5.- Rezar un Padrenuestro.
6.- Rezar diez Avemarías.
7.- Rezar un Gloria.
8.- Enunciar y meditar el segundo misterio del día correspondiente.
9.- Rezar un Padrenuestro.
10.- Rezar diez Avemarías.
11.- Rezar un Gloria.
12.- Enunciar y meditar el tercer misterio del día correspondiente.
13.- Rezar un Padrenuestro.
14.- Rezar diez Avemarías.
15.- Rezar un Gloria.
16.- Enunciar y meditar el cuarto misterio del día correspondiente.
17.- Rezar un Padrenuestro.
18.- Rezar diez Avemarías.
19.- Rezar un Gloria.
20.- Enunciar y meditar el quinto misterio del día correspondiente.
21.- Rezar un Padrenuestro.
22.- Rezar diez Avemarías.
23.- Rezar un Gloria.
24.- Un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria por las intenciones del Santo Padre y paraganar las indulgencias del Rosario.
25, 26 y 27: El Angelus.
28.- Acto de Consagración al Corazón Inmaculado de María.
29.- Acto de Consagración a Jesús Misericordioso.
30.- Oración a San Miguel Arcángel.


CONOCIENDO LOS MISTERIOS DEL SANTO ROSARIO
según la Carta Apostólica "Rosarium Virginis Mariae"
de Su Santidad Juan Pablo II, del 16 de octubre de 2002



MISTERIOS GOZOSOS
(Se rezan los lunes y sábado)

  1. LA ANUNCIACIÓN DEL ÁNGEL A LA SANTÍSIMA VIRGEN Y LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS.

  2. LA VISITACIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA A SU PRIMA SANTA ISABEL.

  3. EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS.

  4. LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO Y LA PURIFICACIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA.

  5. EL NIÑO JESÚS PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO ENTRE LOS DOCTORES DE LA LEY.

MISTERIOS DOLOROSOS
(Se rezan los martes y viernes)

  1. LA ORACIÓN DE JESÚS EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ.

  2. LA FLAGELACIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

  3. LA CORONACIÓN DE ESPINAS.

  4. JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS CAMINO AL CALVARIO.

  5. LA CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

MISTERIOS GLORIOSOS
(Se rezan los miércoles y domingos)

  1. LA RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

  2. LA ASCENSIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

  3. LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE MARÍA SANTÍSIMA Y LOS APÓSTOLES.

  4. LA ASUNCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA EN CUERPO Y ALMA A LOS CIELOS.

  5. LA CORONACIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA COMO REINA Y SEÑORA DE TODO LO CREADO.

MISTERIOS DE LA LUZ
(Se rezan los jueves)

  1. EL BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN EL JORDÁN.

  2. LA REVELACIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN LAS BODAS DE CANÁ.

  3. EL ANUNCIO DEL REINO DE DIOS INVITANDO A LA CONVERSIÓN.

  4. LA TRANSFIGURACIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

  5. LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA.




LA PROMESA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
(comulgar los 9 primeros viernes de mes consecutivos)

He aquí las palabras mismas de Nuestro Señor Jesucristo a Santa Margarita María de Alacoque: “Yo te prometo, en el exceso de la Misericordia de Mi Corazón, que su Amor Todopoderoso concederá a cuantos comulgaren nueve primeros viernes de mes seguidos la gracia de la penitencia final, o sea, que no morirán en desgracia mía ni sin recibir los sacramentos, y que Mi Corazón se constituirá en seguro asilo de ellos en aquel momento final” (Vida y Obras, ed.3ª t.2 p.2.ª cart.87).



LA PROMESA NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA
(comulgar los 5 primeros sábados de mes consecutivos)

He aquí las propias palabras de la Santísima Virgen a Lucía, la afortunada vidente de Fátima, el 10 de diciembre de 1925: “Mira, hija mía, Mi Corazón todo punzado de espinas, que los hombres en todo momento le clavan con sus blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarle, y haz saber que yo prometo asistir a la hora de la muerte, con las gracias necesarias para la salvación eterna, a todos aquellos que en los primeros sábados de cinco meses consecutivos , se confiesen, reciban la sagrada comunión, recen la tercera parte del Rosario y me hagan compañía durante un cuarto de hora meditando en los quince misterios del Rosario con intención de darme reparación”
(Del Manual oficial del peregrino de Fátima, editado por orden del Obispo de Leiría, 13 de mayo de 1939).



LA PROMESA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
CON EL SANTO ESCAPULARIO

He aquí las palabras que María Santísima dirigió a San Simón Stock el 16 de julio de 1251 al entregarle el Santo Escapulario del Carmen: “Recibe, hijo mío muy amado, este Escapulario de tu Orden, señal de mi Hermandad, privilegio para ti y para todos los carmelitas: quien muera con él no padecerá el Fuego Eterno. He aquí una señal de salud, salvación en los peligros, alianza de paz y de pacto sempiterno”
(P. Besalduch, Enciclopedia del Escapulario del Carmen, n.68, ed. Barcelona 1931).